Entrevista con Antonio Muñoz, trabajador del metal de Cádiz y militante de Izquierda Revolucionaria

Antonio Muñoz, trabaja en la UTE de Mantenimiento de los astilleros de Navantia en San Fernando y participó en primera línea en la huelga del metal en Cádiz. Forma parte de la dirección estatal de Izquierda Revolucionaria, ha sido fundador de la red de Sindicalistas de Izquierda y está afiliado a CGT.

El Militante: Han transcurrido ya dos meses desde la convocatoria de la primera jornada de huelga general en el sector del metal de Cádiz. ¿Qué balance haces de esta lucha?

Antonio Muñoz: En el calor de los acontecimientos dije que creía que con esta huelga estábamos haciendo Historia. Hoy me reafirmo en esa opinión. La huelga ha sido muchísimo más que una lucha por un incremento salarial o un convenio algo mejor. Ha sido el grito de rebeldía de una clase obrera que está siendo machacada desde la reconversión industrial que hizo el PSOE en los años 80 y que desde entonces solo ha vivido cierres de empresas, precariedad creciente, paro y pobreza. Con esta huelga lanzamos un contundente ¡Basta ya!, y ese grito se escuchó en todo el Estado español. Cientos de miles de trabajadoras y trabajadores, tan machacados por la explotación y la precariedad como lo estamos en Cádiz, se hicieron eco y nos apoyaron con entusiasmo. La huelga del metal de Cádiz ha marcado el camino.

Por eso hubo tanto miedo entre los empresarios y en el Gobierno de coalición PSOE-UP. Por cierto ¡qué vergüenza su comportamiento! Nos dieron completamente la espalda, a pesar de que somos nosotros, la clase trabajadora, los que los votamos y los llevamos hasta los despachos ministeriales. Tenían miedo de que el movimiento iniciado en Cádiz pudiera ser la chispa que desencadenara un nuevo estallido social de indignación y protesta, y por eso con una mano mandaron a los antidisturbios a que nos apalearan, y con la otra animaron a CCOO y UGT a firmar apresuradamente lo que la patronal tuviera a bien ofrecer para poner fin a la huelga.

EM: La huelga terminó, pero la represión continúa. ¿Por qué crees que el Gobierno del PSOE y UP actúa así?

AM: El Gobierno y los empresarios son conscientes de que la firma del convenio por CCOO y UGT, sin contar con las trabajadoras y trabajadores del sector, no ha acabado con el conflicto. La gente está muy cabreada, porque sienten que la maniobra de la burocracia sindical ha sido una puñalada por la espalda. Teníamos fuerza para ganar muchísimo más, para empezar a recuperar los derechos perdidos precisamente por culpa de la política de paz social de esos dos sindicatos. Así que el Gobierno intenta hacernos bajar la cabeza, quiere que se extienda la resignación y el desánimo. Por eso organizan redadas en los barrios obreros, detienen a compañeros y los acusan de delitos que podrían suponer años de cárcel. Nos quieren atemorizados, pero no lo van a conseguir. El día 15 de enero, en la gran manifestación contra la represión, les vamos a demostrar, una vez más, que la clase obrera de Cádiz, y lo digo bien alto, ¡no se rinde!

EM:
¿Cuáles son ahora las tareas más urgentes para poder retomar la lucha con más fuerza?

AM: Lo más urgente es dar una respuesta masiva a la represión. Esa es nuestra tarea prioritaria. Tenemos que conseguir que toda la población trabajadora de Cádiz vuelva a salir a las calles, como hizo durante la huelga, para obligar al Gobierno, a la policía y a los jueces a desistir de sus acciones represoras y a dejar a todos los compañeros detenidos libres y sin ningún cargo.

Pero también es muy importante continuar el trabajo del día a día de organizar el sindicalismo combativo. Como acabamos de ver, los dirigentes de CCOO y UGT se han aprovechado de nuestra desorganización. Por eso hace falta que nos organizemos en los sindicatos que de verdad son de clase, combativos y democráticos. Yo me esfuerzo por construir la CGT, pero en esta lucha estamos en unidad de acción con los compañeros de la CTM peleando por un sindicalismo al servicio de nuestra clase y que no se vende. Juntos, con el apoyo de los trabajadores y trabajadoras del sector, tendremos más fuerza para las próximas batallas por nuestros derechos y para conseguir un convenio digno.

EM: Por último ¿crees que es necesario que este esfuerzo por organizarse se extienda más allá del metal de Cádiz?

AM: Necesario se queda corto. Es vital llegar a todos los sectores y a la clase trabajadora de todo el Estado, empezando por los compañeros del metal de otras provincias. En diciembre visité a los compañeros de la Plataforma de Traballadores do Metal de Vigo, y fue muy positivo. Los compañeros de la CTM también han viajado a otros lugares del Estado para estrechar vínculos con todos los que luchan.

La precariedad y la pérdida sistemática de derechos afectan a millones en el Estado español. Si nos pusiéramos todas y todos en pie a la vez no habría en el mundo tanquetas suficientes para pararnos. Claro que, para eso, creo yo que es imprescindible armarnos con un programa que contemple todos los grandes cambios, los cambios revolucionarios que hay que hacer para que la clase trabajadora podamos al fin disfrutar de la riqueza que producimos con nuestro esfuerzo. Por eso estoy organizado en Izquierda Revolucionaria y animo a todos y todas a conocer nuestras ideas y luchar con nosotros.

 


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas