Ante esto, los trabajadores han ocupando las instalaciones para impedir que la dirección de la empresa las desmantele, llevándose la maquinaria. La ocupación se ha organizado por turnos, para garantizar la presencia de trabajadores en todo momento. Así han despedido el año un numeroso grupo de los mismos, arropados por familiares y por la solidaridad de los vecinos, algunos de los cuales ya se han ofrecido a participar en el encierro si fuera necesario.
Ahora, los trabajadores recurrirán sus despidos con el objetivo de conseguir la anulación del ERE. Sin duda, la mejor manera para lograrlo será la unidad de la plantilla y la solidaridad del resto de los trabajadores para sacar la lucha a la calle de manera masiva y seguir defendiendo: ¡Tenneco no se cierra! Para ello, además de mantener la ocupación, los trabajadores han dado un paso importante, impulsando la unificación de la lucha con otros conflictos abiertos, como el de Duro Felguera, donde peligran más de 100 empleos, los trabajadores de LIBERBANK, afectados por un ERE y otras empresas amenazadas de cierre como Benito Sistemas.
Los dirigentes sindicales de CCOO, CSI y UGT deben impulsar decididamente estos procesos, incorporando a más sectores a la lucha, como la minería, y elaborando un plan de movilizaciones ascendente que incluya la huelga general en Asturias contra la destrucción de empleo.


banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas