El pasado 30 de marzo el gobierno del PP del Ayuntamiento de Jerez de la Frontera (Cádiz) aprobaba en el pleno municipal las nuevas medidas de ajuste para los trabajadores municipales con las que se acogerá al plan de pago a los proveedores. En concreto, se ha planteado un primer ERE de 390 trabajadores junto a una serie de medidas hasta el 2022 conformando un brutal plan de ajuste que, con diferentes ritmos, terminará afectando al conjunto de la plantilla y tendrá una gravísima repercusión en las conquistas sociales.

Despidos, recortes, privatización…

Este primer ERE, que recoge el despido en mayo de 300 trabajadores del ayuntamiento y otros 90 de empresas municipales, va acompañado de una oleada de recortes y retrocesos para el resto de trabajadores municipales: reducción salarial generalizada de al menos el 5%; amortizaciones de 250 personas por jubilación en cuatro años; subida de la tasa de basura en un 50%; una drástica reducción del 40% de la estructura de la administración; un segundo ERE en la televisión municipal, Onda Jerez, con 60 despidos de los 85 trabajadores que hay en la plantilla y una reducción salarial de hasta el 30%; así como la privatización de la gestión del servicio del agua. Esta avalancha de ataques es el plan del PP para garantizar el pago de los intereses a los bancos en 2012, y se prevé la cuantía y el ritmo de los recortes hasta 2022: dos millones de euros este año, 94 millones en 2013 y 100 entre 2014 y el año final del plan.
El objetivo es desmantelar todos los servicios públicos, que las empresas privadas terminen acaparando el control de los servicios municipales para hacer negocio con los bienes públicos y seguir garantizando los ingentes beneficios de la banca a través de la especulación con la deuda de las administraciones. Mientras, las familias trabajadoras sufriremos el retroceso de todos los derechos sociales que tanto costó conseguir y pagaremos el enorme endeudamiento que tiene el ayuntamiento de Jerez (958,7 millones de euros) debido no sólo a la crisis capitalista sino también a la política de desviar dinero público al sector inmobiliario.

Saqueo y especulación a costa de los trabajadores

Lo único que garantiza este plan de ajuste es el saqueo de las arcas públicas. Lo que el ayuntamiento se ahorra en despidos y recortes va directamente a la banca, tan sólo por colocar dinero prestado por el BCE (al 1%) en las administraciones, eso sí, al 5%. Sólo este año, en concepto de intereses de la deuda los bancos se van a llevar del ayuntamiento de Jerez 16,4 millones de euros, y durante ocho años tendrá que pagar 42,64 millones anuales. Ni siquiera los proveedores*, con los que el gobierno del PP agita para llevar adelante estos planes draconianos de recortes, se van a ver beneficiados, ya que éstos tienen grandes deudas contraídas con los bancos. Cuando reciban el dinero de los ayuntamientos van a ir inminentemente a los bancos para saldarlas, y nuevamente asegurar los beneficios de los bancos con dinero público.
Además, la banca tiene una vía para seguir especulando con las deudas de los proveedores e incrementar los intereses del 5%. Consiste en ofrecer a los proveedores comprar sus facturas con un descuento, éstos lo aceptan para cobrar antes sus deudas y sirve para que los bancos ganen en torno al 10% adicional. Esta operación se conoce como factoring, los bancos se quedan con las facturas, que luego cobrarán al fondo destinado al pago de proveedores. Un doble negocio, compran facturas con menos valor y dan créditos a un alto interés.

Extender la movilización

De momento desde la dirección de CCOO, UGT y CGT sólo se ha llegado al acuerdo de hacer diferentes concentraciones, ampliamente respondido por la plantilla y el conjunto de la clase obrera jerezana a pesar del intento de represión por parte del PP con el tremendo despliegue policial el día de la concentración, haciendo un llamamiento a la necesidad de diálogo con el ayuntamiento. Pero esto es claramente insuficiente. Es imposible parar este ataque aislando la lucha en Jerez o sólo con concentraciones. El plan de pago a proveedores está teniendo un impacto directo en centenares de ayuntamientos de ciudades y municipios (Jaén, Sevilla, Cádiz, Algeciras, Granada, Soria, etc.), golpeando duramente a los trabajadores con planes de ajuste muy similares al de Jerez.
Es necesaria la convocatoria de una huelga general del conjunto de los trabajadores de los ayuntamientos que busque la solidaridad y el apoyo del conjunto de la clase trabajadora y la juventud haciendo un llamamiento a defender las conquistas y los servicios municipales y que entronque con un plan de movilización más amplio, con una huelga general de 48 horas en contra de todos los ataques.

* Ver artículo “Medidas del PP para pago a proveedores desde los ayuntamientos. Un nuevo saqueo a las cuentas públicas y el gasto social”, en El Militante nº 259, abril 2012.

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas