Los medios de comunicación de todo el mundo han insistido en los últimos años en que el conflicto norirlandés está resuelto, según su versión, con los Acuerdos de Viernes Santo (abril de 1998) se consiguió acabar con los ataques sectarios entre protestantes y católicos. Mientras tanto, para los dirigentes del Sinn Féin se lograron dos objetivos muy importantes con el proceso de paz irlandés: la liberación de los presos políticos republicanos y el derecho de autodeterminación para Irlanda del Norte. Pasados unos años desde la firma de los Acuerdos, tanto el DUP, unionista, como el Sinn Féin, republicano, empezaron a defender la idea de que un gobierno de colaboración significaría una mejora importante para la economía norirlandesa. Esta campaña, efectivamente, desembocó en la formación de un gobierno de coalición em mayo de 2007. Podía parecer que todo iba sobre ruedas, pero la realidad es bien diferente. Los ataques sectarios están en un nivel muy elevado en estos momentos y se producen prácticamente todas las semanas: ataques a coches y casas, palizas y tiros de castigo (sobre todo en las piernas), no son para nada casuales. A esto podríamos sumar la actividad creciente de los grupos republicanos (sobre todo el R.IRA) con controles de carretera, ejecución de narcotraficantes y criminales (cuatro en 2010) y ataques a la policía. Para el antiguo dirigente del IRA Provisional, Martin McGuinness, estos republicanos no son más que unos "adictos a los conflictos y neandertales". Pero estas palabras ocultan las causas de fondo de lo que está sucediendo. En febrero de 2010 los incidentes de Irlanda del Norte llegaron a un nivel de intensidad tal, que el ministro de Justicia de Irlanda del Sur, Dermot Ahern, reconoció que eran tan altos como en cualquier momento en los últimos 40 años. Los medios de comunicación están ocultando sistemáticamente esta realidad. Desde los Acuerdos de Viernes Santo los llamados "muros de la paz" que dividen los barrios católicos y protestantes también han aumentado en número y en altura.

Los ‘logros' de los Acuerdos de Viernes Santo

Gracias a los Acuerdos los presos políticos pudieron salir a la calle, algo muy positivo, aunque también hay que recordar que salieron de la cárcel muchos paramilitares unionistas. Hace diez años se podía decir que ya no había presos políticos, pero ahora la situación es diferente, ya que hemos asistido a una nueva escalada de detenciones y empeoramiento de los derechos democráticos de los presos. El 4 de abril de 2010 en la cárcel de Maghaberry presos republicanos tomaron el comedor para protestar por la criminalización del gobierno de Stormont. Según estos presos "en los años pasados, nosotros, los presos republicanos en Maghaberry hemos experimentado una disminución continua de las condiciones y un aumento constante en las tácticas opresivas que se adoptan en contra nuestra, de nuestras familias y visitantes". La protesta terminó el 12 de agosto cuando los presos republicanos alcanzaron un acuerdo que recogía sus reivindicaciones fundamentales, como el fin del registro con desnudo integral y la libre asociación. Entre los presos políticos se destacan antiguos lideres del IRA Provisional como Michael McKevitt (encarcelado desde 2001 cumpliendo una sentencia de veinte años por dirigir una organización terrorista) y su esposa Bernadette Sands (hermana del héroe republicano y huelguista de hambre Bobby Sands).
Se suele decir que gracias a los Acuerdos de Vienes Santo se consiguió el derecho a la autodeterminación de Irlanda del Norte. Pero, en realidad, este derecho fue una imposición de los unionistas y lo utilizan para someter los seis condados del norte al Reino Unido, pues en un hipotético referéndum sólo votaría la población de Irlanda del Norte, donde son mayoría los protestantes, y no toda Irlanda.
La formación de un gobierno de colaboración con el DUP no sólo no acerca la independencia nacional de Irlanda sino que ha servido de coartada para que una parte considerable del movimiento republicano irlandés se implique en las medidas de ajuste, en los ataques a la clase obrera decididos en Dublín y en Londres. Hay que recordar que para la formación de este gobierno el Sinn Féin tuvo que aceptar sobre todo dos condiciones: la creación de una policía norirlandesa y seguir la política económica de la burguesía inglesa.

Gobierno del DUP y del Sinn Féin

Desde el principio, el compromiso del gobierno de Stormont con la agenda neoliberal significaba que, poco a poco, se reduciría el gasto público y se aceleraría la privatización de sectores económicos estratégicos. Así ha sido. La política de este gobierno es seguir los dictados de la burguesía inglesa, hasta el punto que los primeros presupuestos de este gobierno se hicieron en Londres y luego se aprobaron por unanimidad en el ejecutivo. Los dos principales partidos, el Sinn Féin y el DUP, fueron sus más fervorosos defensores. Gerry Adams afirmó que el presupuesto significaba la "igualdad" y que suponía un "avance significativo". Cómo no, las grandes empresas en Irlanda estaban encantadas con el presupuesto.
Después, el ejecutivo de Stormont, a través de su programa de gobierno 2008-2011 recortó 200.000 millones de euros en el gasto público. A principios del 2010 aprobó nuevos recortes de 420 millones de euros. Y el pasado 23 de diciembre, la asamblea de Stormont, con votos a favor del DUP y del Sinn Féin, aprobó por mayoría un plan de ajuste económico para reducir el gasto en 5.804 millones de euros. Tras la votación, el ministro principal de Irlanda del Norte y líder del DUP, Peter Robinson, calificó el plan como "un presupuesto de primera clase". "Este es el Ejecutivo de Irlanda del Norte haciendo la tarea para la cual fue elegido, tomando decisiones, sin importar cuán difíciles, en nombre del pueblo norirlandés", agregó. De otro lado, el viceprimer ministro, Martin McGuinness, del Sinn Féin, señaló que el gobierno norirlandés "estuvo a la altura de los desafíos". Tampoco Gerry Adams se quedó atrás en su felicitación de la Navidad: "hemos acordado en el Norte un presupuesto que tiene por objeto proteger los servicios públicos mientras se busca hacer crecer la economía". Lo que no dijo Gerry Adams es que el presupuesto acordado supone subidas de impuestos, despidos en el sector público y una reforma regresiva del Servicio de Salud Nacional. Al igual que defiende esto, una de las propuestas hechas por Gerry Adams el año pasado para salir de la crisis fue la de reducir el impuesto de sociedades hasta situarlo al nivel de Irlanda del Sur, al 12,5%.

Recrudecimiento de la represión policial

Por otro lado, la policía (PSNI) que aceptó la dirección del Sinn Féin para aparentemente cuidar mejor los barrios republicanos está revelando su verdadero papel como cuerpo armado de la burguesía. Desde su fundación el PSNI introdujo la detención por 28 días; las armas de electrochoque; el espray de gas CS; ha disparado balas de goma a civiles desarmados y ha acumulado más de 50.000 de estos proyectiles; ha modernizado su arsenal, que incluye fusiles de asalto automáticos y vehículos blindados; ha extendido la ya extensa red de cámaras de vigilancia exterior y otros mecanismos de control; ha suprimido frecuentemente el derecho a la legítima protesta política pacífica; y ha ignorado las resoluciones de la Corte Europea de Derechos Humanos, al continuar utilizando la "Sección 44" para "detenciones y allanamientos" ilegales. Sólo en el 2009, el PSNI llevó a cabo más de 20.000 "detenciones y allanamientos", casi exclusivamente contra republicanos. Mientras tanto, sigue trabajando codo a codo con los 5.000 soldados británicos que se mantienen en el Norte y con el MI5 (servicios secretos británicos). Además, la "inteligencia de seguridad" en Irlanda del Norte sigue siendo responsabilidad del servicio de seguridad MI5 británico. Ahora, con un aumento del presupuesto, el MI5 llevará la maquinaria de guerra británica en Irlanda. El MI5 no es responsable ante el Consejo de Stormont para los asuntos relacionados con la seguridad, pero estará disponible para informar al mismo en secreto lo que considere "apropiado".
El PSNI está utilizando personas (que posteriormente lo confirmaron) para que hagan llamadas falsas, para así cortar carreteras, crear tensión en la población y practicar redadas. En este caso ya empiezan a alzarse voces dentro de sectores republicanos que acusan al PSNI de querer crear en la población continuas molestias para culpar de ello a los grupos armados y crear un clima de rechazo social. En las últimas semanas del 2010, el PSNI empezó a utilizar la táctica de provocar situaciones de disturbios (que han concluido con detenidos y heridos). Por ejemplo, cada vez que se afirmaba que había una alerta de seguridad en Newry (zona republicana), el PSNI lo utilizaba como una excusa para llegar por la fuerza a cerrar el área de Derrybeg, cortar las carreteras, hostigar a los jóvenes y causar situaciones de disturbios. Hay que recordar que el PSNI no esta sólo persiguiendo y deteniendo a los republicanos que están en desacuerdo con el gobierno, también detuvo, por ejemplo, a ocho jóvenes estudiantes en una movilización que protestaba contra los planes de una tercera subida de tasas de matriculación universitarias en Belfast. ¿Qué se puede esperar de una policía de la cual sus miembros son elegidos por un consorcio de empresas privadas y que sigue siendo parte del aparato estatal británico?

Liberación nacional y social

Los dirigentes del Sinn Féin están cometiendo un gravísimo error. Están aplicando la misma política que todos los gobiernos procapitalistas, tomando medidas contra la clase trabajadora. Y a la vez, están cometiendo el error de presentar el conflicto norirlandés como algo resuelto.
Si la creación del Estado Irlandés del Sur en 1921 no supuso una independencia real (tal como se ha demostrado con la crisis irlandesa y su "rescate") se conseguirá todavía menos con la política aplicada hasta el momento por los dirigentes del Sinn Féin en Irlanda del Norte. Si quieren una Irlanda unida y libre deben romper inmediatamente con los unionistas, y movilizar a la población con un programa revolucionario que una la lucha por la liberación nacional con la lucha por el socialismo. Si no, la burguesía inglesa e irlandesa seguirá dominando Irlanda, del norte y del sur; la población continuará sufriendo la caída de sus niveles de vida en contraste con el enriquecimiento de una minoría, que aunque se envuelva en la bandera nacional de Irlanda comparte negocios e intereses con los británicos; y los enfrentamientos sectarios aumentarán sin control. Es necesario luchar contra la división sectaria de la clase obrera y la juventud. El enemigo de los trabajadores republicanos no es el trabajador protestante, y viceversa. Los enemigos de los trabajadores republicanos y protestantes son los capitalistas que, mientras negocian juntos, mantienen la división sectaria para sacar provecho.
La condición previa para conseguir la libertad de Irlanda es unir a la clase obrera en la lucha a través de métodos revolucionarios, esto es, regresando a las tradiciones y el programa de James Connolly, el programa de la república de los trabajadores. Y no sólo la unidad de los trabajadores que viven en Irlanda. La única manera de acabar con el dominio de los capitalistas ingleses es unirse en la lucha con los trabajadores escoceses, galeses y, como no, los ingleses. Sólo así se podrá acabar con el capitalismo en las dos islas.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas