Con vuestro apoyo y solidaridad podemos frenar la privatización

Las trabajadoras y  trabajadores de la limpieza del Hospital Gregorio Marañón estamos en pie de guerra contra los planes de privatización del gobierno del PP en la Comunidad de Madrid. De llevarse a cabo, no sólo abriría la puerta a la destrucción de los puestos de trabajo del 80% de la plantilla, sino también a la degradación del conjunto de la atención en el Hospital.

El recorte de personal en limpieza, ya de por sí insuficiente, la falta de cobertura de las bajas, la escasez de medios, así como la precarización de nuestras condiciones laborales, supone no solo sobrecargarnos, con el consiguiente desgaste físico y psicológico, sino impedir garantizar unas condiciones que permitan una asistencia sanitaria de calidad. Para el correcto funcionamiento de las urgencias, consultas o quirófanos, las y los trabajadores de limpieza, de cocinas, de lavanderías, etc… somos absolutamente imprescindibles.

Durante la pandemia, frente a la saturación administrativa y el colapso de los centros sanitarios tras décadas de recortes y hostigamiento del sector privado, la única fuerza determinante para hacer frente al virus ha sido la dedicación, la entrega y el sacrificio de los miles de trabajadores y trabajadoras de los hospitales públicos. En esta situación, las y los limpiadores hemos estado en primera línea arriesgando nuestra vida y salud, y trabajando al límite para garantizar la desinfección y esterilización de las instalaciones hospitalarias.

La actuación colectiva de todas y todos fue decisiva, no solo de cara a sacar el trabajo adelante y salvar vidas, sino de cara a apoyarnos los unos a los otros. Se demostró la importancia de la solidaridad entre las y los trabajadores, ¡y hora tiene que seguir demostrándose en apoyo de todos aquellos que estamos en lucha!

Tal y como estamos viendo, no solo no se han sacado las conclusiones y adoptado las medidas necesarias ante el drama que hemos vivido, sino que se quiere aprovechar la situación para desmantelar aún más la sanidad pública, hacer negocios con las privatizaciones y seguir precarizando las condiciones laborales y salariales del conjunto del personal. Por eso mismo los MIR, o ahora las y los celadores, están comenzando a organizarse y están saliendo a la lucha. Su lucha y la muestra es la misma, ¡y por eso debemos golpear todos juntos!  

Grandes empresas y fondos de inversión pretenden ahora, como ya hicieron con la anterior crisis, ampliar sus negocios y aumentar sus beneficios privatizando masivamente los servicios públicos, como la sanidad. Un negocio redondo donde reciben ingentes cantidades de dinero público, sin que exista riesgo alguno, ya que si va mal la administración cubrirá las pérdidas. Hoy es la limpieza, pero mañana podrán ser otras áreas del Hospital, e incluso en el futuro directamente algunos servicios médicos.  

Por eso mismo, nuestra batalla por el mantenimiento del servicio público de la limpieza no es sólo en defensa de nuestros puestos de trabajo y contra una mayor precarización, sino que es parte de la lucha de todas y todos, del conjunto del personal del hospital, en defensa de una sanidad 100% pública, social y colectiva, que piense en el paciente y en las necesidades del conjunto de la sociedad, y no en llenar los bolsillos de algunos multimillonarios.

Cómo ha demostrado la experiencia, sólo con la movilización y una lucha conjunta y contundente se pueden vencer los recortes, las privatizaciones, y la degradación sufrida por la sanidad pública madrileña. Ya lo hicimos levantando la Marea Blanca en 2013 con la que paramos la privatización de 6 hospitales y 27 centros de salud.

Os llamamos a unir fuerzas junto a nosotras y nosotros para frenar la privatización de la limpieza. El próximo lunes 27 de julio haremos un paro de una hora y nos concentraremos en las puertas del Hospital, y nos gustaría contar con vuestro apoyo. A lo largo de agosto realizaremos otros dos paros de una hora, con acciones en las que os llamaremos a participar. Además iniciaremos una campaña de recogida de firmas para exigir la dimisión inmediata del gerente del hospital, Joseba Barroeta, uno de los máximos responsables de esta privatización.

Por otro lado, creemos que el Comité de Empresa del Hospital, y los distintos sindicatos presentes en el mismo, deben organizar asambleas a comienzo de septiembre de todo el personal sea cual sea su función, y sea cual sea su categoría, incluyendo aquellos servicios que ya estén externalizados. Debemos unificar y ampliar nuestras luchas, ya sean las y los MIR, la limpieza o los celadores.

Un primer paso a la vuelta de vacaciones será organizar una gran manifestación en Madrid, bien convocada, con decenas de miles de panfletos y miles de carteles repartidos por todos los barrios de Madrid, y con objetivos muy claros: reversión de todos recortes en sanidad; parar las privatizaciones y recuperar todos los servicios privatizados relacionados con la sanidad (limpieza, lavanderías, cocinas, etc…); incremento drástico de la inversión para garantizar una sanidad 100% pública de calidad para todas y todos. Actuando así, con decisión y confianza, sí podremos vencer.   

¡La sanidad no se vende, la sanidad se defiende!


Teoria Marxista

enlaceClasicos