Este 4 de mayo hay mucho en juego también para la juventud. El Gobierno de Ayuso llena los bolsillos de los empresarios privatizándolo todo mientras nos explotan con trabajos precarios y salarios miserables. Destrozan la educación pública y arrasan los ambulatorios, al tiempo que degradan nuestros barrios y los llenan de casas de apuestas. La lideresa nos habla de “libertad” pero se jacta de estar en el lado bueno de la historia cuando la acusan de fascista.

Ayuso ha hecho posible que Madrid ostente el récord de mortalidad durante la pandemia y no se ha cansado de criminalizar a la juventud y al movimiento feminista, de esparcir su veneno racista y machista, y ahora espera que aguantemos otros dos años más de su corrupción de la mano de los fascistas de Vox. ¡No lo podemos permitir!

Pero para vencer a la ultraderecha necesitamos luchar igual que han hecho los vecinos y vecinas de Vallekas, y que se apliquen políticas verdaderamente de izquierdas. No es de recibo que el Gobierno central siga sin derogar la reforma laboral ni la Ley Mordaza. Que Pedro Sánchez y los ministros del PSOE insistan en que la vivienda es un bien de mercado, rechacen reducir los alquileres y den carta blanca a los bancos y a los especuladores para hacerse de oro a costa de este derecho fundamental. No son políticas de izquierda las que regalan 200.000 millones de euros al IBEX 35 pero se niegan a subir el SMI y regatean recursos imprescindibles para establecer un escudo social digno de tal nombre, que haga frente a la pobreza y a la miseria creciente.

Pedro Sánchez y el PSOE, con sus constantes elogios a la monarquía, al emérito y a las instituciones del régimen del 78, están haciendo un muy flaco favor a la izquierda, y en cambio dan munición a la reacción de derechas.

La decisión de Pablo Iglesias de dejar la vicepresidencia para dar la batalla en Madrid contra Vox y Ayuso ha sido un paso adelante. Es imprescindible que Unidas Podemos pase a la acción impulsando la movilización social, para enfrentar a los poderes oligárquicos. Como la experiencia demuestra, y dentro de pocos días celebraremos el décimo aniversario del 15M, es la lucha contundente la que puede modificar la correlación de fuerzas y arrancar a nuestros enemigos los derechos que nos niegan. 

La juventud está sufriendo brutalmente la crisis, la lacra del desempleo y la represión. Por eso no podemos esperar. No hay salida para nosotros bajo el capitalismo.

Desde el Sindicato de Estudiantes llamamos a la juventud a participar masivamente en las urnas el 4 de mayo y votar la candidatura de Pablo Iglesias - Unidas Podemos. Pero votar no es suficiente. Para echar abajo el proyecto franquista de Ayuso y Vox tenemos que organizarnos, defender un programa genuinamente de izquierdas y hacerlo posible a través de la acción.

¡Sí se puede!

¡Únete al Sindicato de Estudiantes!

¡Únete a la lucha por la transformación socialista de la sociedad!


Teoria Marxista

enlaceClasicos