Acto público en Madrid. Jueves 25 de marzo a las 19h 30, en el Ateneo Republicano de Vallecas, calle Arroyo del Olivar, número 79, metro Buenos Aires, línea uno.

Ni reforma laboral ni reforma de las pensiones. Los sindicatos deben convocar una huelga general para obligar al gobierno a que realice una política auténticamente socialista.

La crisis capitalista está teniendo consecuencias dramáticas para las condiciones de vida de los trabajadores. Al aumento explosivo del paro, el chantaje patronal para que aceptemos reducciones o congelaciones del salario y peores condiciones laborales, hay que sumar las medidas que el gobierno está aprobando, orientadas a recortar los gastos sociales. Entre ellas las más conocidas son la subida de la edad de jubilación de 65 a 67 años y la reforma laboral que se está gestando que sin duda ahondará en la precarización del empleo.

Mientras el Gobierno lanza estas medidas, que afectan decisivamente de forma negativa a los trabajadores y sus familias, a su vez pone encima de la mesa otras que suponen un desembolso importante de dinero público que va directamente a las arcas de los grandes empresarios y banqueros. Miles de millones de euros para salvar a la banca, recortes de impuestos a los empresarios, subvenciones, etc, ponen de manifiesto que el problema no es que no haya dinero sino que se utiliza para regalárselo a los capitalistas.

El Gobierno del PSOE fue aupado por el voto de millones de obreros para que este hiciera una política en beneficio de los jóvenes y los trabajadores, en definitiva de la mayoría de la población, pero la realidad es que es una minoría de parásitos quién se está beneficiando de la gestión del Gobierno del PSOE.

A su vez, la respuesta que a esta situación están dando los sindicatos de clase (CCOO y UGT) no responde ni de lejos a las necesidades que tenemos los trabajadores.

Es necesario cambiar esta situación. Pero para ello necesitamos presentar una alternativa global que vaya a la raíz del problema.

Lo que estamos viviendo no es una crisis coyuntural provocada por los desmanes de un puñado de irresponsables, aunque que duda cabe que estos desmanes han existido y han agravado la situación; lo que estamos sufriendo es la manifestación aguda de la crisis orgánica del sistema capitalista, por lo que las medidas que se propongan deben romper con el marco de este sistema caduco e ir más allá.

La única alternativa real es una auténtica política socialista que ponga todos los recursos existentes en la sociedad en manos de esta para que sean utilizados para satisfacer las necesidades de toda la población. Las organizaciones de los trabajadores deben poner esta alternativa encima de la mesa, junto con un plan de lucha para poder llevarlo a la práctica.

Para discutir de estas cuestiones, los marxistas de El Militante invitamos a todos los trabajadores y jóvenes a asistir a este acto.

Juntos y organizamos podremos levantar la alternativa revolucionaria que necesitamos.


Teoria Marxista

enlaceClasicos