¡Por el voto a las CUP en las elecciones municipales del 28 de mayo!

Las familias trabajadoras sufrimos cada día una situación más insoportable. Los precios de la comida, la electricidad y el alquiler cada vez más desorbitados; la degradación de nuestros barrios; la violencia machista; la precariedad laboral... Y mientras tanto, Mercadona, Endesa y CaixaBank baten récords de beneficios.

En este contexto se celebran en el Estado español elecciones municipales el 28 de mayo –que también son autonómicas en varias comunidades –, y que preceden a las generales.

Que el PP y Vox, los más enconados defensores de los intereses de las grandes empresas, puedan avanzar en estos comicios, muestra el fracaso de las políticas del Gobierno central del PSOE y UP para defender a las familias trabajadoras. Pero también evidencia la quiebra de los ayuntamientos conformados hace 8 años con alcaldes y alcaldesas a la izquierda del PSOE.

La experiencia de los Ayuntamientos del Cambio

En las elecciones municipales de 2015, después de la ola de grandes movilizaciones contra el PP y con Podemos irrumpiendo con fuerza , las candidaturas a la izquierda del PSOE consiguieron un resultado histórico . Grandes ciudades pasaron a ser gobernadas por los llamados “Ayuntamiento del Cambio”, como Barcelona y Madrid, generando grandes expectativas.

Pero estos Ayuntamientos del Cambio decidieron no enfrentarse a los intereses financieros y empresariales que realmente deciden la marcha de las grandes ciudades. El resultado de esta capitulación: en las elecciones de 2019 PP y PSOE recuperaron prácticamente todas las plazas perdidas. Aunque Barcelona en Comú mantuvo la alcaldía, gracias a un acuerdo vergonzoso con el racista de Valls y Ciutadans, el balance de sus años de gobierno no es menos decepcionante .

Para todos aquellos que claman ahora sobre la falta de conciencia de los trabajadores y trabajadoras, ésta experiencia demuestra que había fuerza, con la movilización a los calles, y con un discurso audaz de ruptura con el sistema, para vencer tanto a la derecha (PP y CiU), incluso en Madrid, como al PSOE-PSC, completamente comprometido en la defensa de los intereses de los grandes poderes económicos.

Ada Colau: de la desobediencia a la responsabilidad institucional

Ada Colau fue una de las principales figuras de la rebelión que vivió el Estado español fruto de la crisis financiera de 2008 y las brutales políticas de austeridad. Al frente de la PAH, reivindicó la desobediencia y romper con la lógica capitalista cuando una familia iba a ser desahuciada.

Librería"
Los llamados Ayuntamientos del Cambio decidieron no enfrentarse a los capitalistas que son los que deciden en las grandes ciudades. El resultado: en las elecciones de 2019 PP y PSOE recuperaron prácticamente todas las plazas perdidas. 

Pero la lucha contra los desahucios hace tiempo que quedó en el olvido y la política municipal se ha volcado en convertir Barcelona en una “capital de los negocios” con el World Mobile Congress como estandarte, y ahora con la Copa América, y en promover un turismo masivo y depredador que contribuye a encarecer la vivienda y expulsar a las vecinas a la periferia.

Barcelona es la ciudad con los alquileres más caros de todo el Estado (1.066€/mes de media), y subiendo, y con más desahucios, 55.000 entre el año 2013 y 2021. De hecho, la ONG Save the Children, ha señalado que los desahucios de familias con hijos se han incrementado casi un 30% desde la pandemia. Y todo esto en una ciudad donde el 51,4% de los alquileres de vivienda habitual corresponden a propietarios que tienen tres o más pisos en Barcelona, la mayoría bancos y fondo buitre, y sólo el 4,4% de los pisos de alquiler son de titularidad pública (la media catalana es del 10%).

Iniciativas del Ayuntamiento como la “Unidad contra los desahucios”, leyes para fomentar que las empresas creen vivienda social o los intentos de limitar la especulación con los pisos turísticos, se han demostrado completamente impotentes. No es posible regular la "economía de mercado". No es posible defender a las familias trabajadoras respetando la propiedad capitalista.

Promesas como la funeraria pública han quedado descartadas. Lo mismo que la remunicipalización del agua, cuyo servicio continúa en manos de la multinacional francesa Agbar, siendo la segunda ciudad del Estado con el agua más cara (2,87€/m3). Y lo mismo ocurre con la electricidad. La constitución de una comercializadora municipal pública no ha evitado el crecimiento de los precios y de la pobreza energética porque la energía sigue siendo un gran negocio en manos de un puñado de monopolios capitalistas. La falta de plazas públicas en las guarderías es flagrante: el pasado curso más de 2.000 familias se quedaron sin plaza en la pública, un 35% del total.

La realidad es que se ha renunciado a recuperar servicios públicos que habían estado privatizados, garantizando el negocio de la subcontratación a expensas de la precariedad laboral y salarios de miseria. El Ayuntamiento ha dado la espalda a las luchas de los trabajadores y trabajadoras del 010, SAD o limpieza urbana, rechazando su remunicipalización con condiciones laborales dignas.

Un giro a la derecha que también hemos visto en la cuestión nacional: Colau dio la espalda a la formidable movilización popular contra la represión, la independencia y la república catalana, aceptando el régimen del 78. A nivel estatal, ha dado apoyo incondicional a la gestión del gobierno PSOE-UP y se ha alineado con el sector más derechista de la nueva izquierda reformista comandado por Yolanda Díaz.

Librería"
El desafío a los grandes poderes económicos sólo puede realizarse mediante la lucha y la acción directa en las calles, como hacía la propia Ada Colau cuando dirigía la PAH. 

Todo ello ha convertido Colau en una alcaldesa respetable, fiel a una institucionalidad burguesa que sigue al servicio de los grandes poderes económicos, y que mantiene Barcelona como una de las ciudades más desiguales del Estado.

¿Qué políticas necesitamos las familias trabajadoras?

Este balance demuestra que para solucionar los problemas críticos cotidianos de millones de familias trabajadoras, hay que desafiar a los intereses de las grandes empresas, que hacen ingentes negocios de los servicios y presupuestos municipales.

Un desafío que, incluso cuando se encabeza un ayuntamiento, sólo puede realizarse mediante la lucha y la acción directa en las calles, como hacía la propia Ada Colau cuando dirigía la PAH, y mediante la coordinación de los movimientos sociales y vecinales, del sindicalismo combativo y de los colectivos y organizaciones que nos reivindicamos revolucionarias con un programa anticapitalista y socialista que tenga como ejes principales:

• Remunicipalización de los servicios privatizados — limpieza, agua, jardines, transporte, servicio de atención domiciliaria (SAD) y dependencia, servicios sociales ...—, absorbiendo las plantillas y dignificando salarios y condiciones laborales para poder ofrecer un servicio de calidad.

• Parque municipal de viviendas en alquiler integrado por al menos dos millones de viviendas en todo el Estado, a un precio que no supere el 10% de los ingresos de los inquilinos. A las viviendas de nueva construcción se incorporarán, a través de su expropiación sin indemnización, las viviendas propiedad de fondo buitres, bancos, inmobiliarias y grandes propietarios rentistas.

•Sanidad, educación y residencias de personas mayores 100% públicas y gratuitas, incrementando drásticamente el personal y los recursos materiales, incluyendo la incorporación de las plantillas y equipamientos de los centros privados. En defensa de la salud mental.

• Red de transporte público ecológico, de calidad y gratuito.

• Plan de inversión en acción social, deportiva y cultural. No a la degradación de los nuestros barrios. Espacios para el desarrollo de la vida comunitaria y de un ocio sano. Gratuidad de cines, teatros, museos, conciertos... Cierre de las casas de apuestas.

• Contra el cambio climático y la degradación del medio ambiente. Terminar con la gestión privada del agua y del mantenimiento del entorno natural. Nacionalización de las empresas energéticas.

• Servicios sociales públicos de calidad para atender a las víctimas de violencia machista y LGTBI- fóbica. En las aulas: asignatura obligatoria de educación sexual.

• No al racismo y la xenofobia. Fuera la ley de Extranjería. Cierre de los CIE. Regularización ya.

• Abajo la monarquía y el régimen del 78. Por la república catalana socialista.

• Gestión democrática y participativa de la población en los gobiernos municipales, donde las decisiones importantes sean debatidas y aprobadas por vecinos y vecinas, que tendrán la capacidad de revocar los cargos públicos y elegir sus sustitutos.

¡Levantemos una alternativa revolucionaria en las calles! ¡Por el voto a la CUP el 28-M!

La CUP está jugando un papel positivo rechazando los presupuestos y la acción del Govern de la Generalitat; rechazando la política de unidad nacional con los empresarios y de paz social del gobierno PSOE-UP; criticando la política pro OTAN y la guerra imperialista en Ucrania; e impulsando movilizaciones contra los macroproyectos, las luchas en defensa de la sanidad y educación públicas o la huelga feminista del 8M. En esta campaña está defendiendo que es necesaria la expropiación de pisos y la nacionalización de la energía, el agua y el gas.

Librería"
La CUP tiene una gran oportunidad de aumentar el apoyo a la izquierda combativa entre amplias capas de la clase trabajadora si defiende un programa revolucionario y socialista con una táctica de combate. 

Desde Izquierda Revolucionaria creemos firmemente que el fortalecimiento electoral de la CUP es una buena noticia para la juventud y la clase trabajadora y por eso hacemos un llamamiento a votar las candidaturas de la CUP en las elecciones municipales del próximo 28 de mayo.

La CUP tiene una gran oportunidad de aumentar con creces el apoyo a la izquierda combativa entre amplias capas de la clase trabajadora si defiende un programa revolucionario y socialista con una táctica de combate, movilización y acción directa en las calles, que confronte con la burocracia sindical, que no acepte la lógica capitalista, y que rompa con cualquiera esperanza de que las direcciones de ERC o de Junts pueden ser aliadas en la lucha por la independencia o la transformación social.

En los tiempos que vivimos, más que nunca, gente que luche es lo que hace falta. El capitalismo nos condena a la barbarie y a la propia destrucción del planeta. Cómo tantos y tantas activistas de la izquierda al frente de las luchas, los y las comunistas de Izquierda Revolucionaria no nos resignamos a vivir oprimidos y oprimidas. No nos rendimos . No nos conformamos con gestionar las migajas que nos ofrece el sistema. Cómo Francia demuestra, la revolución está al orden del día.

¡Únete a Esquerra Revolucionària para luchar por el socialismo!

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas