¡Basta de ataques contra nuestros derechos democráticos!

La Delegación del Gobierno de Madrid, en manos del PSOE, prohíbe la manifestación prevista para este sábado 30 de enero en defensa de los servicios públicos. La excusa, la situación epidemiológica, en base a un informe de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, hace tan solo una semana se permitía, en una situación similar, una manifestación negacionista vinculada a elementos de la extrema derecha, o diversas manifestaciones en otras partes del estado de dueños de bares y restaurantes.

Por otro lado, resulta una burla que se prohíba esta manifestación, que se iba a celebrar con las medidas de seguridad necesarias y al aire libre, y continúe el resto de la actividad cotidiana como si nada. Podemos acudir a nuestros puestos de trabajo a generar beneficios para los empresarios en un transporte público abarrotado, consumir en bares restaurantes o grandes centros comerciales hasta las 21h, pero no podemos manifestarnos en defensa de la sanidad pública y contra la catástrofe social que estamos padeciendo.

Una manifestación a la que se habían sumado múltiples colectivos sociales, personal sanitario, trabajadores del transporte público, etc… para denunciar el colapso de los servicios públicos, la destrucción de la sanidad pública madrileña, las privatizaciones y negocios en torno a la pandemia, y las colas del hambre y miseria que se extienden día a día por los barrios obreros.

Al tiempo que se justifica no intervenir en la Cañada Real por falta de competencias, o se permite el despilfarro de dinero público de cara a garantizar jugosos negocios con el Hospital Isabel Zendal, o se acepta sin rechistar la apertura de bares y restaurantes en Madrid hasta las 21h, se avala a la Comunidad de Madrid cuando “por motivos sanitarios” justifica prohibir una manifestación de izquierdas. ¡Es un chiste!

Esta estrategia de criminalización contra la protesta social de izquierdas con la excusa de la pandemia solo beneficia y da pábulo a la extrema derecha y a la reacción. Es bochornoso que desde un Gobierno que se autodenomina “el más progresista de la historia”, y especialmente desde Unidas Podemos, se actúe de esta manera, sacándole de nuevo las castañas del fuego al Gobierno de Díaz Ayuso.

Pedimos una rectificación inmediata, que se permita celebrar la manifestación, y que Unidas Podemos se posicione públicamente contra esta prohibición y este nuevo atropello contra nuestros derechos democráticos. ¡No hay excusas!  


Teoria Marxista

enlaceClasicos