Basta con recordar casos como los conocidos como “8 de Airbus” que se enfrentan a 66 años de cárcel por participar en un piquete en la huelga de 2010 en la planta de Airbus en Getafe (Madrid) o el caso de Tamara y Ana, dos trabajadores de Ponteumuiños condenadas a tres años y un día de cárcel por participar en un piquete en la lucha por el convenio de su sector. En total, la Fiscalía del Estado solicita más de 100 años de cárcel a los detenidos por participar en los piquetes de las dos últimas huelgas generales.

El último de los casos es el de Carlos y Carmen, activistas del 15M de Granada que durante la huelga general del 29M en marzo de 2012 participaron en un piquete informativo en su ciudad. En el juicio celebrado en mayo de 2013 el fiscal pidió un “sentencia ejemplarizante, no sólo para ellos sino para que a nadie se le ocurra hacer nada parecido”. Carlos y Carmen fueron condenados a tres años de prisión por  un delito “contra los derechos de los trabajadores”. Esta condena, como las anteriores, ha generado una oleada de protestas e indignación expresada en la manifestación del 30 de mayo que reunió a más de 5.000 personas en Granada y a una campaña de recogida de firmas que suma ya más de 16.000 firmas.

Desde la Corriente Marxista El Militante expresamos nuestro rechazo a esta política de acoso y represión contra los trabajadores que ejercen su legítimo derecho de ir a la huelga o a manifestarse y expresar su opinión, exigimos la suspensión de la condena y la absolución de Carlos y Carmen.

Firma aquí para exigir la suspensión de la condena de Carlos y Carmen


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas