Los días 27 y 28 de mayo se celebró el XII Congreso de la sección sindical de CCOO de Navantia-Ferrol, un congreso muy diferente a los anteriores, por diversos motivos. GanemosCCOO presentó una ponencia titulada “Salir de la pasividad, recuperar el sindicalismo”, obteniendo el 20% de los votos.

Este congreso llega después de dos años muy movidos en la factoría, en los que el comité de empresa (que en la práctica es lo mismo que decir la dirección de CCOO) fue desbordado por los trabajadores en varias ocasiones, lo que sólo se puede entender vinculado al tremendo giro a la derecha y la apuesta por la paz social de la dirección de CCOO. 

En 2005, una prejubilación masiva a los 52 años eliminó de la empresa al grueso de las generaciones que vivieron la lucha contra la dictadura franquista y el 10 de Marzo de 1972. Los que aún siguieron trabajando, ya rondando la cincuentena, se retiraron de la vida sindical, dejando al frente del sindicato y del comité a una nueva generación despolitizada. Y pasó lo que tenía que pasar: a la primera prueba seria, como fue la negociación del IV Convenio en 2013, esa nueva capa desideologizada demostró no estar capacitada para dirigir el sindicato, al aceptar la eliminación de las conquistas de décadas de lucha, lo que condujo a un nivel de desprestigio del comité jamás visto. Otro factor en la ecuación es que GanemosCCOO jugó un papel clave en levantar un rechazo masivo al convenio entre los trabajadores y en abortar su firma ese año, demostrando que sí hay una alternativa a los ataques y que la base de CCOO y los trabajadores están dispuestos a luchar cuando se va en serio.
El desprestigio de los dirigentes de CCOO, el clima de rechazo a su inacción y la existencia de una alternativa combativa y consecuente como GanemosCCOO han obligado a la “vieja guardia”, muy a su pesar, a volver a primera línea, algo que no tenían previsto. Comprendiendo que el continuismo conducía al desastre, los oficialistas veteranos decidieron apartar al secretario general (sólo duró un mandato), justificándolo con las “inquietudes” por la situación de la sección sindical, “propiciadas (...) por la desafección de una parte de nuestra afiliación hacia la sección sindical discrepando sobre todo por la metodología de su funcionamiento”, y anunciando la recuperación de la “metodología histórica” y la “renovación y regeneración” de la secretaría general y la comisión ejecutiva. La persona elegida como candidato a secretario general y para representar ese cambio fue Javier Galán, un veterano exmiembro del comité y concejal de IU en Ferrol hasta el 24 de mayo.
Los afiliados demandan más combatividad, pero muchos no achacan la flojera del comité a su verdadera causa —el modelo sindical—, sino a que era gente sin experiencia y, por tanto, consideraban que la solución pasaba por que al frente de la sección sindical volviese a haber alguien con experiencia. La candidatura y el discurso de Galán (crítico con la dirección anterior, hablando de “hacer de CCOO el sindicato combativo que los trabajadores se merecen”, afirmando que coincidía con muchas de las propuestas de GanemosCCOO) ha conectado con ese ambiente, lo que se reflejó en los resultados del congreso, que además se celebró por primera vez durante la jornada laboral y realizando en días distintos el debate y las votaciones. Con una participación del 57% de la afiliación, el compañero Galán fue elegido secretario general con el 79,4% de los votos. Para la ejecutiva salieron elegidos 11 miembros de su lista y 3 de la de GanemosCCOO.
Desde GanemosCCOO seguiremos trabajando para que el cambio anunciado por el nuevo secretario general se materialice porque es imprescindible para poder defender las conquistas de los trabajadores. En este sentido, uno de los cambios que deberían producirse es el de dar participación real a las bases. Estamos en una nueva época y la gente demanda su protagonismo, como demuestra que el 42% de la afiliación (más de 300 personas) y 80 simpatizantes firmasen un escrito pidiendo la elección directa de los candidatos/as de CCOO para las elecciones sindicales del próximo 25 de junio en asambleas de afiliados y simpatizantes por gremios o zonas, para después realizar unas primarias con todos los nombres propuestos por las distintas asambleas. Las firmas le fueron entregadas al nuevo secretario general tras la proclamación de los resultados, quien rechazó la idea.
Los próximos meses serán decisivos. Evitar que el PP imponga una reconversión encubierta y conseguir que la empresa cumpla el III Convenio, actualmente en vigor, exige un sindicalismo combativo, de clase, democrático y asambleario.


Teoria Marxista

enlaceClasicos