Durante los últimos años, los trabajadores y jóvenes de Cortes de la Frontera hemos sido víctimas de una situación de desempleo, precariedad laboral y de falta de futuro insostenibles. Cientos de vecinos decidimos no resignarnos a ser testigos pasivos de esta situación, y durante los dos últimos años, en un proceso de discusión y participación democrática, estamos haciendo el esfuerzo de buscar, discutir y presentar alternativas razonables al ayuntamiento para que nuestro pueblo salga adelante y podamos vivir con dignidad.

El anterior gobierno municipal del PSOE no entendió lo que estaba pasando. Cientos de vecinos participábamos activamente en la política municipal. El tiempo en el que un reducido grupo de personas decidían por los demás desde el ayuntamiento había terminado. Desoyeron las críticas a su gestión, inclinada dramáticamente al beneficio empresarial. Despreciaron todas las propuestas que priorizaban el bienestar de la mayoría, poniendo todos los recursos, ayudas y economía municipal al servicio de unos pocos empresarios.
Como quedó demostrado con los resultados electorales del 22-M, la gran mayoría de los vecinos de Cortes apoyamos el cambio en las urnas. El Partido Andalucista, de forma demagógica, e Izquierda Unida recogieron en su programa electoral todas y cada una de las reivindicaciones del programa que el comité de parados había elaborado durante meses de discusiones con trabajadores, parados y jóvenes, y consiguieron conformar un nuevo gobierno municipal.

El nuevo ayuntamiento no cumple sus promesas

En vez de cumplir sus promesas y de ponerse rápidamente manos a la obra aplicando una política distinta, lo que nos ofrecen es un espectáculo bochornoso de reparto de concejalías, sillones y contratos, además de un escandaloso cruce de denuncias, descalificaciones y acusaciones entre los propios miembros de la corporación. Parece que sólo estaban interesados en comerse ellos mismos el trozo más grande del pastel.
La situación ha llegado a tal punto de gravedad que se ha dejado de pagar los salarios a los trabajadores municipales y el ayuntamiento está al borde de la bancarrota. Evidentemente, el nuevo gobierno, al igual que el anterior no ha entendido nada de lo que está pasando en Cortes.
Las reivindicaciones y alternativas del comité de parados son un programa viable, razonable y que ofrece soluciones concretas a la situación de paro y de crisis económica que estamos viviendo. Es necesario que desde el ayuntamiento haya voluntad política de llevarlo a cabo apoyándose en los trabajadores y en la participación democrática de los vecinos en asambleas, cuyas decisiones sean vinculantes. Tras la negativa de nuestros representantes a reunirse con nosotros, hicimos una carta abierta a la atención de la corporación en la que presentamos una tabla reivindicativa que recogía los siguientes puntos:
· Pago inmediato a todos los trabajadores de los salarios atrasados.
· Explicación pública de las cuentas municipales.
· Explicación inmediata del cruce de denuncias que ha tenido lugar entre los propios miembros de la corporación.
· Dimisión inmediata de todos los cargos públicos salpicados en la gestión irregular de los recursos municipales.
· Conformación de un nuevo gobierno que garantice un cambio de rumbo en la gestión municipal.
· Celebración de los plenos municipales por la tarde para que así podamos asistir todos aquellos vecinos interesados.
En definitiva, que pusieran en marcha la maquinaria para cumplir todo lo prometido, contando con la participación directa de los trabajadores.

Movilizaciones y ocupación del pleno municipal por los vecinos

El 16 de septiembre celebramos una asamblea general, con unos 80 trabajadores, en la que aprobamos convocar una concentración para una semana después. Ésta fue todo un éxito, cientos de vecinos de Cortes expresamos nuestra indignación y más profundo rechazo a la gestión municipal. De manera espontánea, el pueblo empujó para que saliéramos en manifestación y así fue, en un ambiente de lucha y reivindicación.
Tanto el alcalde como los concejales han hecho oídos sordos, pero esto no van a poder mantenerlo mucho tiempo más. El pueblo, organizado a través del comité de parados, sigue adelante defendiendo lo que es justo, razonable y el bien para la mayoría. Así lo demostramos el 5 de octubre, llenando el salón de actos durante la celebración del pleno municipal. La presión de los 200 trabajadores que allí fuimos, consiguió que se diera la palabra a una representante del comité, a pesar de la negativa del alcalde. Durante esta intervención pusimos sobre la mesa nuestras reivindicaciones y expresamos nuestra indignación por la gestión municipal, demostrando a la corporación municipal que quien tiene el verdadero poder somos los trabajadores organizados. Ni siquiera se atrevieron a contestarnos, dando muestra así de la debilidad más absoluta.
Desde el comité de parados ya estamos trabajando y organizando nuestra siguiente acción, convencidos de que la única solución al desempleo que padecemos es la organización y presión colectiva.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas