concentracin_IvonneEl 2 de diciembre se celebró en Terrassa (Barcelona) el juicio por la readmisión de Ivonne García, que fue despedida el pasado 27 de junio por represión sindical. Antes de ser despedida, Ivonne llevaba varios meses desarrollando una intensa actividad sindical.  Destacó en su empresa en la lucha por la defensa del convenio colectivo de masas congeladas, que Europastry se niega a negociar con el fin de que desaparezca. Intervino en varias asambleas, participando activamente tanto en la huelga general estatal del 14 de noviembre de 2012 como en la huelga del 23 de mayo de 2013 en Catalunya en defensa del convenio, en la que estuvo en los piquetes. También ha promovido la la formación de la sección sindical de CCOO.  Precisamente, uno de los objetivos que Europastry buscaba al despedir a Ivonne era provocar el miedo en la plantilla y cortar su incipiente organización. No se trataba de un despido disciplinario por un supuesto error muy grave de la compañera, sino un claro caso de represión sindical, expulsando a una trabajadora que se estaba significando dentro de la plantilla y que encarnaba un sindicalismo de lucha y combate muy alejado del gusto de Europastry.

El juicio iba a celebrarse el pasado 25 de octubre, pero tuvo que ser aplazado debido a la huelga indefinida de los funcionarios de justicia que se convocó dos días antes. El 2 de diciembre, como en la anterior ocasión, se celebró una concentración en la puerta de los juzgados de Terrassa que ha sido todo un éxito: Participaron una treintena de compañeros para apoyar a la compañera, entre los que se encontraban delegados de CCOO de Gedesco-Maheso, de CGT de SERMUNEGISA (Girona), entre otros delegados de distintas empresas, militantes de EUiA, y compañeros de El Militante y del Sindicato de Estudiantes. Durante la media hora anterior al juicio, se cantaron consignas en contra de la represión sindical y en defensa de la readmisión de Ivonne, atrayendo la atención tanto de los jueces como de los funcionarios que trabajaban ese día en los juzgados, así como de los usuarios. Contamos con la presencia de medios de comunicación, y tras un saludo de la compañera, defendiendo la lucha como único camino para parar los ataques que sufrimos los trabajadores, se celebró el juicio con la sala completamente llena de trabajadores y jóvenes que se solidarizaban con ella.

concentracin_Ivonne_2La actitud de la abogada de la empresa fuedesde el principio muy violenta: Basó su defensa en la supuesta imposibilidad de cometer un error, debido a que según ella, en Europastry tienen un sistema informático “infalible” que no deja lugar a las equivocaciones, por lo que Ivonne había actuado a mala fe y por tanto el despido debía ser disciplinario. Además, mostró un tremendo desprecio y un descarado cinismo, al sugerir que Ivonne había organizado una caja de resistencia para enriquecerse, y que no había desarrollado actividad sindical alguna. La abogada llegó a insistir en que si Ivonne era una sindicalista, ella misma tendría que ejercer su defensa, sin necesidad de un abogado. También intentó centrar la defensa desprestigiando la sección sindical constituida en Europastry oficinas días antes del despido de la compañera, argumentando que no se podía constituir debido al supuesto número limitado de afiliados con que cuenta CCOO en la empresa. El culmen de su cinismo quedó patente cuando, con un lenguaje totalmente agresivo que incluso le valió una llamada de atención por parte del juez, intentó darle la vuelta a la realidad, afirmando que se sentía molesta porque Ivonne utilizaba el tema sindical para, según la abogada, protegerse ante un despido disciplinario, a su parecer totalmente merecido. Según la empresa, el despido se debía a una continua falta de atención de la compañera en su puesto de trabajo –de la que Ivonne en ningún caso había sido apercibida-. Europastry trataba de dar una imagen de empresa modelo, que no aplica represión sindical alguna, y que respeta el derecho a huelga, lo cual contrastaba abruptamente con los propios datos que dio la abogada al enumerar el abultado número de trabajadores de Europastry que han secundado huelgas y que han sufrido, posteriormente, distintas modalidades de despidos. Desde luego no se trataba de ninguna coincidencia.

Por parte de la empresa testificó Emilio Becerra, superior y responsable directo de Ivonne en el departamento de facturación, contradiciéndose en varias ocasiones. Especialmente importante fue el hecho que admitiera que la decisión de despedir a la compañera se tomara un día antes del supuesto error tan grave que ella había cometido. Este hecho se ratificó con el testimonio de una trabajadora que participó en el proceso de selección de un puesto de trabajo que se ajustaba como un guante con el puesto de trabajo de Ivonne: Había un proceso de selección de personal en Europastry  pidiendo una persona para el departamento de facturación desde el mes de mayo, fecha muy anterior al “grave error” cometido por la compañera. El anuncio, como admitió el propio Becerra, demandaba exactamente las mismas funciones que Ivonne ejercía en su puesto de trabajo. Otra de las contradicciones del testimonio del jefe de Ivonne fue cuando admitió que era fácil equivocarse en la facturación, pues es un sistema muy complejo, si no se prestaba totalmente la atención al momento de facturar, con lo que se puso en evidencia la supuesta “perfección del sistema informático, que no daba lugar a errores”.

Finalmente, salió a testificar en contra de la compañera, la actual delegada por UGT y miembro del comité de empresa de Europastry oficinas, Silvia Membrives, anteriormente delegada por CCOO. Vergonzósamente, Silvia Membrives acudía como testigo de la empresa para negar la actividad sindical realizada por Ivonne. Al ser interrogada por el abogado de la compañera, salió a relucir una reunión que tuvieron las dos con otra trabajadora y con representantes de CCOO de la Federación Agro-alimentaria, que se hizo en horario laboral, con lo cual Ivonne tuvo que ponerlo en conocimiento de su jefe (que tampoco negó que esa reunión se hubiera celebrado), en la que se discutió precisamente la posibilidad de adelantar las elecciones sindicales. Al principio Silvia Membrives negaba ningún trabajo sindical de Ivonne, para luego reconocer que esa reunión sí se había celebrado. Posteriormente Membrives también tuvo que admitir que ella e Ivonne tuvieron una discusión sindical, debido a que Ivonne había llamado personalmente a una responsable del sindicato de acción sindical. Su tajante afirmación de que Ivonne no había desarrollado actividad sindical alguna quedó bastante en entredicho. Membrives reconoció que su paso de CCOO a UGT estuvo motivado por su rechazo a “como CCOO había llevado el tema de Ivonne”. Además, a través del testimonio de otro compañero de CCOO, se explicó el reparto de octavillas que Ivonne venia realizando en las plantas de fábrica de Europastry –en el caso señalado una hoja contra los despidos producidos en la planta de Sarral de Europastry-, o la intervención de Ivonne en un piquete que se realizó a las puertas de la fábrica que la compañía tiene en Barberá del Vallès. El que una delegada de un comité de empresa testifique en contra de una compañera que ha sido despedida por luchar es vergonzoso. Estos elementos deberían de ser inmediatamente expulsados de los sindicatos, por ser agentes de la patronal, únicamente interesados en salvar su posición por encima de los intereses de los trabajadores.

Durante estos meses los compañeros de Ivonne hemos desarrollado una campaña de solidaridad en la que hemos recogido más de 500 adhesiones de sindicalistas y activistas del movimiento exigiendo la readmisión de la compañera. Esta tremenda muestra de solidaridad también se ha materializado en el dinero conseguido en la caja de resistencia que organizamos, un dinero que a diferencia de lo que esgrimía la abogada de Europastry, no era para que Ivonne –sin otros ingresos ahora mismo que el paro- se enriqueciese, sino para poder financiar los gastos derivados de la lucha. De esta manera hemos demostrado que sí que se puede luchar y seguiremos luchando hasta el final por lo que es justo: que Ivonne se reincorpore a su puesto de trabajo para ganarse su sustento, pero también para seguir en primera línea en la defensa de os derechos de los trabajadores de Europastry.


banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas