Unidad contra el terrorismo, el racismo y la guerra

Un nuevo atentado terrorista ha provocado una oleada de conmoción. En esta ocasión fue en el centro de Londres donde un vehículo atropelló a varias personas en un ataque similar a los de Berlín o Niza de estos últimos ocho meses y después de otros espantosos ataques en Francia y Bruselas. El Socialist Party ha condenado enérgicamente todos estos ataques y lo hace de nuevo en esta ocasión.

La elección de Westminster por el atacante y el hecho de que se dirigiera hacia el parlamento sugieren rabia contra el establishment y el gobierno, pero las víctimas eran personas corrientes, fundamentalmente turistas que visitaban el parlamento. Las víctimas atacadas indiscriminadamente pertenecían a diez nacionalidades diferentes. Tres murieron, incluido el atacante, y otras siete resultaron heridas de gravedad. En cualquier caso, quienquiera que fuera el objetivo siempre debemos oponernos a los actos de terrorismo individual. No son un medio efectivo de lucha contra el establishment.

Hipocresía del gobierno

Para garantizar a la población de que el atacante lo más probable es que actuara solo y que no era parte de una cadena de atentados, Theresa May realizó una declaración santurrona sobre “resolución”, “no vacilar” o “no tener miedo”. Pero ella encabeza un gobierno tory que está haciendo que la población sea más vulnerable cada vez que se produce un acto de terrorismo.

Los enormes recortes del transporte en el Londres están afectando a la seguridad. Además se han cerrado cuarteles de bomberos, se han reducido los servicios de ambulancia, las plantillas de los hospitales está en mínimos y están bajo amenaza los servicios de emergencia. El gobierno quiere también ver cómo los empresarios de Southern Rail, Merseyrail y Northern Rail derrotan las huelgas del sindicato ferroviario RMT contra la eliminación de los empleados de seguridad en los trenes.

El primer doctor que llegó para atender a los heridos fue Jeeves Wijesuriya, un joven médico fuera de servicio. Jeeves es miembro del comité de médicos jóvenes del BMA (Asociación Médica Británica) y fue uno de los dirigentes de las huelgas del año pasado contra el empeoramiento de los contratos a los doctores jóvenes por parte del gobierno. Hace un mes, el 4 de marzo, estuvo en la plataforma de oradores contra los recortes del NHS en la manifestación que congregó a más de 100.000 personas en Londres.

La hipocresía de los tories no tiene límites. Lo último que Theresa May reconocería es cualquier vínculo entre la devastación que provoca su política en Oriente Medio y la amenaza del terrorismo en Gran Bretaña. Se ha dado poca información sobre el terrorista pero May calificó el atentado de “terrorismo islamista” y el Estado Islámico (Isis) ha reivindicado el acto.

Desgraciadamente no es una sorpresa que haya ocurrido de nuevo un incidente de esta naturaleza. Ha habido unos cuantos ataques terroristas en Gran Bretaña desde las terribles bombas del 7 de julio de 2005 en Londres. Los servicios de inteligencia dicen que han “desbaratado” 12 complots en los últimos tres años y avisa que durante un largo período existirá una amenaza “severa”.

El pasado noviembre el responsable del MI5 dijo que “habrá ataques terroristas en este país” y advirtió que el “tempo” de los ataques e intentos terroristas de estos últimos tres años es el más elevado en sus 33 años en el MI5.

Muestra de debilidad

El Isis en Siria e Iraq ha dejado claro que fomentará que se lleven a cabo ataques en Europa, es una manera de intentar responder a los ataques contra ellos en Mosul y el norte de Siria. Que recurran a actos individuales de terrorismo es una muestra de debilidad y no de fuerza No buscan eliminar al capitalismo sino utilizar métodos de tipo fascistas y el terrorismo individual para atacar a la población corriente, de esta manera pretenden ayudar a su objetivo de crear un califato capitalista o semi-feudal para los intereses de sus líderes.

Aparte que los responsables de atrocidades como las de ayer estén motivados directamente por el Isis, el imperialismo británico, el norteamericano y demás potencias mundiales han realizado un gran atropello en Oriente Medio y globalmente están implicados en la matanza de decenas de miles de personas en Iraq y Afganistán. Estas guerras junto a las intervenciones extranjeras en Yemen, Libia, Siria y zonas de Pakistán han generado terroristas y grupos tipo al Qaeda en todo el planeta. La mayor parte de los que sufren los ataques terroristas de estos grupos son las personas corrientes de estos países, regularmente los bombas suicidas asesinan a cientos de personas en ciudades como Bagdad o Kabul.

Los medios de comunicación británicos se vuelven a preguntar cómo se pueden detener ataques como el de Westminster. No se podrán detener si continúa la política actual del gobierno. El atacante nació en Gran Bretaña, como los responsables de las bombas del 7 de julio. La policía y los servicios de inteligencia no tienen manera de evitar a este tipo de atacantes, a pesar de sus métodos de vigilancia y leyes anti terroristas.

Defender el derecho a protesta

Los tories en el pasado utilizaron actos terroristas para justificar una legislación antidemocrática. Pero las leyes contra el terrorismo aprobadas en el año 2000 no evitaron el 7 de julio, tampoco lo conseguirá una legislación más represiva. Antes de aprobar estas leyes la policía ya contaba con muchos efectivos que podían detener a cualquiera que planificase o cometiera un crimen.

El problema es también se pueden utilizar las fuerzas policiales, la vigilancia extra o las restricciones de movimiento contra los sindicalistas, activistas anti recortes, socialistas u otros que se oponen a la política del gobierno. No podemos aceptar esto.

La lucha contra el racismo y el chivo expiatorio

Durante años los políticos de derechas de los tres principales partidos parlamentarios han utilizado una retórica peligrosa que ha hecho el juego a los fascistas. Por ejemplo, las declaraciones contra los inmigrantes de los líderes de ambas partes del debate sobre el referéndum de la UE. En cambio, la posición del Partido Socialista contra la división y el racismo, pro clase obrera y a favor del el Brexit basándonos en el internacionalismo marxista no recibió cobertura en los principales medios de comunicación.

Desde el referéndum y la elección de Trump se ha producido un aumento de los ataques racistas. Tampoco se debe olvidar que los ataques racistas se multiplicaron por seis en las semanas posteriores al 7/7, los socialistas y sindicalistas debemos impedir que suceda algo similar en esta ocasión, defendiendo la unidad de los trabajadores contra todas las formas de racismo y la extrema derecha. Es necesario contrarrestar la manifestación de la extrema derecha convocada el próximo 1 de abril bajo el lema “Gran Bretaña Primero”.

Todas las medidas racistas, antidemocráticas, pro austeridad y belicistas del gobierno tory encabezado por Theresa May deben ser combatidas por el movimiento sindical con nuevas energías y un plan decidido de acción. La construcción de un movimiento de masas de oposición puede derribar a este gobierno y poner las bases para revertir su política que ha sembrado pobreza, división y terrorismo.


logo octubre17

REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01

Teoria Marxista

enlaceClasicos