Entrevista con Maziar Razi, dirigente de la Corriente Marxista Revolucionaria Iraní

Entrevista con Mazir Razi, dirigente de la Corriente Marxista Revolucionaria Iraní

El Militante.- ¿Qué está sucediendo actualmente en Irán?

Maziar Razi.- La profunda crisis económica y la naturaleza represora del régimen han provocado movilizaciones de masas en las calles de Irán. El movimiento originalmente fue desencadenado por el ala "reformista" de la camarilla dominante tras las últimas elecciones presidenciales del 12 de junio de 2009, pero rápidamente se convirtió en un movimiento espontáneo, principalmente de la juventud. Los dirigentes "reformistas" han intentado, desde el primer día, calmar la situación y llegar a un acuerdo con el ala fundamentalista dominante del régimen. La ausencia de la clase obrera en este movimiento es muy clara y es su característica más importante.

Una imagen general de las perspectivas económicas  (según el informe de la Economist Intelligence Unit de 2008), muestra que de una población de 70 millones sólo un tercio está en el mercado laboral (21 millones). De éstos, entre 4 y 5 millones en 2012 estarán desempleados. Los ingresos del petróleo se utilizan mayoritariamente para comprar armas y ayudar a Hezbolá y a la región (Líbano y Gaza), seguir con sus ambiciones nucleares para intimidar a los países vecinos y comprar sofisticados instrumentos de represión para utilizarlos dentro de Irán. El resto lo usan para conceder préstamos a unos cuantos seguidores del gobierno, sin ningún tipo de control ni vigilancia. El régimen no tiene un programa económico ni una perspectiva clara para resolver los problemas de las masas.

El precio de las necesidades básicas aumenta cada día y no se ha dado ni un solo paso sustancial para controlar esta situación. La política del régimen ha puesto a los trabajadores al borde de la ruina económica. Millones de trabajadores necesitan desesperadamente alimentar diariamente a sus familias. Aquellos que no están en el paro se unirán a las filas de los pobres con nuevos aumentos de los precios. Según las estadísticas del gobierno, 14 millones de personas viven bajo el umbral de pobreza (se basa en una línea de pobreza definida por el gobierno como un ingreso mensual aproximado de 124$, pero la pobreza real está en torno a los 300$ y 400$. Esto significa más de 20 millones de personas podrían vivir en un futuro próximo bajo el umbral de pobreza. Está muy claro que en estas circunstancias el descontento de masas provocado por la crisis económica llevará a movilizaciones en las calles.

EM.- ¿Es realmente una revolución?

MR.- Es obvio que, como resultado de la crisis económica, una parte significativa de jóvenes trabajadores y con estudios se posicionarán en contra del debilitado sistema capitalista. La protesta de este enorme sector de la población es la fuerza potencial de la próxima revolución. Pero debemos ser cuidadosos a la hora de utilizar la palabra "revolución". Cualquier levantamiento o agitación podría llevarnos a la conclusión de que ha comenzado la "revolución".

El término "revolución" debe ser utilizado con cautela. De otra manera corremos el riesgo de crear ilusiones entre los trabajadores y nuestros seguidores, tanto en Irán como internacionalmente. Podemos decir que si la crisis del capitalismo persiste entonces los dirigentes del régimen entrarán en una crisis política aún más profunda y se producirán divisiones, si las masas continúan protestando en las calles entonces entraremos en una situación prerrevolucionaria. Una situación revolucionaria comienza sólo cuando la clase obrera se pone al frente del movimiento de masas y utiliza el poder de los trabajadores para organizar una serie de huelgas que pueden llevar a una huelga general. Por supuesto, para que una fase revolucionaria lleve a la victoria la clase obrera necesita el factor subjetivo (dirección revolucionaria, es decir, una organización leninista). Hoy en Irán todavía no hay una situación revolucionaria o prerrevolucionaria.

EM.- Los medios de comunicación presentan a los manifestantes como pro-occidentales o seguidores de EEUU y Gran Bretaña, ¿qué hay de verdad en ello?

MR.- Los manifestantes apoyan la democracia y la libertad. Cualquier líder "reformista" en Irán, o en occidente, que recurra a este concepto conseguirá apoyo entre las masas que están en las calles. Pero por sí mismo no significa que sean "pro-occidentales" o incluso "pro-reformistas". En realidad, en la historia de los últimos cien años, entre las masas iraníes ha existido mucha desconfianza hacia las políticas occidentales. Como dicen en Irán, la elección es entre la opción "mala" y la "peor". Han elegido "la mala" porque no han encontrado aún "la buena".

Creo que la opción "buena" es el socialismo. Pero, por supuesto, debéis ser conscientes de que la propaganda de los medios de comunicación ha tenido mucho efecto en la lucha de las masas en  las calles. Hay varias emisoras de radio y televisión que están dirigidas oficialmente por los gobiernos occidentales (la Voz de América, Radio Farda, BBC...). Estas emisoras son escuchadas e incluso utilizadas ampliamente por las masas en Irán debido a la ausencia de un sistema de información imparcial. La mayoría de los vídeos de las manifestaciones son grabados por gente corriente en las calles y enviados directamente a estas cadenas de televisión para que se emitan internacionalmente. De esta manera, los manifestantes actúan también como reporteros y periodistas. Es obvio que se ha creado algún tipo de simpatía hacia los medios de comunicación occidentales porque proporcionan a la población un instrumento publicitario importante.

EM.- ¿Los manifestantes han sustituido a un líder religioso por otro?

MR.- No se puede predecir el futuro del gobierno en Irán. La situación es muy explosiva. Los líderes elegidos hoy por las masas puede que no sean los líderes de mañana. Me gustaría dar dos ejemplos que demuestran la relación entre las masas y sus dirigentes. La manifestación de Ashura del 27 de diciembre de 2009, la más violenta hasta ahora, no fue convocada por los líderes "reformistas", fue organizada espontáneamente por la juventud. Esta tendencia se ha visto desde el principio de las movilizaciones. El lunes 15 de junio de 2009, la segunda manifestación de masas, los jóvenes obligaron a los dirigentes a seguirles a las calles. En realidad Hussein Mousavi (el líder "reformista") había desconvocado el mitin pero la juventud no hizo caso, salieron a las calles y finalmente tuvo que asistir al mitin.

Para cientos de miles de jóvenes que han salido a las calles de Irán estos últimos meses sin importar quiénes son sus dirigentes. Lo importante es saber cómo pueden avanzar en sus reivindicaciones para conseguir sus objetivos finales. En realidad, lo que están haciendo es utilizar a los actuales líderes para conseguir su propósito. Así que el líder actual se resiste y actúa en dirección contraria a la tendencia del movimiento entonces puede ser reemplazado.

Por supuesto, si el régimen de Kamenei-Ahmadineyad cae debido a una insurrección de masas sin que exista una dirección obrera independiente que dirija a las masas, entonces será sustituido por otra dirección burguesa que se situará al frente del movimiento para desviarlo y cambiar la tendencia que existe hacia la revolución.

Em.- ¿Está participando la izquierda en las manifestaciones?

EM.- Después de las violentas manifestaciones del 27 de diciembre, el régimen ha recurrido a  una ley islámica (Moharabeh, el enemigo de Dios). ¡Esta ley permite la ejecución de cualquier manifestante durante los cinco días legales de detención! El 10 de enero de 2010 el régimen oficialmente anunció que los alborotadores en las calles eran ¡marxistas y muyahidines del pueblo!

Pero eso no es cierto. En las calles no había marxistas ni muyahidines. Por supuesto, particularmente en las universidades, los socialistas están activos y han formado varios grupos pequeños y editan algunos periódicos. Pero no hay manera de conocer su influencia. Por supuesto, todas las tendencias socialistas incluida la nuestra participamos en las manifestaciones, pero ha sido un movimiento principalmente espontáneo por parte de la juventud y jóvenes que no están implicados activamente en política. Sus consignas comenzaron con simples reivindicaciones democráticas y después de unas cuantas manifestaciones empezaron a exigir la caída del régimen y sus líderes.

Hace unos años la "izquierda" si estaba presente entre las capas de jóvenes que comenzaron la resistencia en las universidades. Pero hace dos años la dirección del Día del Estudiante (influenciada por uno de los partidos centristas) cometió un error debido a su método sectario, se aisló de la masa de estudiantes y convocó una manifestación independiente. El resultado fue que la mayoría de los líderes de estos estudiantes fueron detenidos y reprimidos.

EM.- ¿Qué están haciendo los trabajadores?

MR.- Las organizaciones obreras boicotearon las elecciones presidenciales el 12 de junio de 2009. Por ejemplo, los trabajadores de autobuses de Vahed antes de las elecciones dijeron: "Hoy, se anima a los trabajadores a sus familias a que participen en las elecciones. Eso no tiene sentido, porque los trabajadores han participado y experimentado todas las elecciones y presidentes, incluso un reformista (Katami) durante tres décadas". (Las elecciones y las organizaciones obreras. Declaración del Sindicato de Trabajadores de la Empresa de Autobuses Vahed de Teherán y Extrarradio).

También está el caso de Iran Khodro, la planta de ensamblaje automovilística con 30.000 trabajadores que escribieron: "Nosotros, los trabajadores de Iran Khodro no participaremos en las próximas elecciones. Sólo participaremos en unas elecciones democráticas que preserven los intereses de los trabajadores. Estas elecciones no son democráticas...".

Pero, incorrectamente, han continuado en la misma línea. Consideran que se trata de una lucha entre dos tendencias dentro del régimen y se mantienen al margen, esperan que el régimen termine debilitándose como resultado de la lucha y divisiones internas. Pero han calculado mal el papel de la juventud independiente en las calles. Los jóvenes ahora necesitan una dirección. Los trabajadores son su único aliado y pueden, en cualquier circunstancia, dirigir a la juventud a través de la organización de una serie de huelgas.

La clase obrera durante estos meses ha mantenido una actitud pasiva. Pero no creo que eso dure mucho tiempo, han ganado mucha experiencia durante la última década y son conscientes de la naturaleza del régimen actual. Creo que la única esperanza de un levantamiento revolucionario que llevara a la caída del régimen es la participación de los trabajadores en el movimiento.

EM.- ¿Qué hace la Corriente Marxista Revolucionaria Iraní en Irán?

MR.- Nuestra estrategia principal es construir una organización bolchevique alrededor de nuestro periódico mensual, Militant. Este periódico está editado y es distribuido en varias universidades, grupos de estudio, círculos obreros. Nuestros compañeros han participado en todas las manifestaciones y repartido nuestros panfletos que denuncian al ala "reformista" del régimen y defienden la necesidad de una huelga general. Militant es un periódico respetado entre la juventud radicalizada y es leído.

Nuestra principal orientación es hacia los jóvenes trabajadores. Nuestros panfletos se distribuyen en los barrios obreros en distintas zonas de Teherán. Estamos en contacto con dirigentes obreros en varias fábricas y hemos iniciado una discusión sobre la necesidad de la huelga general. Nuestra carta abierta a los trabajadores iraníes se ha distribuido ampliamente.

Tenemos grupos en unas cuentas ciudades, a pesar de la dura represión que sufren nuestros compañeros, que son principalmente jóvenes, son activos y luchan por las ideas del marxismo revolucionario en Irán.


REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01

Teoria Marxista

enlaceClasicos