Hay que parar este nuevo ataque con la lucha y exigir al Gobierno PSOE-UP y la Generalitat que paralice ambos

Este miércoles la dirección general de Comsa Service anunciaba un nuevo ERTE alegando “el contexto general del mercado y la situación por la que, como consecuencia de ello, atraviesa la empresa”.

Este ERTE afectará, según el primer anuncio hecho público por la dirección, a los centros de trabajo de A Coruña, Alicante, Baleares, Barcelona, Bizkaia, Girona, Madrid, Málaga, Ourense, Pontevedra, Sevilla, Valencia y Valladolid, quedando fuera, por el momento, Ávila, Córdoba, Huelva, Lleida, Murcia, Segovia y Tarragona.

Este ERTE representa una nueva burla por parte de la empresa, que pertenece a una multinacional que tiene beneficios récord, que se ha visto implicada en tramas de corrupción como la del 3% en Catalunya y sigue recibiendo millones de euros por los contratos que mantiene con la Generalitat, el Gobierno central y otros organismos públicos. Comsa tiene dinero de sobra para no rebajar ningún salario ni reducir ningún empleo. ¿Donde está todo ese dinero que llevan años amasando?

Pero además, este nuevo ERTE es una declaración de guerra contra los trabajadores que confirma todo lo que hemos venido denunciando y combatiendo los delegados que nos opusimos al anterior ERTE fraudulento impuesto por Comsa el 1 de abril. Este fue firmado por 9 delegados sindicales sin informar ni consultar a los trabajadores y está denunciado ante el Ministerio de Trabajo.
Entonces explicamos que la empresa utilizaba la pandemia del Covid 19 y el ERTE para preparar el terreno y que en pocos meses utilizaría la excusa de la crisis económica para lanzar una nueva ofensiva. Eso es lo que está pasando.

El único modo de pararle los pies es sacando conclusiones de lo ocurrido en abril y levantando un movimiento de oposición al ERTE en todos los centros de trabajo. La oposición al ERTE de abril por parte de la plantilla y el comité de Tarragona, del delegado sindical de Ávila (UGT) y de otros compañeros, fue clave para enviar un mensaje de disposición a luchar tanto a los trabajadores como a la empresa.

La campaña de denuncia pública que lanzamos ha conseguido la adhesión de centenares de delegados y trabajadores de diferentes sindicatos por todo el Estado, que han enviado centenares de resoluciones a la ministra de Trabajo y la Generalitat exigiéndoles que intervengan y paralicen ese ERTE. Como consecuencia de esta campaña, el pleno del Ajuntament de Tarragona se pronunció contra aquel ERTE con los votos en contra únicamente de PP y Cs. Además, diputados de la CUP, ERC y Podemos tanto en Parlamento estatal como en el de Catalunya han mostrado su apoyo a la campaña de rechazo al ERTE.

Esta campaña de denuncia pública y la oposición decidida por parte del comité y la plantilla de Tarragona han sido claves para que Tarragona fuese el centro con menos afectación del ERTE (inferior al 15%) y para que, por el momento, la empresa haya dejado a este centro de trabajo y al de Avila, que también se opuso, fuera del nuevo ERTE. Pero no nos engañan con sus maniobras. Su táctica es atacar primero en unos centros de trabajo, esperando que los delegados sindicales que ya firmaron en marzo vuelvan a aceptar todo lo que les pongan delante, para posteriormente -avalados por esa firma- ir a por el resto.

Solo hay un camino para recuperar los derechos que la empresa nos viene quitando desde hace años y evitar nuevos recortes de salario, derechos y empleo: oponerse a este nuevo ERTE y al anterior, celebrar asambleas en todos los centros de trabajo y organizar y movilizar a los trabajadores, acabando con el sindicalismo de la desmovilización y el pacto a espaldas de los trabajadores, que nos ha llevado a la situación actual en Comsa Service y otras muchas empresas. Es imprescindible recuperar un sindicalismo de lucha, basado en la organización y la movilización y la toma de todas las decisiones por parte de los trabajadores en asamblea.

La aplicación de este nuevo ERTE, al igual que el que está en vigor, al reducir injustificadamente plantilla, recortar salarios y precarizar brutalmente las condiciones de trabajo, significará también rebajar escandalosamente la calidad del servicio y degradar las infraestructuras públicas. Esta situación plantea, una vez más, los efectos devastadores de la privatización y externalización de servicios. Los servicios de mantenimiento eléctrico y de edificios que hoy presta Comsa Service deben ser recuperados por el Estado, nacionalizando la empresa y subrogando a todos los trabajadores. Ese sería el mejor modo de garantizar los empleos, derechos y salarios, acabar con las corruptelas y chanchullos de estos parásitos y garantizar servicios de calidad.

Desde FTC-IAC, sindicato mayoritario en el comité de empresa de Comsa Service Tarragona, llamamos a los trabajadores de Comsa en Tarragona y en el resto de centros de trabajo y a todos los delegados que quieran defender los derechos de los trabajadores a:

- Exigir la celebración inmediata de asambleas en cada centro para debatir este nuevo ERTE y votar la oposición al mismo y al de marzo.

- Exigir al Ministerio de Trabajo y la Generalitat la paralización del ERTE en vigor y que obliguen a Comsa a respetar los derechos, salarios y el empleo.

- Recoger todas las necesidades y reivindicaciones que planteen los compañeros y compañeras para presentar una alternativa de los trabajadores en defensa de salarios y el empleo y un plan de lucha para conseguir nuestras reivindicaciones frente a los ataques, maniobras y mentiras de la empresa.


Teoria Marxista

enlaceClasicos