La derrota del laborismo en las elecciones de 2010 no respondía a un giro a la derecha por parte de los trabajadores, sino al rechazo a su política antiobrera y en beneficio de los ricos. Así, el gobierno conservador de Cameron, en alianza con los demócrata liberales, fue desde el primer día un gobierno débil y contestado en la calle. Las gigantescas manifestaciones estudiantiles contra la subida de las tasas universitarias, la masivas movilizaciones contra los recortes, la exitosa huelga en el sector público o la mayor huelga general en treinta años el pasado diciembre dejaban clara la intención de luchar de los trabajadores. El pasado 2011 supuso en Reino Unido una auténtica explosión. Los resultados en las elecciones municipales a principios de mayo han vuelto a remarcar el rechazo de las masas a las medidas de ajuste del gobierno tory-liberal y ha permitido una importante victoria de los laboristas en un tercio de los municipios de Reino Unido. Logran el control de 75 de los 181 municipios en los que se celebraban elecciones (un aumento de 32 respecto a los que tenían hasta ahora) y un aumento espectacular de 823 concejales alcanzando un total de 2.158. Los conservadores, por su parte, han perdido 12 municipios, quedándose en 42, y 405 concejales, llegando a 1.005. Los liberales se han quedado con 6 municipios (uno menos de los que tenían) y 431 concejales, que supone una pérdida de 336. Lo único con lo que los conservadores han podido consolarse ha sido con la reñidísima victoria de Boris Johnson en Londres, mientras que los laboristas han recuperado Birmingham, la segunda ciudad de Inglaterra por población, así como otras zonas importantes como Glasgow, Cardiff o la alcaldía de Liverpool.
Es importante destacar que esta respuesta en el frente electoral, unida a la movilización en las calles, se da cuando apenas un 10% de las medidas de recorte en el sector público que se anunciaron en 2010 han sido llevadas a la práctica. Los datos de la situación social alcanzan niveles muy alarmantes: el paro oficial roza ya los tres millones, y destaca el aumento de los parados de larga duración; el 22% de la población, según datos oficiales, vive bajo el umbral de la pobreza, uno de cada tres niños se encuentra en esta situación. Estos no son los únicos índices que muestran la situación descarnada que viven muchas familias trabajadoras: según un estudio realizado por organizaciones caritativas la mitad de los profesores de secundaria encuestados habían observado casos de malnutrición entre sus alumnos. Reino Unido pasa por la peor crisis económica desde los años 30 y los últimos datos no parecen mostrar la luz al final del túnel. La producción sigue cayendo (un 3% en enero y febrero respecto a los mismos meses de 2011) y el nivel de exportaciones, especialmente a países europeos también desciende. La receta que los capitalistas tenían pensado aplicar está encontrando fuertes resistencias y los resultados de las elecciones municipales son una pequeña muestra de ello, a pesar de que los laboristas tampoco han generado un gran entusiasmo con su programa y su campaña. Sin embargo, la determinación de lucha de los trabajadores se pudo volver a ver en la huelga del sector público del 10 de mayo contra la reforma de las pensiones, en la que participaron 400.000 trabajadores y que culminó en masivas manifestaciones con la participación destacada de 30.000 policías.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas