Un nuevo título de Formación Profesional Básica en tauromaquia y otro para la “formación” de amas de casa son las últimas ocurrencias del Partido Popular en materia educativa. No se trata de una broma (de mal gusto), sino que este gobierno de nostálgicos del franquismo no puede esconder las raíces profundamente reaccionarias que forman parte de su ADN. El machismo, el adoctrinamiento religioso y el maltrato a los animales como ejemplo de “tradición y arte” son para ellos puntos que deben enseñarse en la escuela pública: un escándalo completo que denunciamos enérgicamente.

Las chicas, amas de casa

El PP aprobó este verano la FP de actividades domésticas y limpieza de edificios, y lo hizo junto con otros seis títulos más para que esta aberración pasase desapercibida. Nuestras abuelas y madres han tenido que dar una batalla brutal en las calles y en las empresas, que continúa hoy en día, para obtener derechos laborales y sociales para la mujer. Así se han arrancado muchas conquistas: plena autonomía jurídica y laboral, derecho al divorcio, al aborto, etc. Ahora, el PP quiere dar marcha atrás al reloj de la historia y que a los 15 años volvamos a estudiar el equivalente a la famosa asignatura de “Labores”. Un gran ejemplo de cómo entiende la derecha el papel de la mujer en la sociedad: no sólo las considera incapaces de decidir por sí mismas sobre su propia vida y su cuerpo —como se vio en su intento de modificar la Ley del Aborto—, sino que pretende devolver a la mujer al lugar en el que la opresión franquista la colocaba: dentro de las cuatro paredes de su casa, como “sostén” de la familia y privada de independencia y libertad para poder trabajar, organizarse y realizarse plenamente como persona.
El PP se ha dedicado a privatizar guarderías, quitar becas de comedor, aprobar reformas laborales que disparan el paro y precarizan el empleo, golpeando aún más a las mujeres, la ley de la dependencia en la práctica ha dejado de existir, y ahora pretende que seamos las estudiantes de familias humildes las que cumplamos en casa el papel que debería cubrir el sector público. El Estado tiene que garantizar guarderías gratuitas para todos los niños de 0 a 3 años, comedores escolares, ayudas económicas y materiales para familias con miembros dependientes, residencias dignas, gratuitas y de calidad para nuestros mayores, etc.

Y los chicos, toreros

Por otro lado, la contestación social se ha reavivado ante las torturas que sufren animales víctimas de supuestas “fiestas populares” como el Toro de la Vega o las corridas de toros. Esta amplia oposición al maltrato llevó en 2010 a prohibir las corridas de toros en Catalunya o, más recientemente, a que Manuela Carmena retirase una subvención de 61.000 euros a una escuela de tauromaquia, proponiendo la retirada del terreno del que disfrutaban (10.717,62 m2), cuyo coste era 800.000 euros de dinero público.
Pero el PP ha salido rápidamente al rescate de quienes defienden el maltrato animal como “arte y tradición” e intenta aprobar una FP de Tauromaquia y Actividades Auxiliares Ganaderas, que servirá para formar a jóvenes de 15 años en “cómo realizar las suertes del toro relacionando los trastos y su manejo con cada una de las mismas”. En tan sólo una semana, la petición de Change.org para pedir su retirada ha conseguido 368.110 firmantes.

FP Básica: el ‘desagüe’ del sistema educativo

Con la FP Básica, contemplada en la LOM­CE, se crea un “desagüe” del sistema educativo donde meter a los alumnos con más dificultades “socioeconómicas”, tal y como rezaba literalmente el primer proyecto de ley. Con los antiguos PCPIs (sustituidos ahora por esta FP) los estudiantes podían optar a sacarse el título de Graduado Escolar al terminar sus estudios, cosa que ya no ocurre con la FP Básica salvo que se presenten a la evaluación final de secundaria, es decir, una reválida.
La FP Básica la pueden cursar alumnos entre 15 y 17 años, interrumpiendo los estudios de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y obteniendo un título inferior al de la ESO. Ya se ha revelado como un tremendo fracaso, con sólo 40.000 alumnos matriculados el curso pasado, este año no ha conseguido más que 68.000 en los dos cursos que dura. Tampoco ha logrado disminuir los niveles de abandono escolar prematuro, como reivindica el ministro, sino que disfraza el anterior “abandono” por la actual “expulsión”. Este título es igual a cero en el mercado laboral, una “gran idea” del PP para maquillar las cifras de fracaso escolar y sacar del sistema educativo por la vía rápida a una parte importante de jóvenes con más dificultades y que no encuentran los medios necesarios para superarlas dentro de la educación pública. Eso se debe a los recortes, a la falta de medios materiales y humanos que este gobierno nos niega argumentando que no hay dinero mientras se dedica a desviar fondos públicos a manos privadas. El futuro que espera a los jóvenes que cursan FP Básica es de mayor precariedad y explotación, algo que tiene mucho que ver con el modelo social que defiende el PP y la CEOE.
¡Por una educación pública digna y de calidad!


Teoria Marxista

enlaceClasicos