El pasado 1 de marzo, de forma completamente sorpresiva, la multinacional Pescanova se declaraba en preconcurso de acreedores (paso previo a la declaración de quiebra). El fututo de miles de puestos de trabajo está ahora amenazado. Un mes después, los dirigentes sindicales ni tan siquiera se han pronunciado.

Pescanova es la segunda multinacional pesquera más importante del mundo con 10.500 trabajadores, 1.100 en Galicia. Tan sólo en la comarca de Vigo cuenta con siete centros de trabajo entre frigoríficos, oficinas y fábricas. Su entrada en preconcurso de acreedores vendría motivada por su incapacidad para hacer frente a la devolución de créditos (200 millones de euros) que vencen este año. En este momento la empresa cuenta con un plazo de tres meses para renegociar su deuda con los bancos y evitar entrar definitivamente en concurso de acreedores.

Los sindicatos, desaparecidos

Un mes después de la entrada de Pescanova en esta situación, increíblemente, ninguno de los sindicatos presentes en la empresa (CCOO, UGT, CIG, CUT…) ha hecho el más mínimo comunicado público. ¿Cómo puede ser que la posible quiebra de uno de los motores económicos de Galicia no haya motivado ni la publicación de una nota? Solo podemos deducir que su mutismo responde a que no saben qué decir o peor: a presiones políticas y económicas al más alto nivel.

Hay que preparar ya la movilización

La empresa ha prometido que su situación no va a tener efectos sobre el empleo. Y esto lo dice la misma empresa que ocultó un desfase de mil millones de euros de deuda o que mintió a la CNMV con respecto a una inexistente votación unánime en el Consejo de Administración. Su credibilidad es cero. Si la situación de la empresa no se resuelve, más tarde o más temprano los proveedores dejarán de vender materia prima a las factorías. Y aunque las negociaciones con los acreedores den resultado, la empresa aprovechará esta situación para atacar las condiciones laborales y el empleo. De hecho, otras fábricas del sector en la comarca de Vigo están usando como ejemplo la situación de Pescanova para plantear un empeoramiento de las condiciones laborales.
Desgraciadamente, la dirección de CCOO está dando crédito a las palabras de la empresa y plantea en las fábricas que están “a la espera de ser recibidos por la dirección” y que resultaría contraproducente anticiparse a lo que pueda pasar. La absoluta tibieza sindical es un argumento más que empujará a la empresa a atacar.
Es urgente que los sindicatos convoquen ya asambleas en las fábricas para discutir la situación y para preparar la defensa frente a los ataques que van a venir. Los sindicatos deben poner en marcha toda su maquinaria (delegados, liberados, afiliados…) y elaborar un plan de acción. Enseñar los dientes ahora es la mejor forma de preparar a los trabajadores y de que la empresa se lo piense dos veces antes de atacar. Lo contrario, la pasividad y el silencio actual, invita a la agresión.

Si los empresarios van a quebrar la empresa, hay que luchar por su nacionalización

Pescanova ha recibido ayudas y subvenciones desde todos los ámbitos: Xunta de Galicia, caixas, fondos europeos. En estos momentos, la patronal gallega, CEG, ha pedido a la Xunta que “ayude”. La Xunta del PP, por supuesto, ha mostrado su absoluta disposición. El conselleiro de Economía afirmó que “el compromiso de la Xunta no tiene ningún tipo de duda. Me refiero a todo tipo de ayuda que pueda precisar tanto en el terreno institucional como económico” (La Voz de Galicia, 15/3/2013). Así funciona el capitalismo: con el dinero de los impuestos de los trabajadores se regalan millones a los empresarios.
Si los dueños de Pescanova no pueden sobrevivir sin dinero público, ¿qué sentido tiene que sea una empresa privada? Si los capitalistas abocan a la empresa a la quiebra o la destrucción de puestos de trabajo, los dirigentes sindicales deben exigir su expropiación sin indemnización, para que sea gestionada con la participación de los trabajadores y garantizar el futuro de la empresa.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas