El 20 de diciembre los dirigentes de la Federación de Servicios de CCOO firmaron el indigno y regresivo XVII Convenio TIC, abriendo así las puertas a una nueva y más profunda ola de precarización del sector y de empobrecimiento de sus trabajadores.

Siguiendo la senda del servilismo ante la patronal, que tuvo su primer hito significativo con la aceptación sin resistencia de la absorción de la antigüedad, los dirigentes de la Federación de Servicios de CCOO han asestado otra puñalada por la espalda a las trabajadoras y trabajadores del sector. Pero esta vez no se han atrevido a dar la cara y han intentado ocultarse tras la “decisión libre y democrática” de las afiliadas y afiliados de las Comisiones Obreras, organizando un referéndum sin información ni debate previo, tan burdo, falso y manipulable que hasta en su propio comunicado del 15 de diciembre los dirigentes de la Federación de Servicios no han tenido más remedio que reconocer la bajísima participación y las irregularidades que han rodeado el proceso de votación.

Con el anterior convenio vencido des­de 2009 y después de casi ocho años de congelación salarial, el nuevo convenio establece una subida del 3% con efecto desde octubre de 2017, lo que supone una pérdida de poder adquisitivo de algo más del 8,5%. Esta subida se completará con sendas subidas del 2% en abril de 2018 y enero de 2019, que apenas van a cubrir la inflación prevista.

A cambio de esta raquítica subida salarial se acepta la ampliación de los períodos de prueba, que en algunos casos llegan a duplicarse, y un procedimiento de descuelgue del convenio que facilita a las empresas que ni siquiera lleguen a aplicar este mísero aumento.

Pero la parte más negativa de este convenio, que tendrá consecuencias devastadoras para las plantillas del sector, es la nueva clasificación profesional, que no sólo multiplica las categorías actuales, dificultando así los avances en la carrera profesional, sino que crea una doble escala salarial con sueldos hasta un 44% más bajos que los actualmente vigentes. Para completar las facilidades a la patronal, el convenio incluye un apartado de “Movilidad Funcional entre áreas” que deja manos libres a los empresarios para cambiar a sus trabajadores a la nueva escala salarial. Teniendo en cuenta el alto número de trabajadores del sector con contratos por obra, la firma de este convenio deja el camino libre para que la patronal vaya prescindiendo cómodamente de las plantillas actuales e ir sustituyéndolas por nuevos trabajadores que realizarían exactamente las mismas funciones, pero con salarios de miseria.

La firma de este convenio ha sido un duro golpe, pero la resignación no nos ayudará. Es necesario organizarse para frenar las acciones que la patronal va a emprender en los próximos meses para hacer realidad las medidas precarizadoras de este convenio. Juntos y organizados podremos impedirlo.


bannerwebLyC.jpg

logo octubre17

REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01

Teoria Marxista

enlaceClasicos