La lucha durante los últimos meses en Catalunya en defensa de la sanidad pública ha sido un claro referente de movilización para millones de trabajadores en todo el Estado. La situación no era para menos, ya que no es exagerado afirmar que los recortes, de un 14%, han supuesto (junto con la reforma de los convenios y la reforma laboral) uno de los mayores ataques a los derechos de los trabajadores desde la caída de la dictadura.

Realmente estamos ante un ataque estratégico por parte de la burguesía y que además sirve como anticipo a más ataques que se van a producir en Catalunya y otros similares que ya comienzan a perfilarse en el resto del Estado. La sanidad pública (como la educación y otras conquistas sociales) está en el punto de mira de la burguesía. Era por tanto imprescindible para el Govern resistir todas las presiones de las masas e imponer el ataque a la sanidad, aunque en esa acción la popularidad de Artur Mas y de CiU sufriera un duro golpe. Para llevar adelante sus planes, el Govern ha contado, por un lado, con el apoyo activo del PP y del diputado Joan Laporta y, por otro, con la pasividad del PSC y, lo más importante, con una acción sindical por parte de los dirigentes de CCOO y UGT que no ha estado a la altura de las circunstancias ni muchísimo menos.

Sin embargo, están siendo los trabajadores sanitarios y los usuarios (es decir, la clase obrera), apoyados por el 15M, los que han garantizado una constante respuesta en la calle a los ataques. Durante todo agosto no han cesado las concentraciones, encierros y caceroladas en los centros afectados por el cierre o los recortes. En Tarragona el 1 de septiembre está convocada una nueva movilización y al día siguiente en Barcelona se celebrará una marcha a la sede del Departament de Salut desde diferentes hospitales. Aunque el Govern está respondiendo con represión (la madrugada del 31 de agosto desalojó por la fuerza varios centros de salud tomados por trabajadores y usuarios), lejos de mermar la resistencia de la clase obrera, la indignación aumenta por momentos.

Una realidad sangrante

La reducción del presupuesto de sanidad en un  14%,  850 millones de euros menos que el año pasado,  está afectando de una manera muy dura a los hospitales, centros de salud y a las familias obreras en toda Catalunya. La supresión de camas en los hospitales, el cierre de quirófanos, los despidos de personal sanitario (alrededor de 7.000 en toda Catalunya), el cierre de CAPs (Centros de Atención Primaria) se extienden por todos los barrios y municipios catalanes.  Sólo en el Hospital de Bellvitge se han eliminado 240 camas y despedido a 700 trabajadores. En Terrasa, Castellbisbal, Montcada i Reixac y muchas otras localidades,  desde el  1 de setiembre se han cerrado  las urgencias nocturnas en varios centros de salud, recortando así gravemente la asistencia sanitaria. En Tarragona también se ha suprimido las urgencias en  CAPS de zonas obreras como Bonavista, Sant Salvador, Muralles,  Constantí o El Morell. Este recorte se suma al tijeretazo del 10% en el presupuesto del Hospital Joan XXIII que ha supuesto el cierre de quirófanos, la eliminación de 44 camas o la reducción de personal. Todos éstos y otros recortes que la generalitat tiene preparados (nuevos despidos y disminución de servicios), están desmantelando la sanidad pública.  Tal como denuncia la Sección Sindical de CGT del Hospital de Bellvitge, el deterioro es tan grave, que se está poniendo en peligro la vida de las personas. Esta Sección Sindical  ha alertado  que se está incumpliendo el Código  dispuesto para la atención de los pacientes de accidentes cerebro-vasculares, demorando su atención más allá del tiempo establecido, por falta de quirófano o cirujano.

Otra medida regresiva es el recorte del Servicio de Emergencias Médicas (SEM), que reducirá los servicios de ambulancias en 935 horas en toda Catalunya  lo que comportará una disminución salvaje del servicio con un aumento del tiempo de respuesta, que según los sindicatos se situará entre 20 y 50 minutos, amenazando los puestos de trabajo de más de 400 operarios. A nadie se le escapa que detrás de los recortes del Govern están los intereses de la sanidad privada que se frotan las manos pensando en el negocio que supondrá para ellos el desmantelamiento de la sanidad pública.

Los inicios de la lucha

Durante la segunda semana de abril ya se sucedieron en diferentes hospitales y CAPs las primeras movilizaciones de los trabajadores, contando siempre con el apoyo de estudiantes y usuarios. Hasta los conductores atrapados en los cortes de autopista confraternizaban. A todo esto le acompañaron asambleas masivas en los centros de trabajo donde los trabajadores insistían en una idea: extender la lucha hasta la victoria. Por parte del Sindicat d’Estudiants y El Militante desde un principio planteamos la necesidad de extender la lucha organizando democráticamente en asambleas una escalada de movilizaciones que incluyese una huelga general en Catalunya en defensa del sector público y contra el resto de ataques a nivel Estatal.

Finalmente, el plan aprobado por las direcciones sindicales, más allá de las acciones a realizar en cada centro de trabajo, consistió en convocar una concentración para el 14 de abril en la Plaça Sant Jaume. Está desbordó las expectativas de los organizadores, contando con más de 20.000 asistentes, y ante la falta de iniciativa de las direcciones de CCOO y UGT fueron los propios manifestantes los que una vez acabada la concentración organizaron diferentes manifestaciones por el centro de Barcelona. Aunque parezca mentira, una vez cosechado tal éxito, la próxima fecha no se fijó hasta el sábado 14 de mayo, desaprovechando la oportunidad de ejercer una mayor presión ante la inmediatez de las elecciones municipales. Mientras tanto se sucedieron las concentraciones y asambleas en los diferentes hospitales. Si bien estas siguieron contando con mucho apoyo, la participación, sobre todo en las asambleas, fue disminuyendo. Nosotros creemos que esto fue producto de que realmente no eran utilizadas para discutir pasos adelante en la lucha y a que el movimiento, inteligentemente, empezó a ver las concentraciones semanales como positivas, con simpatía, pero insuficientes para frenar los ataques. De hecho, las permanentes ganas de luchar y confianza en la victoria se vieron en el propio 14 de mayo, cuando las calles de Barcelona se abarrotaron con más de 200.000 personas.  Y tras esto por parte de las direcciones de CC.OO y UGT no se planteó nada más. En vez de aprovechar y confraternizar con el movimiento 15M, que surgió un día después de la manifestación, lo que hicieron fue desaparecer de escena y no plantear ninguna alternativa.

De hecho, en diversos municipios ha sido el movimiento vecinal el impulsor de la lucha, promoviendo Plataformas en defensa de los derechos públicos como la de Tarragona (formada por asociaciones vecinales, CCOO, UGT, CGT, Sindicat d' Estudiants y otras entidades) que convocó a 10.000 personas el 12 de mayo y movilizaciones conjuntas con el Movimiento 15-M. El rechazo masivo de la clase obrera catalana a los recortes se ha expresado en el propio desarrollo del 15M que, desde muy pronto, vinculó la lucha por una democracia real al rechazo a los recortes organizando diversas movilizaciones. La más significativa fue sin duda la del 19 de junio donde salieron a la calle medio millón de personas en Barcelona y otros 12.000 en Tarragona y en la que el rechazo a los recortes, al grito de “Artur Mas a quina mútua vas!” marcó el desarrollo de la movilización.

Movilizaciones en verano

Durante estos meses de verano se han mantenido las asambleas, movilizaciones y acampadas en hospitales y CAPs. Especialmente en estos últimos, donde la gente nota de manera más inmediata los efectos de los recortes, la lucha ha asumido un nivel superior. Todo esto por iniciativa de  vecinos, sindicatos como la CGT, el movimiento 15M y trabajadores (muchos afiliados de CCOO y UGT). Pero no con el apoyo, de manera organizada y con todos sus medios, de las direcciones de CC.OO y UGT, que pese a que denuncian los recortes no están actuando a la altura de las circunstancias ya que no poniendo toda la carne en el asador, cómo si desean muchos de sus afiliados. En algunos centros incluso han empezado a negociar o han llegado a acuerdos de cara a “minimizar los efectos de los recortes”. Nosotros creemos que lo que está en juego es la salud de centenares de miles de jóvenes y trabajadores  y que no se puede asumir ninguno de los recortes. Nuestras vidas y las de nuestros seres queridos están en juego.

Convocar ya una Huelga General en Catalunya

Pese a la falta de alternativa, de un plan de lucha continuado y contundente, el movimiento está sobrepasando continuamente a los dirigentes sindicales. En este sentido, las asambleas de diferentes centros conjuntamente con usuarios se coordinaron para formar la Plataforma d’Usuaris i Hospitals Catalans y surgió la convocatoria ya mencionada del 2 de setiembre, la cual reunirá en Barcelona a trabajadores y usuarios de toda Catalunya. Este es un estupendo paso adelante, que puede jugar el papel de darle un nuevo impulso al movimiento ante el caliente otoño que nos espera. Pero sigue siendo necesario para poner a la Generalitat en jaque y que se retiren al 100% los planes, que los trabajadores, estudiantes y jóvenes sigamos organizándonos en los centros y exijamos a las direcciones sindicales la convocatoria urgente de una huelga general. ¡Lo sorprendente es que con la magnitud de los ataques que estamos sufriendo, aún no se haya convocado!

Con todos estos recortes  ha quedado en evidencia, una vez más que el capitalismo es un sistema que sólo puede ofrecer a la clase obrera retroceso tras retroceso. Todos los derechos que conquistaron nuestros padres y abuelos nos los están quitando, conduciéndonos a la miseria más brutal.  Pero el 15-M demuestra que tenemos fuerza para responder, lo que falta es un sindicalismo combativo, de clase y democrático que apueste por la lucha y la movilización.

_____________________________________________________________________________Relació amb els Mitjans de Comunicació de CGT- Barcelona

Vía Laietana 18,9ª planta – 08003 Barcelona – Tel. 93.310.33.62- Fax 93.310.70.80

WEB: www.cgtbarcelona.org E-MAILS: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Barcelona, 29 de Agosto del 2011

(teléfonos móviles de contacto al final de la nota de prensa)

CONCENTRACION MIERCOLES 31 DE AGOSTO A LAS 13 HORAS EN EL HOSPITAL DE BELLVITGE

Será la 24 concentración que realizamos cortando la Gran Vía a la altura del Hospital de Bellvitge. Continúa el cierre de quirófanos, unidades y la disminución de la calidad asistencial.

A día de hoy 29 de Agosto, la mayoría de  trabajadores eventuales de todas las categorías del Hospital de Bellvitge no saben si trabajaran el mes de Septiembre o no. Los niveles de precariedad laboral que están alcanzando los/as trabajadores/as del Hospital de Bellvitge están cercanos a las conocidas “Peonadas” de los/as trabajadores/as del campo: Mañana no venga usted a trabajar, o bien, mañana cambia usted el turno de trabajo.

Desde CGT seguimos denunciando también que a día de hoy los Recortes en Sanidad están poniendo en peligro la vida de las personas. Concretamente denunciamos que no se está cumpliendo el “Código Ictus” en el Hospital de Bellvitge

(dispositivo que permite tratar los Accidentes Cerebro vasculares con rapidez, pues del tiempo que se tarde en atender al enfermo depende la vida o las secuelas que le queden al paciente)

Dicho incumplimiento implica que un infarto cerebral que debe ser tratado en la menor brevedad de tiempo, está viendo demorada su atención en un mínimo de 12 horas. Según qué pacientes susceptibles de entrar en el circuito de “Código Ictus” están siendo derivados de entrada al Hospital más cercano aunque este carezca de los medios para atender dicha patología. A posteriori y por orden médica, el paciente es trasladado al Hospital de Bellvitge que forma parte del “Código Ictus”. Una vez en Bellvitge el paciente debe esperar para ser intervenido quirúrgicamente bien por falta de quirófano o bien por falta de Cirujano.

Esto deja claro que a pesar de ser el Hospital de Bellvitge uno de los 2 centros (antes de los recortes eran 6 centros) en los que se concentra el Código Ictus, dicho protocolo se incumple. Era de esperar teniendo Bellvitge recortadas sus unidades de Neurología y Neurocirugía en un 33%.

El Conseller Boi Ruiz y el Gobierno de CIU no tienen ninguna credibilidad tanto en sus declaraciones como en sus intenciones, pues lleva meses prometiendo que la atención en las enfermedades graves estaba garantizada. Están jugando con la vida de las personas.

A su vez el Hospital de Bellvitge sigue padeciendo el deterioro

constante de la calidad asistencial en general, hay déficit de entre 25 a 40 camas diario, con la consiguiente saturación de las Urgencias que ello implica.

Se están ingresando enfermos, al lado de otros enfermos que ya están en sus últimas horas de vida, vulnerando las mínimas normas de humanidad de permitir que los familiares de pacientes terminales tengan intimidad con sus allegados. No se cuida la psicología de otros pacientes, que pendientes de operación tienen que compartir habitación con quien ya está por abandonar este mundo.

No se están respetando los protocolos de las infecciones intrahospitalarias que tan alto nivel de contagio tienen. Se ingresa pacientes con MARSA (Staphilococcus Aureus Meticilin Resistent), con pacientes en aislamiento social (problemas sociales y de conducta). El control de las infecciones por Marsa depende

fundamentalmente del correcto aislamiento del paciente, es evidente que un paciente con aislamiento social no puede seguir las normas del aislamiento (lavarse las manos al entrar y salir de la habitación, ponerse una bata verde al salir, etc.)

Desde que se han iniciado los recortes ha aumentado a dos meses el plazo para intervenir situaciones oncológicas; intervenciones que deben realizarse en un plazo inferior a un mes, se están prolongando hasta dos meses y se prevé que estos tiempos se alarguen.

Así mismo, los Politraumatismos graves en los que también es vital el tiempo en que se tarde en atender al enfermo y de ello depende la vida del paciente o la gravedad de las secuelas, pasan de ser atendidos sólo en 6 centros, de 10 centros en los que se atendían hasta ahora. En Bellvitge uno de los Hospitales en los que

se va a concentrar la atención a esta especialidad, la unidad de Traumatología de este Hospital ha estado recortada desde el pasado 23 de Mayo en un 50%.

A pesar de haberse llevado a cabo un ERE en Clece (empresa subcontratada encargada de los servicios de limpieza del Hospital) que se prolongará por 2 años, la Dirección sigue sin informar de cuantas plantas no se van a abrir el 3 de Octubre, fecha en la que en teoría el Hospital volverá a la normalidad.

Desde la CGT denunciamos de nuevo la desinformación por parte de la Dirección, el oscurantismo sobre sus planes en los recortes, que no contribuyen más que a crear un clima de crispación entre los/as trabajadores/as del Hospital, y a la rumorología constante.

Las respuesta de lucha en el territorio Catalán en defensa de la Sanidad Pública va en aumento. El próximo 2 de septiembre la PUHC (Plataforma de Usuarios/as y hospitales catalanes) ha convocado 3 marchas a la Consellería de Sanidad, en la que no se descarta permanencia. Dichas marchas saldrán de 3 Hospitales emblemáticos por sus luchas: Hospital de Bellvitge, Hospital de la Esperanza y Hospital 2 de Mayo a las 16h para confluir a las 18h en la Consellería de Sanitat.

Trabajadores/as y usuarios/as del Hospital de Bellvitge, coordinaremos la marcha desde la puerta principal del Hospital como uno de los puntos de partida de Tarragona y Baix Llobregat hacia la Consellería.


Manel de los Riscos     Merce Martínez       Carlos Navarro

CGT-Bellvitge                CGT-Bellvitge         CGT-PrensaBarcelona

627 858 539                  699 060 670               649 83 94 90


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas