El pasado mes de septiembre de 2014, la empresa Hewlett-Packard Customer Delivery Services (HPCDS) denunciaba el convenio colectivo vigente en la compañía desde 1994, según ellos "para negociar otro que se adapte a la realidad de mercado". Su "realidad de mercado" pasa ahora por crear categorías profesionales de entre 9.000 y 11.000 €al año y aumentar la jornada actual de 1.754 horas a 1.800 sin aumentar la remuneración salarial. Es decir, un subterfugio para pasar del convenio del metal de referencia que actualmente rige en la empresa, al nefasto y precarizador convenio de las TIC, con los ya desangrados argumentos de la crisis y la competencia del sector.

Tras varios meses de negociación, y la rotunda negativa en las asambleas de trabajadores a estas dos medidas (en Madrid, Barcelona, Girona, León, Sevilla y Bilbao), la negociación se encontraba en punto muerto.

Paralelamente a esto, surgía un importante brote de indignación entre los trabajadores/as asignados al proyecto que da soporte a Informática de la Comunidad de Madrid (ICM). ICM es una empresa pública, de la cual, como tantas otras, el gobierno regional ha privatizado el servicio de soporte informático que ofrecía a entidades igualmente públicas como hospitales, centros de salud, juzgados, colegios, institutos, bibliotecas, oficinas de empleo y un larguísimo etcétera. Las empresas adjudicatarias centran su negocio en restar calidad al servicio y en reducir al máximo su coste de explotación, lo cual se traduce en condiciones durísimas para los 129 trabajadores que se ocupan de esta labor. Sometidos ya a dos artículos 41, con una carga de trabajo insufrible y con los salarios y condiciones más bajos de toda la compañía, los trabajadores decían ¡basta! tras un último ataque sobre aplicación de jornada irregular que estaba redundando en impagos de horas extra y guardias. ¡La gota que colmaba el vaso!

El comitéde empresa en HPCDS Las Rozas, formado por delegados de CGT y CCOO (afines a Ganemos CCOO), canalizaba este conflicto en una asamblea de trabajadores, concluyendo que llegaba el momento de poner freno y prepararse para luchar con determinación contra este abuso, y aprovechar el impulso que este colectivo de trabajadores estaba tomando para extender la lucha por un convenio digno a toda la plantilla (cerca de 1.000 trabajadores). El ejemplo de luchas actuales, como los trabajadores de Coca-Cola, Panrico, Telefónica, y más en concreto, la intervención de un compañero de Ganemos CCOO y miembro del comitéde IBM, ayudaba a que se sacaran estas conclusiones con extrema claridad.

Por tanto, se decidía interponer recurso de mediación en el Instituto Laboral de la CAM con paros parciales y concentraciones en las puertas de ICM en caso de no llegar a un acuerdo. Y a partir de ahí, hasta donde hubiera que llegar. También se formaba un comitéde trabajadores para organizar las distintas acciones, asícomo para administrar y gestionar el conflicto en las redes sociales:

(https://www.facebook.com/HPCDSenLucha - https://twitter.com/HPCDSenLucha)

Toda esta presión ejercida, sumado al hecho de que prácticamente ningún trabajador/a se prestaba desde entonces a realizar ni un solo minuto fuera del horario laboral (salvo la guardia por considerarse servicio crítico), provocaba que el 18 de mayo, tras forzar la mediación, la empresa se retractara de su último envite renunciando a la aplicación de la jornada irregular y asumiendo el abono con carácter retroactivo de las horas no remuneradas, aceptando asípunto por punto todas las reivindicaciones del comité, y demostrando una vez más que la lucha sirve cuando los trabajadores golpean juntos y con decisión.

Ahora las fuerzas se enfocan íntegramente en la batalla por el convenio colectivo, con las lecciones aprendidas que han demostrado en la práctica cual es el camino correcto para defender las condiciones de los trabajadores, y por supuesto, la inyección de moral y el impulso que supone esta importante victoria.

Los trabajadores de HPCDS seguirán en lucha…

¡POR UN CONVENIO DIGNO!
¡POR LA DIGNIFICACIÓN DEL SECTOR!
¡CONTRA LA PRECARIZACIÓN DE NUESTROS PUESTOS DE TRABAJO!


Teoria Marxista

enlaceClasicos