En EMT, un mes más, seguimos en la lucha. Para refrescar la memoria de los lectores haré un breve repaso de lo acontecido el mes de abril. Durante el mismo se llevaron a cabo ocho concentraciones (recordar que por orden de la delegada del Gobierno en Valencia, Paula Sánchez de León, se nos prohibió cortar la calle), distribuidas en cuatro días. En dos de ellas se sumó a las mismas el Sindicato de Estudiantes, que es un habitual aliado en nuestra lucha.

Para la última semana de abril se da otro paso en la lucha y se convocan nuevos movimientos, esta vez, por fin, se trata de manifestaciones rompiendo así el cerco al que nos estábamos viendo sometidos. Las manifestaciones están disgustando bastante al Consistorio, que ve aireado entre los usuarios su mala gestión económica y del servicio prestado por EMT a través de las octavillas y de las pegatinas por todo el centro de la ciudad, las cuales intentan hacer desaparecer a toda costa.
En mayo la empresa da otro giro de tuerca, en la nómina de abril se nos arrebatan dos derechos más del convenio colectivo, lo que supone una merma acumulada aproximada de 3.000 euros por trabajador en lo que va de año. Lejos de empezar a negociar el convenio, que permanece en un impasse y sin respuesta por parte de la empresa, nos tememos que la paga extra de julio se recorte o intenten hacer efectivo el ERE de 208 compañeros/as.

Asamblea de la EMT: hace falta más contundencia

El día 2 de mayo ante las ganas por parte de la plantilla de endurecer la lucha, se celebra una nueva asamblea de trabajadores. En ella se proponen más fechas para seguir con las manifestaciones. A través de la Ley de Transparencia y a petición de los grupos de la oposición, en un pleno del ayuntamiento con presencia del comité de empresa, se consigue saber los salarios de los 11 miembros de la directiva de EMT individualmente, los cuales, sumados, ascienden a casi un millón de euros al año. Con ese dato en la mano, más los de los recortes que pretende la empresa en el servicio de autobuses y en las nóminas, se propone repartir octavillas a los usuarios en las manifestaciones, pegatinas con nuestras reivindicaciones, camisetas, etc. En la asamblea el Comité se presentó dividido: la mayoría (UGT, CCOO y APTTUV) planteó que “todavía no es el momento para hacer huelgas, hay que esperar”, mientras que TUC y CGT defendieron la necesidad de realizar huelgas. Desde la plantilla se alzaron voces para que la lucha fuera más contundente, sugiriendo la convocatoria de huelga. Otros apoyamos esta idea, insistiendo en la necesidad de prepararla concienzudamente, ganando a la opinión pública y confluyendo con el resto del sector público. Una vez más el Sindicato de Estudiantes estaba presente en la asamblea, y nos invitó a participar en la manifestación de estudiantes del 10 de mayo, con motivo de la jornada de lucha estatal contra los recortes en la educación pública y el tasazo; esta propuesta fue muy bien acogida por el colectivo y por el comité. Se propone también formar un grupo para la extensión de la lucha, dada la importancia de que cada vez seamos más los colectivos unidos por el mismo fin, a lo cual el Comité y los trabajadores damos vía libre.

El 10 de mayo confluimos con los estudiantes.
El 31, manifestación de todo el sector público

En la primera reunión del grupo de extensión de la lucha se acuerda establecer contacto con otras empresas o servicios públicos en movilización, entre ellos sanidad, Ràdio-Televisió Valenciana, Ferrocarrils de la Generalitat y educación, los cuales asistieron a la manifestación del 10 de mayo y se dirigieron a los asistentes en el acto final. Se empiezan a obtener así los primeros frutos. El siguiente paso fue participar en la multitudinaria manifestación del 22 de mayo, con motivo de la huelga estatal de profesores y estudiantes; allí repartimos octavillas que explican la necesidad de unir esfuerzos y colectivos en una lucha que debe ser conjunta, bien organizada y contundente, la cual, sí o sí, debe desembocar en una convocatoria de huelga general del sector público. En la octavilla repartida se invita a una reunión abierta, con fecha 6 de junio, para concienciar de la necesidad de dar este paso y organizar una campaña con esa consigna.
También tenemos por delante la manifestación contra los recortes en todos los servicios públicos, convocada para el día 31 de mayo, que esperamos sea tan masiva, al menos, como la del día 22, y en la que seguiremos repartiendo la citada octavilla.
Mientras, en EMT se han propuesto paros de cuatro horas por turno para los días 21, 22, 23 y 24 de junio, haciendo coincidir los de los dos últimos días con la celebración de la Fórmula 1 en Valencia y la Noche de San Juan. Exigiremos que dichos paros sean votados en la asamblea del 12 de junio, porque somos bastantes los que creemos que esa propuesta es insuficiente y poco contundente y estamos a favor de que dichos paros sean de 24 horas, bien organizados y buscando la confluencia con el resto del sector público. Mucho nos tememos que los servicios mínimos establecidos sean en torno al 70%, lo que, sumado a los aumentos de servicio que se realizan por esas fechas, supondría una oferta del 100% del servicio, ¡algo completamente inadmisible! Además, la empresa intenta desunir al colectivo, eligiendo siempre a los mismos compañeros para hacer los mínimos, y por tanto, a los que no son elegidos siempre se les descuenta el salario correspondiente a los paros, con una merma considerable en sus nóminas. Otra cuestión positiva para resistir durante esta lucha y poder extenderla en las mejores condiciones sería organizar una caja de resistencia.
Tenemos por tanto que seguir luchando pero de forma unificada y conjunta todos los colectivos, ya que es la única forma de detener esta aberración arcaica, desproporcionada e injusta a la que el gobierno llama ajuste, cuando debería llamarse estafa.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas