Sí hay alternativa, ¡nacionalización de la empresa sin indemnización bajo el control de los trabajadores!

La lucha de Tubacex se ha convertido un REFERENTE para el movimiento obrero en Euskal Herrial. Cuando el día 49 de la huelga indefinida los trabajadores quemaban públicamente las cartas de despido, volvieron a reafirmar su determinación y unidad para responder al chantaje de los empresarios. Con este gesto han conectado con un profundo sentir de la clase trabajadora ante la ofensiva patronal generalizada en esta crisis.

Los trabajadores de Tubacex continúan realizando una lucha diaria e incansable desde que empezaron la huelga indefinida el 15 de febrero para frenar el ERE que pretendía despedir, inicialmente, a 150 trabajadores. Han realizado movilizaciones importantes para extender la lucha en toda la comarca y unificarla con otros conflictos. Las más importantes han sido el paro de 2 horas en la comarca de Ayala -norte de Álava- el 5 de marzo, la manifestación en Barakaldo junto con los trabajadores de PCB-ITP el 13 de marzo y la manifestación el 22 de marzo con el apoyo de 17 comités de empresa, que llenó una vez más las calles de Llodio.

Los trabajadores han plantado cara a las inútiles maniobras de los empresarios para intentar romper la huelga mediante el esquirolaje -tremendamente minoritario- y la represión policial. El Gobierno Vasco del PNV-PSE no ha dudado en mandar sistemáticamente a decenas de furgonas de la Ertzaintza desplegando los antidisturbios que han cargado brutalmente contra los trabajadores con las porras y las balas de foam, incluso llevando una tanqueta para despejar las barricadas, y además, amenazando con abrir diligencias policiales.

Sin embargo, el apoyo y la solidaridad a la huelga no para de crecer, desde numerosas plantillas de empresas, desde el comercio en la comarca, desde numerosos activistas de la izquierda, incluso deportistas o músicos y los partidos políticos EH Bildu y Elkarrekin Podemos.

Patronal y Gobierno Vasco unidos contra los trabajadores

El 18 de marzo la empresa le comunicó al comité de empresa que el ERE definitivo afectaría 129 empleos en las plantas de Llodio y Amurrio, con 95 despidos directos, 12 prejubilaciones y 22 bajas incentivadas. El 30 de marzo se conocía el cierre de la empresa Valvospain dejando en la calle a 79 trabajadores en Amurrio. Son golpes muy duros que tendrán un impacto directo en una comarca donde el paro es cada vez más grave. Se calcula que la perdida de estos puestos de empleo afecta al menos en 5.500.000 de euros anuales directos en la comarca.

img
Los trabajadores han plantado cara a las inútiles maniobras de los empresarios para intentar romper la huelga mediante el esquirolaje -tremendamente minoritario- y la represión policial.

La empresa y Urkullu han afinado la misma sintonía. El Lehendakari no ha cuestionado en ningún momento esta destrucción de empleo y lo único que ha pedido es diálogo a trabajadores y empresa para " explorar las vías para minimizar las salidas traumáticas, a través de recolocaciones, prejubilaciones, excedencias o salidas incentivadas". Mientras tanto, mandaba a las patrullas de la Ertzaintza y desde el GV se les regañaba a los mismos trabajadores que recibían los porrazos, diciendo que las actitudes violentas no son de recibo.

La empresa asegura en el comunicado del ERE final que “ha tratado de reducir el número de despidos presentando medidas alternativas tales como prejubilaciones, bajas incentivadas o un plan de recolocaciones mejorado”, que ha ofrecido a la representación sindical la posibilidad de “realizar ajustes en las condiciones laborales como alternativa para minimizar los despidos”, pero que al final despide directamente a 95 trabajadores “en aras de mantener el mayor empleo posible”.

Los empresarios de Tubacex en 2019, último año auditado, se repartieron 6 millones de euros de beneficios. Han recibido 8 millones de euros los últimos años de ayudas de la Administración pública. La propia empresa reconoce públicamente su solvencia: “Cerramos el año con una posición de liquidez, entre caja y disponibles, superior a 240 millones de euros, lo que contribuye a mejorar la solvencia del Grupo en el corto y medio plazo, haciendo frente a los vencimientos de deuda de los préstamos hasta bien entrado 2024" manifestó Jesús Esmorís, Consejero Delegado De Tubacex.

Hay que convocar ya huelga general para exigir la nacionalización de TUBACEX

Por eso mismo, ni se puede aceptar este ERE, ni su sustitución por un ERTE o por otras supuestas “alternativas” como prejubilaciones que no son cubiertas con nuevas contrataciones, excedencias voluntarias de 3 años cobrando 1.500 euros o bajas voluntarias indemnizadas con 60 días por año trabajado. Eso es “pan para hoy, y hambre para mañana”, como ya hemos visto en numerosos procesos de desindustrialización. La empresa y sus directivos acumulan ingentes beneficios, y solo aprovechan esta crisis para dar una nueva vuelta de tuerca a la plantilla, creando las condiciones para mayores recortes y ajustes salariales en el futuro, e incluso para deslocalizar la empresa.

Por eso, tras el anuncio de los despidos, la empresa puso encima de la mesa el 27 de marzo un ERTE adicional con un 60% de reducción de la jornada laboral que afectará a 521 trabajadores desde abril hasta septiembre. La estrategia de intentar acordar una salida, perdiendo por el camino puestos de empleo que suponen más paro y precariedad es un error. Y como toda experiencia de lucha demuestra, la debilidad invita a la agresión.

La lucha de Tubacex se encuentra en un momento decisivo. Los trabajadores han demostrado que tienen un apoyo colosal. Es necesario redoblar la lucha apoyándose en esta fuerza, convocando una huelga general en toda la comarca de Ayala y hacer un llamamiento a que los sindicatos de EH convoquen una huelga general en Hego Euskal Herria en defensa del empleo, contra los recortes y la represión. Esta lucha se puede ganar al 100%, y es en definitiva una lucha del conjunto de la clase trabajadora ante la oleada de despidos colectivos, y los ERTEs que se convierten en sistemáticamente en ERE. Pone en cuestión la gran disyuntiva ante la crisis del capitalismo: o la paga el capital o los trabajadores.

Es una gran mentira que la empresa no tenga viabilidad por la crisis del petróleo y gas -por dedicarse a producir tubería para este sector-. La consigna de la “transición ecológica” es usada por empresarios e instituciones -demagógicamente y con aire progresista- para imponer una reconversión industrial que tiene efectos dramáticos para la clase trabajadora, al tiempo que empresas como TUBACEX se terminarán beneficiando de las multimillonarias ayudas europeas. Es mentira que se esté dando ninguna transición ecológica real y desde luego, ningún capitalista está preocupado por una “economía verde”. Lo único que está en juego aquí es el máximo beneficio para sus bolsillos.

Tubacex y otras tantas empresas se pueden convertir a la producción de las necesidades sociales de una manera verdaderamente ecológica, generando incluso más puestos de trabajo que las actuales. La cuestión es que, si los empresarios no quieren garantizar el empleo, condiciones dignas para la clase trabajadora y proteger el medioambiente, la única salida es expropiarlos y poner los medios de producción bajo control obrero.


Teoria Marxista

enlaceClasicos