NUESTRA ALTERNATIVA: EL SOCIALISMO ¡Únete a los marxistas revolucionarios!

Del 2 al 5 de abril la Corriente Marxista EL MILITANTE celebró su XXI Conferencia Política en Madrid. A lo largo de estos cuatro días, más de 130 trabajadores, jóvenes, delegados de fábrica, activistas sindicales, estudiantiles y de los movimientos sociales de todo el Estado, debatimos sobre la crisis económica, política y social del capitalismo y la intervención de los marxistas revolucionarios en la lucha de clases.

En la Conferencia participaron delegados de prácticamente todas las zonas del Estado, así como un nutrido grupo de camaradas de la CMR de México y Venezuela que protagonizaron momentos vibrantes al trasladar la realidad que se vive en sus países. Especialmente destacada fue la defensa de la revolución bolivariana desmontando la histérica campaña propagandista de los medios de comunicación de la burguesía, que nos presenta a Venezuela como una dictadura y en cambio el narco-gobierno asesino de Peña Nieto como un Estado “amigo y democrático”.

La profundización de la recesión y sus consecuencias revolucionarias

A lo largo de la Conferencia se trataron ampliamente los aspectos esenciales de la actual crisis del capitalismo, la situación del movimiento obrero y sus organizaciones, las perspectivas para la lucha de clases y la construcción de las fuerzas del marxismo. Cerca de cuarenta intervenciones en el debate del jueves y el viernes dan la medida de la nueva hornada de cuadros marxistas que El Militante ha desarrollado en estos años.

En el punto sobre la crisis del capitalismo se analizó en profundidad la naturaleza y desarrollo de ésta a través de un gran número de intervenciones: el agravamiento de los indicadores económicos desmontando la propaganda institucional; las consecuencias de las políticas de austeridad; la lucha descarnada por el mercado mundial entre las potencias imperialistas; la ruptura del equilibrio capitalista que provoca una inestabilidad crónica global; la histórica crisis de la socialdemocracia y de los partidos burgueses de derecha; la aparición de nuevas formaciones a la izquierda y el profundo cuestionamiento del sistema capitalista que trae consigo un proceso de toma de conciencia de las masas.

Felipe interviniendo
"En el punto sobre la crisis del capitalismo se analizó en profundidad la naturaleza y desarrollo de ésta a través de un gran número de intervenciones"

El ascenso de Syriza en Grecia y la ofensiva de la burguesía europea, centró una buena parte del debate. Syriza se encuentra en la disyuntiva de gobernar o para el pueblo o para los banqueros. La burguesía europea ha dejado ya bien claro que irá hasta el final en la defensa de los intereses de los grandes monopolios y la gran banca pasando por encima de las necesidades de la clase obrera griega. No están dispuestos a hacer la más mínima concesión al gobierno de Tsipras convencidos de que cualquier gesto de debilidad significaría un ejemplo para las masas europeas. Desde la CMR siempre hemos mantenido que la única manera de acabar con el boicot económico que la burguesía ejerce sobre Grecia, igual que en Venezuela, es romper con el capitalismo y luchar por la transformación socialista de la sociedad. La historia de la lucha de clases ya ha demostrado sobradamente que reformar el capitalismo es una utopía.

El conflicto imperialista en Ucrania, originado por el intento del imperialismo occidental de seguir extendiendo su dominio en la zona de la antigua Unión Soviética financiando gobiernos de extrema derecha apoyados en las bandas fascistas, fue tratado en profundidad. Las maniobras de Putin y su régimen bonapartista para impedir la extensión y profundización de la insurrección en las repúblicas populares de Donetzs y Luganks donde los trabajadores han demostrado una fuerza y una organización que nada tiene que ver con los intereses de los oligarcas rusos, también centraron la discusión. Diferentes intervenciones abordaron el ascenso de gobiernos reaccionarios en los países árabes, títeres del imperialismo, cuya misión es acabar con los procesos revolucionarios de las masas. La decadencia del imperialismo norteamericano incapaz de estabilizar Oriente Medio dejando a su paso un panorama de barbarie de guerras y fundamentalismo que él mismo creó y financió. Por supuesto, el ascenso de la burguesía China como el gran rival de los EEUU por la supremacía mundial, y su ofensiva para conseguir mercados y materias primas en un intento de huir de la crisis de sobreproducción, fue uno de los ejes del debate por sus hondas repercusiones en las relaciones mundiales.

Estos y otros muchos aspectos de la nueva situación mundial tratados en la Conferencia, vienen a confirmar las posiciones que los marxistas hemos mantenido todos estos años. La recesión global ha marcado un punto de inflexión en la historia del capitalismo contemporáneo. La crisis de sobreproducción y el hundimiento del sector financiero han destruido una gran cantidad de las fuerzas productivas, endeudando a límites desconocidos a las principales potencias mundiales. Las políticas de austeridad y recortes han arrasado con las condiciones de vida de millones de personas, han arrancado de cuajo a sociedades enteras de su estabilidad, creando las condiciones de una desigualdad semejante a la del periodo de entreguerras. Lejos de caminar hacia una recuperación del ciclo económico, robusta y sustanciosa, el estancamiento, la caída de las economías emergentes, del precio de las materias primas, marcan un nuevo periodo en el que los capitalistas profundizarán los ataques a la clase obrera para mantener su tasa de beneficios. Se consolida una situación de total desestabilización política y social, de confrontación entre las potencias imperialistas por los mercados, que anuncia una fase prolongada de ascenso de la lucha de clases, de revolución y contrarrevolución. Este es el periodo en el que entramos.

Crisis del régimen y lucha de clases

También se analizó ampliamente la quiebra del régimen político de la llamada “Transición” española, con todas sus instituciones desacreditadas ante las masas; un sistema corrupto hasta las entrañas con el PP de abanderado, que ha sido puesto patas arriba por la irrupción de un movimiento de lucha y rebelión social que ha llenado las calles del Estado español en estos últimos cinco años. Esta irrupción de las masas ha sido el factor decisivo, el que ha desbordado a todas las organizaciones tradicionales de la izquierda, incluyendo los sindicatos, cuyas direcciones están completamente comprometidas con un régimen en crisis. El recrudecimiento de la cuestión nacional, el giro a la izquierda de las clases medias y la proletarización de la sociedad, y el ascenso de PODEMOS, representan la certeza por parte de una creciente mayoría de la población de que el capitalismo no tiene nada que ofrecer.

Jandro interviniendo
"También se analizó ampliamente la quiebra del régimen político de la llamada “Transición” española, con todas sus instituciones desacreditadas ante las masas; un sistema corrupto hasta las entrañas con el PP de abanderado"

Las tendencias dominantes en la lucha de clases muestran que existen las condiciones para que Podemos pudiera ganar las elecciones. Sin embargo, una cosa es que esa potencialidad exista y otra que se materialice. No es suficiente que las condiciones objetivas sean favorables, es necesario que la dirección que protagoniza ese proceso esté a la altura. Lo que estamos percibiendo en los últimos meses, justo después de la gran movilización del 31 de enero y acentuado tras las elecciones andaluzas, es un claro giro a la derecha de los dirigentes de Podemos, que han sacado como conclusión que hay que “centrar” el discurso para ganar en los caladeros electorales más a la derecha. Esta orientación es un completo error y puede tener consecuencias electorales desastrosas.

En Grecia, Syriza ganó las elecciones conectando con las aspiraciones de una gran mayoría de trabajadores que habían votado anteriormente por el PASOK, y que pasaron por la escuela del gobierno de coalición PASOK-Nueva Democracia. Y, aunque la situación en el Estado español muestra diferencias con el caso griego, sobre todo en lo que se refiere a la “gran coalición”, la dinámica y las tareas son semejantes. Lo que está en juego para la clase dominante es mucho, y por eso mismo no van a regatear en medios para frustrar un cambio fundamental del escenario político. Van a utilizar toda la artillería a su alcance para cubrir a los dirigentes de Podemos de infamias, recurriendo a todo tipo de expedientes inventados sobre supuestas corrupciones, o arreciando en su propaganda contra la revolución bolivariana de la manera más asquerosa. La actitud que mantengan los dirigentes de Podemos para responder a esta ofensiva, las medidas programáticas que defiendan, y la orientación que planteen para ganar la confianza de amplios sectores de la clase obrera, será lo decisivo.

Podemos debe dar un giro claro y enérgico en su discurso, y en sus actuaciones prácticas, pero hacia la izquierda. Su granero de votos no está en el centro, mucho menos en la derecha. Competir con Ciudadanos en un voto que es claramente de derechas, que proviene esencialmente del PP, es precisamente lo que quiere la burguesía y sus voceros mediáticos. La base social de Podemos es la izquierda, y ganar el apoyo de la izquierda es la clave para ganar el gobierno. Si se quiere dar ese salto, se requiere un programa que defienda, sin ambigüedad, las demandas que la movilización social ha puesto de relieve en estos años de combate y que ya hemos comentado profusamente.

Un programa para el cambio exige no sólo de una ruptura completa con la austeridad, con el paro masivo, con los salarios de miseria y la precariedad, con el exilio forzoso de la juventud y las contrarreformas que el PP ha impuesto en todos los terrenos. Debe de ir de la mano de una estrategia de lucha, donde la movilización social debe convertirse en el eje de la acción política de Podemos. La actitud de puro cretinismo parlamentario es la mejor forma de arruinar las posibilidades de Podemos y dar precisamente la espalda al factor clave que hizo posible su aparición y la crisis del bipartidismo: la lucha de masas. Una estrategia para la victoria necesita de un programa de clase y revolucionario, de una fuerte movilización en las calles, y de una táctica de Frente Único de la Izquierda que lucha, de unidad de Podemos con Izquierda Unida y todos los movimientos sociales que han protagonizado la rebelión social de estos años, y que declare con rotundidad el objetivo de batir al PP y a aquellos que con sus políticas asfaltan el terreno a la derecha.

Construyendo las fuerzas del marxismo

En la Conferencia hicimos un pormenorizado balance de la intervención de los marxistas en estos años turbulentos, y del crecimiento de nuestras fuerzas. En el terreno sindical el impulso de Ganemos CCOO representa un gran salto político y organizativo para recuperar el sindicalismo combativo, de clase, democrático y asambleario. La extensión y crecimiento de esta corriente de izquierdas en todos los territorios y federaciones de CCOO es un gran logro y augura avances muy importantes en el futuro.

Marx Engels Lenin Trotsky
"En la Conferencia hicimos un pormenorizado balance de la intervención de los marxistas en estos años turbulentos, y del crecimiento de nuestras fuerzas"

Apasionante también fue el balance que se hizo de las contundentes movilizaciones protagonizadas por el Sindicato de Estudiantes en los últimos años. Basándose en la unidad de acción de las organizaciones estudiantiles, del profesorado y de padres y madres de alumnos, esta organización se ha convertido en la punta de lanza de la lucha contra los ajustes y recortes del PP; realmente un ejemplo a seguir por los sindicatos mayoritarios y cuyo éxito radica en las ideas del marxismo. Los jóvenes del Sindicato de Estudiantes que intervinieron, también militantes de la Corriente Marxista El Militante, explicaron como la radicalización de muchísimos jóvenes hacia la izquierda busca una alternativa revolucionaria al capitalismo. También se expuso ampliamente el trabajo realizado en el frente ideológico con la Fundación Federico Engels, primera editorial de textos marxistas en lengua castellana. Y por supuesto no podía faltar la labor cotidiana del periódico obrero EL MILITANTE, haciendo llegar a nuestra clase nuestras propuestas y alternativas en la lucha de clases.

Esta XXI Conferencia de la Corriente Marxista El Militante demostró una vez más que las ideas del marxismo siguen más vigentes que nunca. Mientras los dirigentes reformistas, tras el colapso de la URSS y el boom económico, sembraron el escepticismo y la desconfianza entre la clase obrera, claudicando en los principios ideológicos, escondiendo la bandera y colaborando abiertamente con la burguesía, los trabajadores y jóvenes de la Corriente Marxista El Militante siempre nos hemos mantenido firmes en la defensa del programa de Marx y Engels, de Lenin, Trotsky y Rosa Luxemburgo, de las ideas y métodos del socialismo revolucionario huyendo de cualquier sectarismo. Ahora que el capitalismo muestra nuevamente su crisis más absoluta amplias capas de jóvenes y trabajadores buscan una alternativa revolucionaria al sistema capitalista.

La tarea que enfrentamos es la de construir un partido revolucionario basándonos en la intervención en el movimiento obrero y juvenil, en la total confianza en la clase obrera como sujeto transformador de la sociedad y en el internacionalismo proletario.

¡Únete a la Corriente Marxista El Militante!

¡Construye con nosotros las fuerzas del socialismo internacionalista!

VER GALERÍA FOTOGRÁFICA


logo octubre17

REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01

Vídeos

Libres y Combativas en el 8 de Marzo


Teoria Marxista

enlaceClasicos