Los Mossos d’Esquadra  se personan en casa del secretario general del Sindicat d’Estudiants de Catalunya por su participación en un piquete en Cornellá el 14-N

El 3 de diciembre los Mossos d’Esquadra se presentaron en el domicilio de Borja Latorre, secretario general del Sindicat d’Estudiants de Catalunya, y en la de otro miembro de la comisión ejecutiva del SE, para llamarles a declarar en comisaría por su participación en un piquete informativo en la huelga general del 14-N en Cornellá. Ese día, varios afiliados del Sindicat d’Estudiants, entre los que se encontraba Borja Latorre, fueron abordados por un numeroso grupo de Mossos d’Esquadra cuando se dirigían a sus casas tras participar en el piquete informativo.
Los compañeros fueron retenidos e identificados por los agentes, que les acusaron de haber hecho pintadas, algo que no ocurrió, y que en cualquier caso no puede ser excusa para incriminar a la juventud que lucha.

Acoso contra los que luchamos

Más de quince días después, los compañeros han recibido llamadas telefónicas desde números ocultos durante la noche, han sufrido visitas a domicilio de agentes con el objeto de alarmar a sus padres y familiares, a la vez que han sido amenazados en varias ocasiones con ser detenidos y retenidos en los calabozos de comisaría, todo esto sin existir ningún requerimiento judicial ni prueba al respecto. Un verdadero escándalo que forma parte de la brutal campaña de criminalización que sufrimos quienes nos movilizamos en defensa de nuestro futuro y contra los ataques de la derecha, tanto del PP como de CiU, a la clase trabajadora y los jóvenes.
Desde el Sindicat d’Estudiants denunciamos esta campaña de persecución y acoso. El Departament d’Interior, con Felip Puig a la cabeza, se ha destacado en esta ofensiva que intenta, por la vía de la represión policial, amedrentarnos y cercenar nuestros derechos democráticos de expresión, reunión, manifestación y huelga. Lo pudimos ver en el desalojo brutal de la Plaza de Catalunya, contra los acampados del 15-M; lo hemos visto en numerosas manifestaciones, donde la infiltración policial previa a los disturbios es una constante; y lo hemos vuelto a ver en el 14-N, con escenas brutales de represión como la del estudiante de 13 años golpeado en Tarragona, o la trabajadora que perdió un ojo en Barcelona fruto de la salvaje intervención policial.
Por todo ello, desde el Sindicat d’Estudiants exigimos al departament d’Interior que cese en su persecución policial y judicial contra activistas de la izquierda, contra sindicalistas, trabajadores y estudiantes que luchan contra los recortes. Exigimos también la libertad y retirada de cargos contra todos los afectados por las detenciones y denuncias por su participación en la huelga general, así como la dimisión del conseller d’Interior por su responsabilidad directa en estas actuaciones antidemocráticas.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas