Frente a la ofensiva patronal,¡hay que levantar una movilización contundente!

EL 19 de septiembre los sindicatos LAB, CCOO y UGT han llegado a un preacuerdo con la patronal del sector del metal de Álava para la firma del convenio.  Este preacuerdo se queda muy lejos de los objetivos que se habían marcado los sindicatos, y que dieron lugar a varias jornadas de huelga que paralizaron completamente el sector demostrando la enorme fuerza de las y los trabajadores en lucha. Y se produce, además, en la víspera de tres nuevas jornadas de huelga que podrían haber servido para golpear duramente a la patronal del sector.

Según los sindicatos que han suscrito el preacuerdo, este garantiza el poder adquisitivo de los trabajadores en los próximos años. La realidad, sin embargo, es bien diferente: las subidas salariales propuestas son de un 6,5% para 2022, un 3% para 2023, un 2,5% para 2024 y un 2% para 2025. En los cuatro años de duración del convenio la subida salarial sería de un 14%, mientras que el IPC solo de 2021 y 2022 ¡¡asciende ya el 17%!! Además, estas subidas no se aplican sobre los salarios reales de los trabajadores, sino sobre las tablas de 2017, por lo que para una gran parte de los trabajadores ni siquiera van a tener efecto. Obviamente el 6,5% de 2022, frente al 3,5% que ofrecía la patronal, es una conquista fruto de la lucha, pero está muy lejos de garantizar el poder adquisitivo de los trabajadores del sector. Y todo en un contexto de beneficios empresariales récord fruto de la inflación y la especulación.

En la situación en la que nos encontramos, con subidas desbocadas del precio de los alimentos y los combustibles, con una espiral inflacionista que no parece tener límites y que puede empeorar aún más, firmar unas tablas salariales a 4 años es colocar una espada de Damocles sobre la cabeza de los trabajadores, que verán año tras año como la inflación devora sus salarios. Tenemos que exigir acuerdos salariales anuales, que garanticen el IPC y que no supongan ni un euro de pérdida para nuestros bolsillos. Si la patronal quiere firmar acuerdos de 4 años que lo haga garantizando íntegramente la subida del IPC.

En lo que respecta a la reducción de la jornada laboral o la subrogación, lo firmado es un auténtico fraude, la jornada sigue siendo la más alta de Hego Euskal Herria y muchos colectivos quedarán fuera de la subrogación. En definitiva, un acuerdo hecho a medida de los intereses patronales, que no garantiza ni mucho menos el fin de una precariedad que afecta estructuralmente al sector.

La intención de LAB y de CCOO es de ratificar este preacuerdo en asambleas con sus delegados, sin dejar la oportunidad de decidir al conjunto de trabajadores del sector que se van a ver afectados por el acuerdo. Al igual que ocurrió con las huelgas, se ha evitado en todo momento impulsar asambleas generales del sector para decidir y organizar la lucha. Un error que nos resta fuerza y que es utilizado ahora para evitar un debate abierto entre el conjunto de los trabajadores del metal.

En este sentido, ELA, que se ha posicionado correctamente contra este preacuerdo, además de criticarlo y rechazarlo, debe levantar una oposición al mismo en las palabras y en los hechos. Una oposición que podría haber manifestado manteniendo las 3 jornadas de huelga previstas para esta semana, tal y como hicieron en Mercedes frente a las constantes maniobras de CCOO y UGT. Por otro lado, deben exigir y organizar una Asamblea General del sector para discutir y votar a mano alzada la propuesta de convenio.

A pesar de la firma el convenio, ELA puede levantar una potente campaña de oposición contre este en cada empresa y fábrica, explicando mediante miles de panfletos que supondrá este convenio y convocando acciones, manifestaciones e incluso huelgas contra él. Esta campaña serviría para reforzar la lucha de cientos de empresas del metal que ahora mismo están negociando o tendrán que negociar sus propios convenios de empresa. Y por otro lado prepara el terreno para retomar la lucha si la inflación escala al 15 o el 20% o si la crisis económica en ciernes lleva a una campaña de despidos masivos por parte de la patronal.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas