La plantilla de Emte Service, empresa del sector de mantenimiento eléctrico, está en lucha contra una modificación sustancial de las condiciones de trabajo que hunde los salarios y recorta los derechos laborales. La lucha de los trabajadores ha coincidido este verano con la detención de Jordi Sumarroca, gestor de Emte, y de la imputación de varios miembros de su familia, vinculada a CiU, por el pago de comisiones a cambio de adjudicaciones públicas.

El Militante.— ¿Qué valoración hacéis de la lucha llevada a cabo hasta ahora?
Manu Vidal.— La verdad, muy positiva. Realizamos diez días de huelga y hemos ganado mucho apoyo y simpatía. Con nuestra lucha hemos puesto en evidencia cómo los gestores de la empresa tratan de precarizar nuestro trabajo al tiempo que se hacen de oro con la adjudicación de cientos de contratos públicos de la Generalitat y numerosos ayuntamientos, como el de Tarragona. Hemos llevado el conflicto a toda la ciudad y a todos los polígonos industriales de la petroquímica. Repartimos miles de panfletos y cientos de carteles, realizamos pancartas, nos concentramos en el  Ayuntamiento de Tarragona dos veces, en el rectorado de la universidad o en la Inspección de Trabajo, para que esta actuase ante la vulneración de nuestro derecho de huelga. Hicimos una rueda de prensa para informar de la movilización, y contamos con el apoyo del secretario general de Podemos de Tarragona y presidente del comité de empresa de Repsol Petróleo, de los concejales de la CUP y del Sindicat d’Estudiants de la ciudad. Los concejales de la CUP también se pusieron pegatinas de nuestra lucha en el pleno de constitución del nuevo ayuntamiento e hicieron referencia a la misma en su turno de palabra. A la vuelta del verano hemos participado en los mítines de Catalunya Sí que es Pot. Monedero nos dejó hablar en el mitin de Reus, y en el de cierre de campaña en Tarragona nos dejaron colocar nuestra pancarta encima del escenario al final del acto y Pablo Iglesias y todos los candidatos se sumaron a ella.
En Emte, igual que los compañeros de Coca-Cola, hemos dado una lección al sindicalismo de las tarjetas black y a todos esos dirigentes que firman acuerdo tras acuerdo recortando salarios y derechos laborales. En la representación de los trabajadores estamos algunos compañeros de El Militante que durante años hemos trabajado dando una orientación sindical y política a la lucha, dejando claro que los intereses de la patronal siempre van en contraposición de los intereses de los trabajadores.
EM.— ¿Qué plan tenéis para dar continuidad a la movilización?
MV.— Estamos preparando un acto festivo y reivindicativo para recaudar fondos para la caja de resistencia. También estamos contactando con comités y trabajadores de otras empresas a los que también les están atacando. La situación en las contratas de la petroquímica y muchas otras empresas es muy explosiva. En muy pocas empresas se respeta el convenio y el deterioro en las condiciones de trabajo es generalizado. En Denion los trabajadores tienen que amenazar con la huelga cada final de mes para conseguir cobrar. En Navec la empresa ha realizado numerosos despidos, entre ellos el del compañero Arturo Ferro, sindicalista de CGT represaliado por defender los derechos de la plantilla. Estamos organizando una asamblea para defender la unidad de todas las luchas frente a la táctica de luchar fábrica a fábrica. La patronal quiere trabajadores sin ningún derecho, de usar y tirar y no se lo podemos permitir.
EM.— ¿Cómo habéis hecho para afrontar todos los gastos de la movilización?
MV.— Tenemos una caja de resistencia que va muy bien. Durante los diez días de huelga conseguimos casi 800 euros. Nos hace falta mucho más ya que los costes jurídicos subirán, en un principio unos 2.500 euros, y aparte necesitaríamos otros 2.500 si ganamos por la vía judicial. Vamos a abrir una cuenta bancaria, muchas personas y organizaciones nos la piden para poder apoyarnos. Estamos convencidos que con el apoyo de nuestra clase alcanzaremos todos los objetivos.


Teoria Marxista

enlaceClasicos