La noche del viernes 26 de septiembre fueron tiroteados por la policía municipal y pistoleros del narco los autobuses en los que viajaban normalistas (estudiantes que se forman para ser profesores en las zonas rurales mexicanas) de Ayotzinapa a su paso por Iguala, ambas localidades situadas en el Estado de Guerrero. Los estudiantes volvían de realizar una campaña de recaudación de fondos para asistir a la manifestación que se iba a celebrar el 2 de octubre de 1968, en México DF, en memoria, precisamente, de los estudiantes asesinados a raíz de las históricas luchas de aquel año. Seis estudiantes murieron como consecuencia del tiroteo y más de cuarenta desaparecieron. Cerca del lugar donde se produjo el tiroteo se encontró el cuerpo sin vida de un estudiante salvajemente torturado.

Pocos días después se difundió la noticia del descubrimiento de una fosa clandestina en la que presumiblemente estarían los cuerpos sin vida de los estudiantes desaparecidos. Los normalistas de Ayotzinapa tienen una gran tradición de lucha contra las injusticias social, y son un ejemplo de resistencia contra el caciquismo y este brutal atentado se produce en un contexto de auge de la lucha estudiantil en el país, en plena lucha de los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional. Es evidente que el salvaje ataque contra los estudiantes tiene una clara intencionalidad política y también ha quedado muy clara la completa fusión de la mafia y del aparato represivo del Estado. A raíz del atentado se sucedieron movilizaciones a lo largo y ancho del país exigiendo la reaparición con vida de los estudiantes. ¡Vivos se los llevaron y vivos los queremos! Ese es el lema que encabezaron todas las protestas contra este brutal ejemplo de represión, así como la exigencia del juicio y destitución del alcalde, el gobernador y del secretario de Seguridad Pública de Iguala. Desde el Sindicato de Estudiantes nos solidarizamos con los familiares de los desaparecidos y con el conjunto del movimiento estudiantil mexicano y apoyamos la ejemplar lucha que están llevando a cabo. ¡La lucha es el único camino!


Teoria Marxista

enlaceClasicos