Andalucía: se endurece el acceso a la universidad para los estudiantes de FP
El 1 de junio, sin previo aviso, de manera casi clandestina, a apenas un mes de las inscripciones de plazas en la universidad y sin margen para una respuesta por parte de los estudiantes y el profesorado de FP (exámenes, prácticas, entrega de trabajos de fin de ciclo, etc.), se hacía pública la nueva modificación de parámetros de estudiantes de ciclo superior para el acceso a las universidades andaluzas, que dejará fuera a miles de estudiantes de FP de Andalucía que han depositado dos años de trabajo y esfuerzo para obtener un expediente de notas altas con la expectativa de seguir cursando estudios universitarios.

Andalucía: se endurece el acceso a la universidad para los estudiantes de FP
El 1 de junio, sin previo aviso, de manera casi clandestina, a apenas un mes de las inscripciones de plazas en la universidad y sin margen para una respuesta por parte de los estudiantes y el profesorado de FP (exámenes, prácticas, entrega de trabajos de fin de ciclo, etc.), se hacía pública la nueva modificación de parámetros de estudiantes de ciclo superior para el acceso a las universidades andaluzas, que dejará fuera a miles de estudiantes de FP de Andalucía que han depositado dos años de trabajo y esfuerzo para obtener un expediente de notas altas con la expectativa de seguir cursando estudios universitarios.

A lo largo de este curso, con la nueva selectividad encima de la mesa (una criba mayor para el acceso a la universidad, ya que las notas de corte han aumentado inusualmente), se dio a entender que los estudiantes de FP estarían en mejores condiciones de acceso con respecto a los de bachillerato. Era una manera de enfrentar a los estudiantes con la intención de desviar la atención del verdadero problema: la falta de plazas en la universidad pública.

Aumentan las trabas en el acceso

Sin embargo, los ataques contra los estudiantes de FP no se han hecho esperar. Por ejemplo, la Generalitat valenciana quiso imponer (aunque se echaron atrás ante la incipiente movilización de los estudiantes) la prueba selectiva a los estudiantes de FP a apenas dos meses de realizarse y durante el periodo de sus prácticas, con lo que era prácticamente imposible poder preparar los exámenes. En esta misma dirección va el Ministerio de Educación. El próximo año los estudiantes de FP tendrán que pasar una prueba selectiva, algo inexistente hasta el momento. Ahora, Andalucía está intentando limitar el acceso de estudiantes de FP modificando los parámetros. Concretamente el problema se agrava con los ciclos vinculados a las carreras con mayor demanda: medicina, biotecnología, enfermería, etc. Por ejemplo, no se han ponderado al alza módulos de la rama sanitaria que están muy relacionados con medicina (como fisiopatología o anatomía radiológica) mientras que se ponderan al alza módulos de ciclos desde los cuales no se prevé que los alumnos busquen el acceso a estos grados. Además, es razonable pensar que los parámetros deberían ser publicados a principio de curso con la finalidad de tomar la decisión de cursar los estudios o no. El objetivo oculto de esta decisión no puede ser otro que tratar de limitar a la nada el acceso de los estudiantes que llevan dos años preparándose en ciclos formativos de grado superior para entrar en la facultad que les interesa.
A pesar de la dificultad de las fechas se ha organizado un comité de lucha en Sevilla que, con el apoyo del Sindicato de Estudiantes, ha organizado dos concentraciones, gracias a las cuales arrancamos una reunión con la directora del Distrito Único Andaluz de Universidad, que no dio ninguna respuesta satisfactoria a nuestras reivindicaciones. Este curso con la aplicación de los planes de Bolonia, se han quedado muchos estudiantes fuera de la universidad incluso en carreras que nunca habían tenido problemas de plazas, véase biología o derecho. No hace falta ser un visionario para saber que con estas condiciones miles de estudiantes verán frustrados sus deseos de entrar en las carreras que deseen.

Por un aumento de plazas públicas en la universidad

Es lamentable que el gobierno del PSOE, votado por miles de jóvenes y trabajadores, mientras no deja de ceder a las presiones de la banca y las empresas (que cada vez más utilizan la universidad pública para su lucro e intereses privados) invierta cada vez menos en la educación pública, recortando plazas en la enseñanza superior e imposibilitando así el acceso a la universidad a los casi 450.000 estudiantes de grado superior que hay en Andalucía.
La nueva selectividad, el intento de la selectividad para FP en Valencia, la modificación de los parámetros en Andalucía, etc., no son más que el reflejo de los planes que el gobierno tiene para la educación pública. Para hacerlos frente es necesario que tanto estudiantes de FP como de bachillerato luchemos unidos, ya que siempre que haya recorte de plazas habrá estudiantes que se queden fuera. Junto con los sindicatos de clase del profesorado y las asociaciones de padres tenemos que luchar para que el gobierno gire su política hacia la izquierda. Empezando por la construcción de 250.000 plazas universitarias a nivel estatal y un plan de inversión extraordinario de 6.000 millones de euros para resolver los problemas del sistema educativo. Desde que empezó la crisis el gobierno ha regalado a la banca 150.000 millones. Si hay dinero para que los banqueros despilfarren, hay dinero para que los hijos de los trabajadores tengamos una plaza asegurada en la carrera que decidamos y un puesto de trabajo digno al finalizar sus estudios. 


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas