¡Hay que ocupar todos los centros de trabajo y extender la lucha para ganar esta batalla!

Comunicado conjunto de Izquierda Revolucionaria, Sindicato de Estudiantes y Sindicalistas de Izquierda

Todo el apoyo de la clase obrera para conseguir la victoria de nuestros compañeros y compañeras de Nissan

Este 28 de Mayo la multinacional Nissan comunicaba oficialmente al Gobierno el cierre de sus factorías de la Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca. Tras obtener beneficios durante décadas explotando y recortando derechos a los trabajadores, tras llenarse los bolsillos aprovechándose de un sinfín de subvenciones y ayudas públicas, estos parásitos muestran su desprecio por los trabajadores y sus familias echando a más de 3.000 a la calle y provocando la destrucción de más de 20.000 puestos de trabajo indirectos.

Inmediatamente los trabajadores han tomado las calles en varios puntos de Barcelona paralizando el tráfico, respetando los protocolos de seguridad por la pandemia, pero mostrando su indignación y disposición a luchar hasta el final para impedir el cierre y defender los puestos de trabajo. Esta movilización ha despertado una ola de solidaridad entre el conjunto de la clase trabajadora de Catalunya y del resto del Estado.

Reflejando el tremendo apoyo a la lucha y la indignación existente, la CUP e incluso diputados como Gabriel Rufián (ERC) e Iñigo Errejón (Mas Pais) se han declarado a favor de que la empresa sea nacionalizada para mantener la producción y salvar los puestos de trabajo.

Por su parte, el vicepresidente Pablo Iglesias, tras afirmar inicialmente que "las nacionalizaciones son perfectamente posibles según la Constitución", hacía una referencia posterior completamente inaceptable a "no caer en la trampa de pensar que las nacionalizaciones son de izquierda". Lamentablemente Pablo Iglesias parece que cambia de parecer en función de la presión que recibe de la patronal, y aquí de lo que se trata es precisamente de lo contrario. Iglesias debe rectificar urgentemente y entender que este Gobierno debe tomar cartas en el asunto y defender los empleos. La nacionalización bajo control obrero es la única solución.

La lucha de Nissan debe convertirse en un punto de referencia para toda la clase obrera. Conseguir la nacionalización de Nissan, sin indemnización, y salvar todos los puestos de trabajo es perfectamente posible si los sindicatos con presencia en la empresa, y especialmente CCOO, UGT y CGT, lo defienden y orientan la lucha en este sentido. Lo mismo se puede decir del conflicto abierto en Alcoa, que sigue el mismo patrón de las multinacionales que se han llevado los bolsillos con las subvenciones del Estado, y con concesiones laborales y salariales constantes, pero que ahora abandonan a sus plantillas sin ningún miramiento.

Ocupar los centros de trabajo y extender la lucha

Los dirigentes de CCOO, UGT y CGT deben basarse en la fuerza de la plantilla, que es mucha, en los trabajadores de todas las empresas auxiliares, y en la población de Barcelona y de todas las localidades implicadas, para plantear un plan de lucha contundente tal como requiere la situación.

Un plan de lucha que debe pasar por medidas serias y a la altura de la agresión patronal:

1. Ocupación de todas las factorías de Nissan para evitar que la empresa pueda sacar maquinaria y desbaratar la producción. Establecer comités de control obrero en todas las factorías elegidos por la asambleas de trabajadores. Llamar también a los trabajadores de todas las empresas auxiliares a la huelga indefinida y la ocupación de todas ellas.
2. Convocar un plan de manifestaciones masivas en todas las localidades afectadas, llamando a participar a toda la población y especialmente a la juventud.
3. Por la importancia de la factoría catalana de Nissan, organizar la huelga general en toda la provincia de Barcelona, y utilizar esta jornada de huelga para extenderla al resto de localidades donde Nissan tiene factorías.
4. Coincidiendo con la huelga en Barcelona, que los grandes sindicatos llamen a un paro general de 24 horas en todo el sector de la automoción del Estado español, y a paros de solidaridad en todas las empresas del metal y astilleros, y puertos.
5. Exigir al Gobierno PSOE-UP y la Generalitat la nacionalización inmediata de Nissan, sin indemnización y bajo control de los trabajadores y un plan de inversiones que recupere la producción y mantenga la totalidad de los puestos de trabajo.

Durante la pandemia, los trabajadores de Nissan produjeron respiradores para las UCI, demostrando que la capacidad industrial de empresas como Nissan es vital para el conjunto de la sociedad y no puede ser destruida. Además, las actuales factorías de Nissan poseen tecnología y mano de obra cualificada para producir vehículos eléctricos tanto para el uso individual como para impulsar un transporte colectivo ecológicamente más sostenible y eficiente, maquinaria para la producción agrícola y cubrir otras muchas necesidades sociales.

Hoy es más posible que en cualquier otro momento a lo largo de las últimas décadas levantar una marea social de apoyo a la nacionalización de Nissan y generar la presión suficiente para obligar al Gobierno central y la Generalitat a aplicar esta medida y salvar los miles de puestos de trabajo amenazados por el cierre de Nissan.

Si los dirigentes de CCOO y UGT se niegan a defender la nacionalización y llevar a cabo el plan de extensión de la lucha que se necesita para conseguirla, los dirigentes de CGT tienen que plantear esta plan de movilización al conjunto de la plantilla de manera clara y decidida. Que se vote y se decida. Lo que nos jugamos es el presente y el futuro.

No hay ni un minuto que perder. Todo el dinero público e inversiones que el Gobierno central y la Generalitat están ofreciendo a Nissan debe destinarse a nacionalizar sin indemnización y reactivar la empresa bajo control de los trabajadores. Estos si velarán porque cada euro a invertir vaya a producir, no como ha hecho la multinacional durante los últimos 15 años, llevándose millones en subvenciones y ayudas mientras incumplía todos sus compromisos y reducía la producción al 20% de la capacidad productiva.

¡El Gobierno PSOE-UP debe cumplir con los trabajadores: nacionalización inmediata de Nissan, sin indemnización y bajo control obrero!

¡Ocupación de todas las factorías y extensión de la huelga a Renault y las empresas auxiliares y dependientes de Nissan!

¡CCOO, UGT y CGT deben convocar huelga en Barcelona y en todo el sector del automóvil del Estado!

¡Toda la solidaridad con los trabajadores de Nissan!

¡Su lucha es nuestra lucha!


Teoria Marxista

enlaceClasicos