La burguesía brasileña busca una solución para salvar sus ganancias y privilegios ante el grave peligro de un levantamiento de masas, en un contexto presidido además por enormes conmociones en las relaciones internacionales.

Inácio Lula da Silva se posicionó para ser esa solución y nombró a Geraldo Alckmin como su candidato a vicepresidente. Ante ello, la dirección del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), el mayor partido a la izquierda del Partido de los Trabajadores (PT), anunció su apoyo incondicional a la campaña, en una lamentable repetición de la política que le abrió las puertas al bolsonarismo.

La catástrofe social capitalista

Brasil es el tercer país más afectado por la pandemia a nivel mundial, con más de 30,2 millones de casos y 662.000 muertos por covid-19 registrados. Este es el resultado de la política de guerra contra los pobres del Gobierno, con una gestión criminal de la pandemia.

La cifra oficial de paro, en febrero de este año, era del 11,2%. Oficialmente hay 12 millones de desocupados, a los que se suman, también con datos oficiales, los 4,7 millones de “descorazonados” —los que ya no buscan trabajo—, los 27,3 millones de trabajadores subempleados y los 38,5 millones de trabajadores informales. Y estar empleado tampoco significa escapar de la pobreza. En el mismo periodo, el salario medio cayó de 2.752 reales (520 euros) a 2.511 reales (475 euros), con el salario mínimo fijado en 1.100 reales (217 euros).

Librería"
Brasil vive una verdadera hecatombe social, con más de 662.000 muertos por covid-19 y 19 millones de personas pasando hambre. Estos son los resultados del gobierno criminal de Bolsonaro. 


Según datos de Unicef, antes de la pandemia, el 12% de los niños y adolescentes de Brasil vivían en la pobreza extrema (menos de 1,75 euros al día) y el 40% en pobreza monetaria (menos de 5 euros al día). Sin embargo, la pobreza y el hambre crecieron visiblemente. La Red Penssan, en un estudio publicado en diciembre del año pasado, presentó cifras impactantes: 116 millones de personas, más de la mitad de la población, vive en inseguridad alimentaria y 19 millones, el 9% de la población, pasa hambre. La guerra en Ucrania ha agravado aún más esta crisis social, con un encarecimiento abrumador de los bienes de primera necesidad y los combustibles: la inflación interanual alcanzó el 11,3% en marzo de este año.

Las consecuencias para la vida cotidiana de los trabajadores y campesinos pobres en Brasil son innumerables. Uno de ellos es la lucha de las familias que, al no poder comprar bombonas de gas para cocinar, recurren a alternativas como el alcohol etílico. Esto ha provocado un aumento gigantesco en el número de accidentes que han matado o provocado quemaduras a miles de personas pobres en el país, especialmente mujeres y niños.

Estos son los resultados presentados por el Gobierno criminal de Bolsonaro.

Crisis del bolsonarismo y apuesta de la burguesía por Lula

Esta barbarie social no se vive pasivamente. Además de las huelgas, entre las que destacan las de los motoboys (repartidores de comida) y las de los trabajadores del metro, en el último periodo se produjeron continuas manifestaciones multitudinarias contra el Gobierno de Bolsonaro. Las mayores de 2021 fueron las del 29 de mayo, 19 de junio, 3 de julio, 24 de julio y 2 de octubre, convocadas en cientos de ciudades y con cientos de miles de manifestantes, superando en muchos casos a las del movimiento Ele Não que salió a la calle después de las elecciones. Y al descontento masivo dentro de las fronteras se suma la multitud de levantamientos multitudinarios y crisis revolucionarias en América Latina.

Así, el Gobierno vive en una crisis permanente. Hasta marzo de este año, ha habido 28 cambios ministeriales, más de la mitad de los cuales fueron destituciones por conflictos internos o escándalos de corrupción. El Ministerio de Educación, por ejemplo, espera el anuncio de su quinto ministro. El de Salud ya va por el cuarto. El descrédito de las instituciones estatales es cada vez mayor. Al ver esto, la clase dominante que se unió detrás de Bolsonaro después de la destitución de Dilma y el encarcelamiento de Lula ahora está dividida en facciones que no están de acuerdo sobre el camino a seguir. Un sector creciente ve al actual presidente como un peligroso pirómano social capaz de encender un movimiento de masas con consecuencias impredecibles y posiblemente revolucionarias.(1)

Librería"
La clase dominante está dividida en facciones que no están de acuerdo sobre el camino a seguir. Un sector en crecimiento teme que Bolsonaro encienda un movimiento de masas con consecuencias impredecibles y posiblemente revolucionarias. 


Al mismo tiempo, existe una división frente a los bloques imperialistas que se disputan cada vez más violentamente el dominio del mercado mundial.

Una demostración de ello es el vuelco del Gobierno con la guerra en Ucrania. Bolsonaro comenzó su mandato como el perro fiel del imperialismo estadounidense. Uno de sus primeros actos como presidente fue viajar a Washington y saludar a la bandera yanqui. Tres años después, el mismo Bolsonaro se niega a condenar la “operación militar” de Putin, rechaza las sanciones a Rusia y suma a Brasil al numeroso grupo de Estados latinoamericanos, africanos y asiáticos que mantienen una posición “neutral” en el conflicto.

Este es el resultado de la influencia de China en la economía de Brasil y de toda América Latina. China es actualmente el mayor socio comercial de Brasil, ya que recibió el 31,7% de sus exportaciones en 2020, por un valor de 67,9 mil millones de dólares. La potencia asiática superó a EEUU como principal socio comercial de Brasil en 2009, inmediatamente después del estallido de la Gran Recesión, cuando China desempeñó el papel de motor del capitalismo mundial, absorbiendo una gran cantidad de materias primas de Brasil en su industria. Hoy, EEUU sigue siendo el segundo socio comercial de la mayor economía latinoamericana, con un 13,25% de todo el comercio exterior brasileño, pero tiene menos de la mitad de la importancia que el comercio con China, que representa el 28,11%.

Cada vez más, Xi-Jinping ofrece a la oligarquía brasileña un futuro mejor que el balbuceo de Biden, y cada vez más las demandas estadounidenses chocan con los intereses de un sector decisivo del capital brasileño. Las importantes derrotas estadounidenses de los últimos años, los golpes fallidos en Venezuela y Bolivia, la humillación en Afganistán, etc. — vino a acelerar este giro. La posición de Bolsonaro sobre la guerra en Europa muestra un salto cualitativo en la influencia de China sobre Brasil... Y expone una vez más la desorientación y la crisis del bolsonarismo, las graves contradicciones que atraviesan el aparato de Estado.

Sin duda, Bolsonaro y su Gobierno tienen fuertes lazos materiales con Washington, así como con un importante sector de la burguesía nacional. Sería ingenuo pensar que EEUU abdicará de su influencia sobre Brasil más fácilmente que en el caso de Europa, donde no retrocedió ni siquiera ante una guerra de consecuencias impredecibles. La fractura de la burguesía brasileña está lejos de ser superada y provocará más convulsiones.

Librería"
Bolsonaro se niega a condenar la "operación militar" de Putin. Este es el resultado de la influencia de China, el mayor socio comercial de Brasil. Cada vez más, las demandas estadounidenses chocan con los intereses de un sector decisivo del capital brasileño.


En este contexto, la pronta liberación de Lula en 2019 debe entenderse precisamente como una maniobra para crear un régimen alternativo. Una parte decisiva de la burguesía apuesta hoy por la socialdemocracia para gestionar la crisis de su sistema, garantizar la paz social y salir de la tempestad de las relaciones internacionales. Lula aparece con todas las llaves. Líder sindical histórico, figura de mayor autoridad entre los trabajadores y campesinos pobres, sigue siendo uno de los fundadores de la alianza BRICS. Por eso, desde que salió de la cárcel, Lula ha estado en un frenesí de contactos con los grandes empresarios y figuras de la derecha: reuniones con capitalistas de la agroindustria, la reunión con Fernando Henrique Cardoso, etc. El nombramiento de Alckmin como compañero de campaña es la culminación de un largo proceso de negociaciones con la oligarquía brasileña y la última reafirmación de su política de conciliación de clases.

¿Quién es Alckmin?

Racista, misógino y católico conservador, Alckmin se unió recientemente al Partido Socialista Brasileño (PSB), un partido utilizado como plataforma de lanzamiento para todo tipo de charlatanes políticos. Pasó toda su carrera en el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el partido conservador de derecha más grande del país. Fue como miembro destacado del PSDB que inició su período de gobierno en el estado de São Paulo, de 2011 a 2018, y apoyó la destitución de Dilma, en 2015-16.

La identificación de Alckmin con la política seguida luego por Bolsonaro queda explícita en una de sus primeras frases como gobernador: “En São Paulo, los criminales tienen dos destinos: prisión o ataúd”. La criminalización de la pobreza fue la seña de identidad de su gobierno. Así, lanzó un tsunami de privatizaciones, gestionó criminalmente la mayor crisis del agua en la historia de São Paulo —luchando por la privatización de la empresa pública de abastecimiento de agua—, cerró 700 escuelas públicas, aplastó una huelga histórica de docentes y recortó sus salarios. , reprimió a palos al movimiento estudiantil y dio carta blanca a la policía para reprimir a tiros a los trabajadores y a los pobres (se duplicaron las muertes por violencia policial), ordenando matanzas como la Masacre de Pinheirinho. (2)

Librería"
Racista, misógino y católico conservador, el reaccionario Alckmin gobernó São Paulo con privatizaciones y represión brutal. Ahora, las direcciones del PT y la CUT lo llevan por congresos y reuniones sindicales como amigo de los trabajadores.


¿Qué tiene que decir Lula al respecto? Lo siguiente: “Tengo una extraordinaria relación de respeto con Alckmin, (…) hablamos mucho. No hay nada que haya sucedido entre Alckmin y yo que no pueda reconciliarse”. He aquí lo fundamental del lulismo: subordinación y servilismo ante la oligarquía.

Ahora, las direcciones del PT y de la CUT, la mayor central sindical del país, pasean a Alckmin por conferencias y mítines sindicales donde el reaccionario se presenta como amigo de los trabajadores y los pobres, al grito de “¡Viva Lula! ¡Viva los trabajadores de Brasil!”. El cinismo revuelve el estómago.

La quiebra del PSOL

Bajo los embates de la crisis, el PSOL gira cada vez más a la derecha. En los momentos más críticos del gobierno de Bolsonaro, estos reformistas acataron las maniobras del PT para desviar el movimiento hacia aguas institucionales, negándose a llamar a una huelga general y, en cambio, enarbolando como consigna el impeachment.

Se opusieron desde el principio a la candidatura presidencial del propio PSOL, defendiendo su participación en la campaña de Lula. Un proceso similar ocurrió en el estado de São Paulo, donde Guilherme Boulos abdicó de su candidatura para apoyar a Fernando Haddad (PT). Simultáneamente, la dirección del partido prepara una federación con REDE (o “Rede Sustentabilidade”), el partido ecocapitalista de la conservadora Marina Silva, que se opone a la legalización del aborto. La coalición se hace con el objetivo de aumentar la financiación pública del partido. El anuncio de la alianza de Lula con Alckmin —que generó conmoción incluso entre las bases del PT— no hizo sino aumentar la crisis interna del PSOL.

La "conferencia electoral" donde se discutirá todo esto está prevista para el 30 de abril, en São Paulo, pero ya se distribuyen materiales de apoyo a la campaña de Lula dentro del PSOL y se anunció en los medios la federación con la REDE junto con el apoyo a Lula. En la “conferencia electoral” las capitulaciones serán presentadas a la base como hechos consumados e irreversibles.

Este camino de seguidismo de la socialdemocracia se decide sin participación de los miles de militantes y activistas que conforman la base de la organización, y la dirección utiliza todos los métodos burocráticos para asfixiar el debate e impedir la articulación de una oposición políticamente consecuente.

Librería"
La dirección del PSOL gira cada vez más a la derecha y el seguidismo hacia la socialdemocracia se hace a pesar de las bases. Al aliarse con Marina Silva y apoyar la alianza Lula-Alckmin, está repitiendo la política que abrió las puertas al bolsonarismo. 


Boulos, líder del Movimiento de los Trabajadores Sin Hogar (MTST) que fue candidato presidencial del PSOL en las elecciones de 2018, queda reducido a un apologista de las alianzas con la derecha. En sus palabras, “está en juego el hoy (…) romper con la tragedia del bolsonarismo y poder señalar un camino futuro para el país, (…) ¡un país en ruinas, un país devastado!”.

Para estos líderes, la tragedia lo justifica todo y la única forma de frenar el bolsonarismo es institucionalmente, en alianzas con la derecha y la “burguesía democrática”, no tienen confianza en la fuerza de los trabajadores. Pero los capitalistas de la calaña de Alckmin nunca se han negado ni se negarán a usar la represión y los métodos más autoritarios, incluso durante los Gobiernos del PT. Apoyan a Lula no porque tengan sentimientos “democráticos”, sino para tratar de estancar la lucha de las masas, ¡precisamente porque es la lucha que señala “un camino hacia el futuro” para la clase obrera! La política de conciliación de clases que sigue ahora la dirección del PSOL fue la misma que abrió las puertas al bolsonarismo y que, de repetirse, preparará el terreno para ataques aún más monstruosos.

¡Socialismo o barbarie!

Las encuestas apuntan a la victoria de Lula, en este momento con el 45%, 20 puntos por encima de Bolsonaro, lo que en sí mismo demuestra la oposición masiva al Gobierno actual. Si esto se concreta, será una victoria contra la banda de reaccionarios instalada en el Planalto. (3) Pero el lulismo no tiene forma de resolver las contradicciones que enfrenta el capitalismo y mejorar la vida de la gran mayoría de la población. La política del PT en 2003 se basó en el crecimiento económico previo a la Gran Recesión y, hasta 2012, como explicamos, en el crecimiento de China.

Es evidente que la burguesía china tiene un poderoso músculo económico, tiene un plan claro y está jugando sus cartas de la mejor manera, pero no puede escapar a las tendencias fundamentales de descomposición orgánica de este sistema y volver al crecimiento de dos dígitos. Un periodo de prosperidad para todas las clases en Brasil tras el crecimiento chino es una fantasía reaccionaria.

Así, el esfuerzo de los dirigentes del PT y PSOL por mantener y fortalecer las ilusiones en el lulismo está condenado al fracaso. Sobre todo, porque la frustración generada por los sucesivos años de conciliación de clases y el sufrimiento de la crisis social y sanitaria no han pasado sin consecuencias. Las luchas de los últimos años, con movimientos masivos de la clase obrera, el campesinado y la juventud, y los brillantes ejemplos de la clase obrera del resto de América Latina tienen efectos tremendos en la conciencia de las masas en Brasil.

Librería"
Se avecinan choques titánicos entre las clases y existe el potencial para construir una alternativa revolucionaria. Hay que plantear un programa de independencia de clase y de transformación socialista de la sociedad.


Se avecinan choques titánicos entre clases y el potencial para construir una alternativa revolucionaria es un hecho comprobado. Para que esta alternativa se materialice, es necesario levantar un programa de independencia de clase y de transformación socialista de la sociedad, y librarse de la influencia que mantienen sobre amplias capas de la clase trabajadora las direcciones reformistas predominantes en el movimiento obrero. Esto solo es posible rechazando el sectarismo. Es necesario que la crítica rigurosa a la política de estas direcciones vaya acompañada de un llamamiento, dirigido a los sectores más combativos del PT, el PSOL, la CUT, el MST y las más importantes organizaciones obreras, a un frente único en la lucha por reivindicaciones inmediatas, que aborden la crisis social y tengan un impacto real en la vida de las masas.

¡La forma de combatir la pobreza y la extrema derecha no es a través de instituciones y elecciones, sino a través de la lucha en las calles, en los lugares de trabajo y estudio! La alternativa a esta lucha, como ya se demostró, no es un regreso a 2003, que es una continuación de la brutalidad capitalista desenfrenada. ¡Es socialismo o barbarie!

Notas:

1. En marzo de 2021, 1.500 empresarios —entre ellos el expresidente del Banco Central, miembros del Directorio del Banco Itaú, el más grande del país, y exministros de varios Gobiernos— publicaron una “carta abierta” exigiendo un plan de vacunación, medidas para el control de la pandemia y el fin de la campaña de negación del virus organizada por el Gobierno. Este fue un claro intento de un sector de la burguesía de disciplinar al Ejecutivo de Bolsonaro.

2. La Masacre de Pinheirinho, en enero de 2012, fue la expulsión violenta, con palizas y asesinatos, de unas 9.000 personas que vivían desde hacía años en un terreno abandonado en el estado de São Paulo. Sus casas fueron demolidas y la tierra entregada al multimillonario Naji Nahas.

3. El Palacio de Planalto​ es la sede del poder ejecutivo​ del Gobierno Federal brasileño.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas