Los estudiantes chilenos llevan ya un año en lucha por cambiar el sistema de financiación universitario. En este periodo han protagonizado movilizaciones masivas en un plan ascendente de lucha que les ha llevado a confluir no sólo con los estudiantes de enseñanzas medias o con los profesores, sino también con la clase trabajadora. Su lucha está teniendo un profundo impacto social y político, no es vista sólo como una lucha contra las tasas, sino que está poniendo de manifiesto la necesidad de la transformación socialista.

La situación de las altas tasas universitarias en Chile es una herencia directa del proceso de privatización de los sectores públicos durante la dictadura de Pinochet. De este modo, el Estado sólo pagaba el 25% de las tasas universitarias, mientras que los estudiantes tenían que costearse el 75% restante. El coste medio de una carrera universitaria es de cuatro mil dólares anuales, pudiendo llegar en algunos casos a los ocho mil. Esto dejaba automáticamente fuera a las familias con ingresos más modestos, la mayoría, que si querían estudiar tenían que pedir créditos a los bancos, lo que significaba endeudarse e hipotecarse antes de poder terminar siquiera la carrera.

Confluencia con el movimiento obrero

El gobierno de Piñera intentó cortar el movimiento por la vía represiva: cargas policiales brutales, miles de detenidos por las movilizaciones, prohibición del recorrido tradicional de las manifestaciones por otro más adecuado para la represión de los carabineros… Todo pensado para desgastar y aislar a la juventud que lucha por sus derechos. Sin embargo, la orientación del movimiento estudiantil, con la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) a la cabeza, llamando a confluir con el movimiento obrero organizado, no sólo les ha permitido resistir la represión impuesta por el gobierno y la continuidad durante meses, sino que les ha dado más fuerza. La lucha por las tasas y el aumento de becas es vista por una gran parte de la sociedad chilena con una tremenda simpatía, ya que es percibida como la continuación de la lucha contra la dictadura de Pinochet, cuyo legado aún no ha terminado. Empezaron uniéndose a la huelga de los mineros de Codelca, productora del 11% del cobre mundial. Eso les dio fuerza para obligar a los dirigentes de la CUT, el principal sindicato chileno, a transformar el paro nacional estudiantil convocado por la Confederación de Estudiantes de Chile para los días 18 y 19 de octubre en una huelga general de 48 horas.

Oferta insuficiente del gobierno

Fue precisamente esta fuerza demostrada entre la clase trabajadora y la juventud lo que ha obligado al gobierno de Piñera a abrir una mesa de negociaciones para intentar calmar las reivindicaciones de los estudiantes. Se proponía eliminar el sistema de créditos bancarios y que el financiamiento de la universidad corriera por parte de una agencia “pública” especializada. Este nuevo sistema no incluye la gratuidad de la enseñanza, y los sectores con menos recursos económicos seguirían sin poder matricularse en la universidad. Por otra parte, unos 200 alumnos de secundaria han sido expulsados de sus institutos por haber participado en las movilizaciones del curso anterior, un acto represivo que tenía como objetivo dividir el movimiento entre estudiantes de secundaria y universidad. Esta medida, sin embargo no ha hecho más que unir y fortalecer el movimiento, que viendo las ofertas del gobierno como insuficientes, han vuelto a convocar esta primavera dos jornadas de huelga estatal en las que han confluido estudiantes universitarios, de enseñanzas medias, profesores y han sido apoyadas también por la CUT. El 25 de abril marcharon entre 60.000 y 80.000 personas por las calles de Santiago, y en la segunda jornada del 16 de mayo hubo una manifestación con otras 100.000. Estas movilizaciones son una tremenda demostración de fuerza de la juventud y de la unidad con los trabajadores, que les está llevando a no ceder hasta conseguir una educación verdaderamente gratuita y de calidad.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas