El genocidio sionista en Gaza y la cuestión nacional palestina
¿Reconocimiento del Estado palestino? Un nuevo brindis al sol del Gobierno PSOE-Sumar
Elecciones Europeas. Las políticas capitalistas, racistas y militaristas de la UE dan alas a la extrema derecha
Guerras imperialistas, genocidio y totalitarismo. ¡Es el momento de unirte a los comunistas revolucionarios!
V. I. Lenin (1924-2024). Retrato de un revolucionario
Centenario de Lenin. Los artículos, tesis, manifiestos y trabajos teóricos del líder bolchevique en 1917
Más de 300 personas en la inauguración del Espacio Rosa Luxemburgo
Documento de perspectivas mundiales aprobado en el III congreso de Izquierda Revolucionaria Internacional
Lucha con los comunistas revolucionarios ¡Organízate en Izquierda Revolucionaria!

banner

banner

210406 13
210406 13


La gran banca española anunciaba recientemente sus espectaculares resultados en el primer semestre del año. Conjuntamente aumentan sus beneficios un 20,2% respecto a 2022 y ganan en total 12.386 millones de euros.

Estos datos, sumados al anuncio del gobierno de que se reduce la tasa de desempleo hasta el 11,68%[1] podría hacernos pensar que realmente la economía española va a toda máquina… y en realidad así es, pero solo para un puñado de capitalistas que se está haciendo de oro a costa del sufrimiento de millones.

Desglosando los datos por entidad, el banco Santander ha obtenido un beneficio neto de 5.241 millones, un 7.1% más que en 2022, Caixabank aumenta un 35.8% su beneficio y obtiene 2.137 millones, BBVA un 31,1% y se embolsa 3.878 millones…[2]

La banca española sigue la estela de otros grandes bancos europeos que no dejan de ver como sus ya abultadas cuentas rebosan, por ejemplo el HSBC británico ha obtenido un 113% más de beneficio que en el mismo periodo del año pasado alcanza los 15.401 millones.[3]

Librería"
La gran banca española ha aumentado sus beneficios un 20,2% respecto a 2022 y ganan en total 12.386 millones de euros.

La banca lleva varios trimestres seguidos anunciando cifras récord gracias a las subidas de tipos de interés que tras la última actualización del Banco Central Europeo se sitúa en 4,25%, la más alta en los últimos 16 años. Este incremento de los tipos están provocando una fortísima escalada de las cuotas de las hipotecas de unas familias cada vez más ahogadas en facturas impagables y, como efecto colateral, el aumento de los alquileres en un mercado como el español donde la vivienda pública es prácticamente inexistente.

Llueve sobre mojado

Mientras la gran banca celebra sus estratosféricos beneficios, en términos generales se produce una salvaje pérdida de poder adquisitivo. En lo que va de año los salarios han perdido un 1,2%, una cifra que puede no parecer tan abultada pero a a la que hay que sumar el tajo del 5,3%  en 2022, uno de los peores datos de la OCDE[4].

El alza de los precios del carburante, la electricidad y los alimentos básicos es una pesada mochila que las familias más humildes no podemos afrontar. Esto contrasta claramente con las raquíticas subidas salariales que se han ido produciendo en los últimos años mientras el margen de beneficio de las empresas se disparaba.

Los datos son claros. Según el Banco de España el 9% de las familias tiene problemas para pagar a tiempo su hipoteca o alquiler, casi el doble que de la media europea. Este dato significa que 1,6 millones de familias se encuentran en esta situación. Además el Estado español es el tercer país de la UE (por detrás de Grecia e Irlanda) con el mayor porcentaje de hogares que se han retrasado en el pago de la hipoteca o alquiler.

Pero lo anterior palidece con otro dato que muestra la auténtica realidad de la marcha de la economía española: un 26% de la población de nuestro país se sitúa en riesgo de sufrir pobreza o exclusión. En la Unión Europea, solo Rumanía y Bulgaria tienen un ratio mayor de personas en esta situación.[5]

Librería"
El alza de los precios del carburante, la electricidad y los alimentos básicos es una pesada mochila que las familias más humildes no podemos afrontar.

El acceso a una vivienda digna es imposible

Las subidas de tipos han hecho que el precio de las hipotecas no deje de aumentar. En total se ha visto incrementado en 3.000€ de media al año. Si a esto le sumamos el aumento interanual del precio de la vivienda, que se sitúa en un 6%, pensar en comprar una casa se ha convertido en un sueño al alcance de muy pocos.

Pero el panorama no es mejor para quienes tienen que alquilar una vivienda. Según Fotocasa, el precio del alquiler ha aumentado un 4,5% en el último año. El precio medio de una vivienda de 80m2 se sitúa en 928,8€ al mes, 11,61€ por metro cuadrado. Si analizamos los datos por territorios en Balears el precio ronda los 17,16€ por metro cuadrado, en Madrid 16,70€ y en Catalunya 15,94€[6].

La burbuja especulativa que experimenta el precio de la vivienda hace que en los territorios mencionados se paguen auténticas fortunas por sótanos sin ventanas, garajes reconvertidos o áticos de 15m2 donde se recomienda que la altura máxima del inquilino sea de 1,70m porque la gente más alta no cabe.

El coste de la vida no para de aumentar

Según los datos del Ayuntamiento de Madrid, una de las ciudades donde el precio de la vida es más elevado, el 11% de la población se vio obligado a recurrir a los servicios sociales, una cifra que duplica los datos pre-covid y que además se concentra en los distritos obreros del sur de la capital como Vallecas, Villaverde o Carabanchel[7].

No son ninguna casualidad estos datos, nunca ha sido tan caro acudir al supermercado como lo es actualmente. En conjunto los alimentos y bebidas se han encarecido aproximadamente un 12% con respecto a 2022. La leche ha subido un 24%, el aceite de oliva un 25%, las patatas un 23%, la carne un 11%...[8] podríamos estar horas enumerando los productos básicos que hoy son casi impagables para un importante sector de la población.

Cuando desde el Gobierno de coalición se nos habla de que la economía va como un tiro, o Yolanda Díaz se jacta de que rozamos los 21 millones de empleos, no se puede obviar la realidad que hemos descrito anteriormente. Los datos son concretos, y el sufrimiento de millones también lo es. La eliminación del IVA, las bonificaciones en el precio del combustible o el anuncio de los avales a jóvenes a través del ICO para la compra de vivienda o el impuesto a la banca no han servido para mejorar las condiciones de vida de las familias, sino que se han canalizado directamente a los bolsillos de los empresarios.

Librería"
Cuando desde el Gobierno de coalición se nos habla de que la economía va como un tiro, no se puede obviar la realidad que hemos descrito anteriormente.

Por eso a nadie puede extrañarle el silencio público de la CEOE. Es cierto que muchos, miles de empresarios, han movilizado esfuerzos para un triunfo electoral del PP y Vox. Pero también hay muchos, especialmente entre los grandes capitalistas, que son muy conscientes de lo bueno que es la paz social para los negocios, y tener a las cúpulas de los grandes sindicatos comiendo de su mano. Un escenario que un Gobierno con Abascal como vicepresidente podría cambiar rápidamente a otro mucho más conflictivo.

Por eso la izquierda realmente transformadora, los activistas y militantes de los movimientos sociales, los sindicalistas combativos no podemos arrastrarnos ni cegarnos por la propaganda. Defender una política socialista, que rompa con las reglas del juego que imponen los banqueros o la patronal, luchar consecuente por convenios y salarios dignos que hagan frente a la espiral inflacionaria, que ponga en marcha un movimiento masivo por vivienda pública y alquileres sociales, para poner fin a la pesadilla de los desahucios, de los recortes sociales, es el único camino.

A muchos no les gusta que estás cosas se digan. Siguen ensimismados con las alfombras rojas de las instituciones, con el confortable y mullido ronroneo de la moqueta. Han olvidado por completo dónde y cómo se arrancan derechos. Pero millones se lo recordaremos con nuestra acción diaria, y volveremos a gritar la gran verdad que la experiencia ratifica una y otra vez: la lucha está en las calles y no en el parlamento.

 

[1] https://www.epdata.es/datos/paro-espana-hoy-epa-ine/10/espana/106

[2] https://www.publico.es/economia/bancos-oro-familias-ahogan-alzas-ipc-tipos-interes.html

[3] https://cincodias.elpais.com/economia/2023-08-01/hsbc-duplica-el-beneficio-en-el-primer-semestre-hasta-los-15401-millones-y-recomprara-mas-acciones.html

[4] https://cincodias.elpais.com/economia/2023-07-13/espana-frena-en-2023-la-perdida-de-poder-adquisitivo-gracias-a-la-moderacion-del-ipc.html

[5] https://euroefe.euractiv.es/section/asuntos-sociales/news/espana-tercer-pais-de-la-ue-con-mayor-riesgo-de-pobreza-y-exclusion-social/

[6] https://www.fotocasa.es/fotocasa-life/alquiler/conoce-el-precio-de-la-vivienda-en-alquiler-en-tu-zona/

[7] https://www.madridiario.es/familias-recurren-servivios-sociales-madrid-se-duplica-tras-pandemia

[8] https://www.eldiario.es/economia/sube-super-han-encarecido-precios-producto-ultimo-ano-alimentos-luz-transporte-junio_1_8901588.html


banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas