Izquierda Unida celebró el pasado 26 de junio su primera Asamblea de Refundación, que contó con la asistencia de 900 personas y, entre ellos, invitados internacionales del partido La Izquierda (Die Linke) de Alemania, o de Synaspismos de Grecia. También asistieron representantes de los sindicatos, de asociaciones de vecinos y de otros sectores de la izquierda política y social. El Sindicato de Estudiantes y los marxistas de El Militante estuvimos presentes en el evento.
Izquierda Unida celebró el pasado 26 de junio su primera Asamblea de Refundación, que contó con la asistencia de 900 personas y, entre ellos, invitados internacionales del partido La Izquierda (Die Linke) de Alemania, o de Synaspismos de Grecia. También asistieron representantes de los sindicatos, de asociaciones de vecinos y de otros sectores de la izquierda política y social. El Sindicato de Estudiantes y los marxistas de El Militante estuvimos presentes en el evento.
Izquierda Unida se enfrenta en estos momentos al importante reto de canalizar el malestar que existe entre la clase obrera y la juventud por los duros planes de ajuste y ataques puestos en marcha por el gobierno del PSOE y dar forma consciente y organizada al creciente cuestionamiento hacia el sistema capitalista. La importante subida en la intención de voto en diversas encuestas es un síntoma del potencial de desarrollo que tiene IU. El recorrido puede ser mucho más sólido y profundo, y no sólo en el plano electoral, aunque depende de que se adopte un mensaje anticapitalista claro y coherente, con una alternativa en positivo, y se establezca un vínculo efectivo con el movimiento real de los trabajadores y de la juventud.

Es necesario un programa de lucha que rompa con el capitalismo

El día anterior a la Asamblea se celebró un acto de la Izquierda Europea organizado por Izquierda Unida, donde estuvieron presentes representadas distintas formaciones pertenecientes al Partido de la Izquierda Europea. Entre ellos destacó la intervención de un parlamentario del partido alemán La Izquierda, que en los últimos años ha tenido un importante incremento tanto en votos como en presencia parlamentaria, habiéndose convertido en una referencia a la izquierda de la socialdemocracia en toda Europa. En su intervención planteó la necesidad de tener un discurso radical y ofensivo, exigiendo, entre otras cosas, la nacionalización de la banca y de sectores estratégicos como la industria eléctrica, y la necesidad de estar en la calle junto a la clase trabajadora, haciendo uso de los parlamentos con un carácter propagandístico y de denuncia. La experiencia de este partido en Alemania, o del Partido Comunista Griego, que se encuentra en primera línea de batalla en la lucha contra los recortes aprobados en Grecia por el gobierno de Papandreu, y la utilización de un claro discurso de clase por parte de los mismos, está suponiendo un incremento muy importante en cuanto a su influencia política y social. Frente a aquellos que plantean que no hay un espacio a la izquierda de la socialdemocracia, dichas experiencias son una confirmación clara de que dicho espacio existe.

‘Fuera del movimiento obrero no hay nada'

Cayo Lara ha manifestado el apoyo de IU a la huelga general convocada por CCOO y UGT para el 29 de septiembre, situándose junto a los sindicatos y la clase obrera en la batalla contra las salvajes medidas de ajuste anunciadas por el gobierno. Esto es un paso adelante, pero es necesario que utilice todos los instrumentos que tiene a su disposición, entre ellos sus posiciones en parlamentos y ayuntamientos, para impulsar en la calle la movilización del 29 de septiembre, dando además una alternativa política que vaya más allá de lo planteado hasta ahora por los sindicatos. Consignas como el "cambio de modelo productivo" o la lucha contra el fraude fiscal, como ejes de cara  la convocatoria del 29 de septiembre, no son vistas como alternativas viables por la clase trabajadora ante las brutales dimensiones de la crisis. Por ello Izquierda Unida debe aportar propuestas a los sindicatos, incidiendo en todo momento en el problema principal, el sistema capitalista, y planteando alternativas concretas como la nacionalización de la banca bajo control obrero, un paso elemental si se pretende organizar e impulsar la economía de un modo diferente al que lo hace el capitalismo.
Por otro lado es necesario recuperar la calle, ir a los centros de trabajo, participar con los trabajadores en sus luchas, y denunciar constantemente a los responsables de esta crisis. Un ejemplo de las grandes oportunidades que tiene IU de restablecer en vínculo fuerte con el movimiento obrero lo tenemos con el reciente conflicto que están protagonizando los trabajadores de Metro de Madrid, que ha sorprendido tanto a los dirigentes sindicales como a la propia burguesía, y ha demostrado la enorme fuerza de la clase trabajadora. Izquierda Unida, en luchas emblemáticas como ésta, donde tanto se juega la clase trabajadora, debe poner todas sus fuerzas al servicio de las mismas. No sólo denunciando en el parlamento las maniobras de la derecha y la patronal, y solidarizándose con los trabajadores, sino participando activamente junto los trabajadores en la lucha, en los piquetes, en las asambleas, y realizando propuestas concretas que sirvan a los trabajadores e impulsen la lucha.
Vivimos tiempos excepcionales. Estamos ante una oportunidad histórica de construir un referente político revolucionario, capaz de atraer a los sectores más conscientes de la clase obrera y de la juventud. En la adopción de un programa genuinamente marxista, y en la recuperación del espíritu militante y de orientación decidida a la clase obrera que impregnó la construcción y el desarrollo del PCE bajo la dictadura y que le dio una fuerza extraordinaria, están las claves para que Izquierda Unida pueda ocupar el espacio que existe a la izquierda de la socialdemocracia, una paso necesario para ganar el apoyo de la mayoría de los trabajadores para la causa de la transformación socialista de la sociedad.

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas