Por la república catalana  de los trabajadores y el pueblo

El juicio contra los presos políticos acusados de organizar el referéndum del 1 de Octubre pone una vez más en evidencia el carácter antidemocrático y reaccionario del Estado español y la decisión del Gobierno del PSOE de despreciar las aspiraciones democráticas del pueblo de Catalunya, subirse al carro del reaccionario nacionalismo españolista y actuar como el más firme defensor del régimen monárquico del 78.

Libertad presos políticos

La Fiscalía y la Abogacía General del Estado designadas por el Gobierno de Pedro Sánchez no sólo han hecho suyos los argumentos de los fiscales del PP –considerando delito el ejercicio del derecho a decidir en un referéndum democrático– sino que las penas que solicitan al Supremo para los encausados –entre 7 y 25 años de cárcel, más otros tantos de inhabilitación– han escandalizado a juristas y organizaciones de derechos humanos de todo el mundo. PP y Cs abrieron la puerta, pero el Gobierno de Pedro Sánchez pasará a la historia como el que permitió que se llevase a cabo este  juicio político, similar a los que organizaba la dictadura franquista.

Estamos ante una farsa judicial en toda regla. El veredicto ya está decidido y el único objetivo es dar un escarmiento a los millones de personas que votamos el 1-O por la república, así como a todos aquellos que, dentro y fuera de Catalunya, luchamos contra el régimen del 78. Un ataque de esta trascendencia sólo puede ser respondido con una movilización masiva en las calles como la que paralizó Catalunya los días 1 y 3 de octubre de 2017.

La mejor forma de garantizar que la huelga general convocada para el día que se inicie el juicio, así como las movilizaciones de masas por la libertad de los presos políticos y el reconocimiento de la república, consigue sus objetivos es unir estas reivindicaciones a la lucha contra los recortes, los desahucios o la pobreza energética, contra el machismo, la justicia patriarcal y el racismo, por la creación de empleo en condiciones dignas, en defensa de mejores salarios y una sanidad y educación públicas de calidad.

Esto incorporaría a la lucha no sólo a quienes pelean por los derechos democráticos nacionales y por la república sino también a jóvenes y trabajadores que rechazan a Vox, PP y Cs, que no confían en el Gobierno del PSOE pero que recelan también del procés a causa de las políticas de recortes, privatizaciones y ataques a sus derechos, aplicadas durante años por la derecha catalanista de CiU y ahora PDeCAT, e incluso por los dirigentes socialdemócratas de ERC en el Govern.

Por un frente único de la izquierda que lucha. ¡Pelear por la república con un programa socialista! 

El Govern de Torra, el PDeCAT y muchos dirigentes de Esquerra exigen la libertad de los presos políticos en sus discursos y llaman a la unidad para “hacer república” en abstracto, pero en la práctica están haciendo todo lo posible por impedir que continúe y crezca el movimiento de masas en las calles. Su objetivo es un acuerdo con Pedro Sánchez y los dirigentes del PSOE, pese a que éstos han dejado meridianamente claro que consideran el derecho de autodeterminación innegociable y están permitiendo que la escala represiva iniciada por el PP prosiga.

Una huelga general contundente por la libertad de los presos y el reconocimiento de la república, acompañada de un plan de lucha que le dé continuidad hasta conseguir estos objetivos, tendría un enorme impacto en el actual contexto social. Un contexto marcado por la inminente huelga general feminista y las manifestaciones del 8-M, que volverán a ser masivas, y por el hecho de que cada vez más trabajadoras y trabajadores, dentro y fuera de Catalunya, están sacando la conclusión de que frente a las promesas vacías del PSOE y la amenaza de un gobierno de PP-Cs con apoyo de Vox, la única alternativa es tomar las calles y unificar las luchas por todos nuestros derechos y reivindicaciones y contra todas las formas de opresión: de género, de raza, nacional, de clase…

Por eso es imprescindible construir un frente único de la izquierda: CUP, CDRs, sindicatos alternativos, las bases de ANC y Òmnium, sectores de Podemos y Catalunya en Comú dispuestos a luchar por la república, organizaciones feministas y estudiantiles... Un frente único que desplace a los sectores de derechas dentro del movimiento que quieren frenar la lucha y que le dote de un programa socialista. La república catalana por la que luchamos no es una república para que todo siga igual sino una república socialista, de los trabajadores y el pueblo, que lleve a cabo una verdadera liberación nacional y social y acabe con todas las lacras y formas de opresión a las que hoy nos somete el capitalismo.

Desde Esquerra Revolucionària apoyamos esta huelga y llamamos a organizar una movilización lo más amplia, contundente y masiva posible. Los dirigentes de ANC y Òmnium, asi como los de sindicatos como IAC, CGT, COS... deben unirse también a esta convocatoria y poner todos los medios necesarios para garantizar el máximo seguimiento. Al mismo tiempo, hay que exigir a los dirigentes de CCOO y UGT de Catalunya que dejen de mirar a otro lado, rompan con su política de pactos y se sumen de manera inequívoca a la convocatoria de huelga general y a la lucha por la defensa de los derechos democráticos, incluido el reconocimiento de la república por la que votó mayoritariamente el pueblo de Catalunya el 1-O.


REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01

Teoria Marxista

enlaceClasicos