Los ataques salvajes contra la educación pública se recrudecen: en Catalunya CiU inició la ofensiva  con un recorte de cerca de un 8% del presupuesto educativo (recortando el gasto corriente en los institutos y poniendo en peligro miles de puestos de trabajo). En Madrid, hace unas semanas Esperanza Aguirre anunciaba el despido de 3.200 profesores interinos. Los gobiernos del País Valenciano, Galicia, Navarra, Castilla La Mancha, Extremadura…, también han aprobado el despido de miles de profesores. De llevarse a cabo estas medidas supondrán que la escuela pública pierda en este curso hasta 15.000 profesores, además de una reducción muy importante de los presupuestos necesarios para sostener los gastos corrientes de los centros de enseñanza. Una agresión que no hace más que profundizar las leyes adoptadas tanto por el gobierno central como por los autonómicos en estos últimos años, y que han perjudicado gravemente nuestro derecho a recibir una enseñanza pública de calidad al tiempo que favorecen el negocio de la enseñanza privada. El objetivo fundamental de estos ataques (que también afectan a la sanidad y otras prestaciones sociales) es muy claro: dedicar el dinero público al pago de intereses multimillonarios por la deuda a la gran banca, tal como han aprobado en el parlamento el PP y el PSOE con la reforma constitucional. La educación pública está sufriendo la ofensiva más brutal desde la caída de la dictadura franquista. Y, como la experiencia ha demostrado, la única manera de frenarla es con una contestación social masiva, bien organizada y que vaya a más: con la lucha unificada de de decenas de miles de estudiantes y profesores, y conquistando el apoyo del conjunto de los trabajadores a nuestra causa.

¡Tenemos fuerza para frenar los ataques!

Los recortes contra la educación pública no se pueden separar de las demás medidas que se están tomando por parte de los distintos gobiernos a escala internacional, sean de derechas o socialdemócratas: leyes, decretos y contrarreformas en beneficio exclusivo de los grandes banqueros y empresarios, que siguen amasando fortunas y enriqueciéndose a costa del dinero público que les llega a manos llenas.
Las vacaciones de verano han sido el momento elegido para que el gobierno del PSOE, haciendo oídos sordos a los intereses de la mayoría de la sociedad, aprobara reformas que empeoran aún más las condiciones de vida y trabajo de cientos de miles de jóvenes, como el encadenamiento indefinido de los contratos temporales o el contrato de aprendizaje hasta los 30 años, con salarios  de miseria y condiciones laborales pésimas. A pesar de que el gobierno intenta aparentar que los recortes educativos son cosa exclusiva del PP, ellos han asfaltado el camino con sus planes de ajuste, reformas laborales y recortes del gasto social. El ejemplo más claro es que la ministra de Economía del gobierno del PSOE, Elena Salgado, ha aplaudido públicamente el recorte del 20% de los presupuestos impuestos por el PP en Castilla-La Mancha, señalando que éste era el camino correcto. El desmantelamiento de la enseñanza pública que pretenden llevar a cabo los gobiernos del PP en muchas comunidades autónomas, anticipa sus auténticas intenciones cuando lleguen al gobierno central.

Huelga general de estudiantes el 6 de octubre. Un paso adelante para unificar la lucha y confluir en  una huelga general de toda la comunidad educativa

Los jóvenes estudiantes hemos aprendido mucho de los acontecimientos. Con la irrupción del movimiento 15-M y las manifestaciones masivas que hemos protagonizado desde mayo, la idea de que la unión hace la fuerza y que la movilización es la única alternativa útil contra los ataques, ha sido brillantemente confirmada por la vía de los hechos. Si hemos podido tomar la calle, conquistar las plazas, hemos desafiado al gobierno en plena jornada de reflexión electoral, hemos enfrentado la represión, qué no podríamos hacer organizándonos en cada instituto o en cada empresa con métodos democráticos, basados en las asambleas, la participación directa, la extensión y la unificación de la lucha. Desde el Sindicato de Estudiantes pensamos que ese es el camino a seguir.
En este contexto, para defender la educación pública es imprescindible avanzar en la movilización. Los principales sindicatos docentes han convocado huelgas y movilizaciones de profesores en Madrid, Galicia, Navarra…, que el Sindicato de Estudiantes apoya con rotundidad, llamando a los estudiantes a participar en las manifestaciones y a secundar las huelgas convocadas por el profesorado. Pero es necesario entender que los ataques son los mismos en el conjunto del  Estado, y por eso debemos unir nuestras fuerzas para luchar todos juntos al mismo tiempo. Nada justifica que esto no sea posible. Por eso  defendemos la necesidad de unificar las movilizaciones de profesores, estudiantes, madres y padres de alumnos, con una huelga general de toda la comunidad educativa.
Con este propósito y como un paso en esta dirección, el Sindicato de Estudiantes convoca a la huelga general a los estudiantes de Enseñanza Secundaria de todo el Estado el 6 de octubre, y hacemos un llamamiento público a los sindicatos de clase del profesorado, a las Asociaciones de Madres y Padres, a todas las organizaciones juveniles y de izquierdas, especialmente al movimiento del 15-M y a todos los que hemos participado en las manifestaciones durante los últimos meses, para confluir ese día en una gran movilización en defensa de la educación pública en todas las ciudades. ¡Hay que unir y no separar!

Para preparar el éxito de la huelga y las manifestaciones del 6 de octubre es fundamental organizar asambleas democráticas en todos los centros de estudio, para debatir esta agresión contra la enseñanza pública y las reivindicaciones que vamos a defender, tanto las que propone el SE como las que puede plantear cualquier compañero. ¡Todas las propuestas son importantes y necesarias! Al mismo tiempo hay que organizar comités de lucha integrados por todos los estudiantes que sea posible, realizar propaganda en los centros, asambleas por clases, pegadas de carteles, pancartas, lograr el apoyo de los profesores y el AMPA, y salir a las calles de nuestros barrios y pueblos para informar a los trabajadores y vecinos de nuestra movilización. Debemos lograr una asistencia masiva a las manifestaciones para demostrar nuestro rechazo más contundente en la calle, y continuar la movilización con nuevas jornadas de huelga hasta derrotar estos planes y garantizar nuestro derecho a una educación pública de calidad.
· No a los recortes del presupuesto. Aumento drástico de los recursos materiales y humanos para los centros de estudio públicos.
· Ni un solo profesor despedido. Convocatoria de plazas suficientes para garantizar un ratio reducido de estudiantes por aula y asegurar la calidad de la enseñanza pública. Ninguna merma en las condiciones laborales del profesorado y el Personal Laboral.
· En defensa de la enseñanza pública, basta de subvenciones públicas a la enseñanza privada.
· Dignificación de la FP.
· No a la selectividad económica y académica para entrar en la universidad. Basta de aumentar las tasas académicas y de endurecer las normas de permanencia y acceso en la universidad pública. No queremos que haya miles de no admitidos como ocurre todos los años.
· Por un puesto de trabajo digno al terminar los estudios. No a los contratos basura y a los salarios de miseria. Empleo digno y bien pagado ¡Basta de precarización del empleo!
· Contra el paro juvenil. Subsidio indefinido de 1.100 euros al mes para todos los parados hasta encontrar un empleo.
· Basta de regalar dinero público a los banqueros, empresarios y especuladores. ¡Que se nacionalice la banca para emplear los recursos que generan los trabajadores en obras públicas, sanidad y educación, dando empleo a millones


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas