Somos la plantilla de trabajadores y trabajadoras de la Fundación Nuestra Señora del Camino (RESCO), en Mirasierra. Nuestro sector, desarrollado sobre la Atención a la Discapacidad Intelectual, posee una plantilla de 76 personas en la RESCO, entre las cuales podemos encontrar diversos perfiles profesionales: educadores, cuidadores, auxiliares de enfermería, DUE, psicólogos, coordinadores, personal de mantenimiento, recepcionistas, trabajadores sociales, preparadores laborables, adjuntos de producción, etc.

Poco a poco decidimos establecer un preaviso que convocase unas democráticas elecciones sindicales. Sin embargo, previamente al establecimiento (11 de abril) y aproximadamente hace más de un año, desarrollamos una campaña de afiliación a CCOO, central sindical que reúne la mayor representatividad de nuestro sector y por lo que consideramos que es ahí donde debemos luchar por un buen convenio en la Atención a la Discapacidad Intelectual. 
La candidatura de CCOO formada tras un amplio proceso de debate ha defendido y sigue mostrando a los trabajadores unos métodos y un programa sindical independientes a la dirección de la empresa. Además, tenemos el objetivo de trabajar para que nuestro sindicato sea realmente un arma eficaz en manos de los trabajadores para defender nuestros derechos, ya que nuestra experiencia nos ha llevado a observar que todo camino reformista, basado en la aceptación de la lógica del capitalismo, inmerso en una profunda y agresiva crisis, se repliega a los intereses de la privatización en los servicios sociales, socio-sanitarios y del sector de la Educación Privada. A lo largo de nuestro trabajo, observamos como los Centros Ocupacionales y Residenciales están pasando de manos públicas a unas pocas manos privadas, conllevando el empeoramiento de la atención al usuario y de las condiciones laborables. Para colmo, tenemos que soportar la demagogia, pues el empresario, cada día, predica su bondadosa actitud mediante la gestión privada de los servicios sociales, como si la privatización fuera el único camino para cubrir las necesidades de la sociedad o como si no escondieran un negocio lucrativo en cada fundación o centro supuestamente sin ánimo de lucro.

Nos presentamos con un programa de izquierdas

Nuestro programa sindical recoge tres compromisos importantes con el trabajador, previamente debatidos en reunión. Habla a todos los trabajadores y hacemos explícito que asumimos trabajar, durante cuatro años, en las mejoras de las condiciones de nuestros compañeros, mediante los puntos reivindicativos que se han ido recogiendo. Pero también señalamos que las mejoras a llevar a cabo tienen que estar enfocadas a todo el conjunto de los trabajadores, las cuales no deben de suponer retroceso alguno para ningún colectivo. Hacemos explícito que nuestro compromiso sindical no es sólo con los trabajadores de nuestro centro, sino con la clase trabajadora en su totalidad, pues, si en verdad deseamos alcanzar mejoras laborales, ello nos lleva irremediablemente a extender la lucha más allá de nuestras propias paredes. Por ello, asumimos el compromiso de realizar acciones dentro de nuestro sindicato, con la intención de mejorar nuestro convenio sectorial y para lograr interrelacionar los comités de la zona, con los trabajadores de nuestro mismo sector o de otros ámbitos. Desde nuestra concepción, consideramos que un comité tiene que ir más allá, en vista que el contexto externo a nuestro centro de trabajo también nos afecta directamente, como la jubilación y la pensión, la regulación de la inmigración, el derecho a una sanidad y educación públicas para todos, etc. Nos comprometemos a realizar acciones que mejoren la ordenación, regulación y la financiación de la Atención a la Discapacidad Intelectual en la Comunidad de Madrid. 
Finalmente, nuestro método es la participación directa en las movilizaciones y las asambleas que promuevan nuestro sindicato, junto a las  declaraciones y manifiestos que elaboremos. Recalcamos que deseamos dotar de poder al trabajador mediante la asamblea horizontal, democrática y con poder decisorio. Las decisiones las debe tomar el Comité mediante votación, previo debate, y ser trasladadas a los trabajadores en las reuniones que tengamos, para que sean ellos los que tomen la última decisión en las acciones a tomar, o mediante diversos canales informativos, como el Boletín Sindical, panfletos u otros. Ni el presidente del comité, ni ningún otro miembro del mismo puede tomar decisiones unilaterales y al margen del control del resto del comité y de los trabajadores. Este será nuestro modo de funcionamiento.

14 de junio, elecciones sindicales

El martes 14 de junio, de 15:00 a 19:00 horas, se abre la urna para que todos los trabajadores puedan ejercer su derecho al voto. Muy sorprendidos observamos que las plantillas, incluso las de fin de semana y de noche, hacen uso de presencia. Tras cerrar la mesa electoral, en torno a las 20:00 horas, comenzamos a escuchar y a ver los primeros síntomas de festividad entre los trabajadores, pues hemos ganado este primer asalto al conseguir mayoría en el Comité. Los resultados son los siguientes: de 66 personas que han votado, 38 votos han sido para CCOO, 21 votos ha obtenido el GITF, 5 votos el USO y 2 personas han votado en blanco. Ello hace que, de un comité de 5 representantes, 3 sean por CCOO y 2 por el GITF. Estos resultados son un gran logro teniendo en cuenta que la campaña contra nuestra candidatura y la presión hacia los compañeros que la componíamos y la apoyaban, por parte de la empresa, fue brutal.
A modo de conclusión, podemos decir que estamos ilusionados y creemos que con un comité que defienda unos métodos de lucha combativos, de clase y democráticos dotaremos al trabajador de un positivo panorama. También sabemos que todo no ha terminado en las urnas, pues estamos comenzando a caminar y más luchas han de venir.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas