¡Por una bolsa de empleo con contratación directa de Navantia YA!

Los trabajadores de la empresa auxiliar ElectroRayma (ER), presente en Navantia (tanto en la ría de Ferrol como en la bahía de Cádiz), estuvieron desde primera hora del viernes 8 de octubre en las puertas del astillero de Ferrol pidiendo la solidaridad del conjunto de trabajadores de la factoría en defensa de los cientos de puestos de trabajo amenazados, por lo que hasta las 7:15h el astillero permaneció vacío.

No es la primera movilización que realizan los compañeros, esta semana ya hicieron una asamblea y rueda de prensa en las puertas de acceso y se reunieron con los ayuntamientos de Ferrol y Narón.
ElectroRayma está en una situación económica límite, con un embargo de hacienda, deudas millonarias con proveedores y, ahora también, salarios sin pagar.

La dirección de la empresa responsabiliza a los gestores de Navantia de esta situación y del posible cierre de la empresa por una disputa abierta en torno a la construcción de los dos últimos buques fabricados en Ferrol (AAOR). En concreto, ha demandado a Navantia exigiendo 4,7 millones de euros por sobrecostes en dicha obra lo que, según la dirección de ER, ha servido como excusa para que los gestores de Navantia hayan desplegado un bloqueo a la concesión de una gran cantidad de obras menores, buscando así hundir a dicha empresa. Por su parte, los gestores de Navantia niegan cualquier acusación de boicot y cuantifican los sobrecostes en algo más de 230.000 euros.

El comité de ElectroRayma y la mayoría sindical de Navantia están planteando una solución que pasa por exigir un acuerdo entre ambas empresas respeto de la disputa para evitar el juicio y el cierre de ER.
Ejemplos como los de Alcoa, Vestas o tantos otros ponen de manifiesto el tremendo error que supone subordinar la defensa de los intereses de los trabajadores a la defensa de las empresas. ¿Qué garantías hay de que si se alcanzase dicho acuerdo los socios capitalistas de ElectroRayma no lo utilizarían para cerrar todo y marchar con los bolsillos llenos? Ninguna.

Navantia tiene una responsabilidad social en este conflicto, pero no con una empresa auxiliar, sino con los trabajadores que cada día sufren la explotación y precariedad a manos de estos empresarios. Por eso, y así lo explicamos en las reuniones en las que participamos, para la sección sindical unitaria de CGT el punto no es exigir un acuerdo entre empresas, sino elaborar un plan de lucha para salvar a los trabajadores.

Un plan cuyo objetivo debe ser que Navantia se haga responsable, con carácter de urgencia, de los empleos destruidos en ER o cualquier otra compañía amenazada de cierre mediante una bolsa de empleo de la que Navantia contrate directamente. Esa bolsa se nutriría también con todos los profesionales que trabajan actualmente en la Industria Auxiliar, los que estuvieron y hoy no están como consecuencia de la precariedad crónica en las auxiliares y todos aquellos que se quieran apuntar. No hablamos de cosas mágicas, sino de modelos que existen desde hace tiempo en la administración pública.

No somos ingenuos: esta batalla no se va a ganar convenciendo a los gestores de Navantia. Tampoco con movilizaciones de delegados o con visitas a las instituciones públicas. Necesitamos confrontar con la patronal de la Industria Auxiliar, pero también con los responsables políticos que permiten la subcontratación salvaje en la empresa pública.

Necesitamos recuperar los únicos métodos de lucha que funcionan: paralización de la producción (trabajos de ingeniería en la F-110 y Carenas), extensión del conflicto al resto de las factorías y convocatoria de grandes movilizaciones apoyándonos en todos los trabajadores despedidos a lo largo de estos años.

Es difícil, pero es la pelea que debemos dar. Si hace un año nos dicen que la lucha para defender los 128 puestos de trabajo amenazadas por la avaricia de Tubacex pasaban por una huelga de más de 8 meses, muchos sindicalistas realistas nos dirían que “vivimos en los mundos de yupi” y que lo realista es negociar el número de despidos.


Teoria Marxista

enlaceClasicos