Los trabajadores del metal de Bizkaia están impulsando una dura lucha contra la patronal en defensa de sus salarios y contra la precariedad. Entre el 28 de noviembre y el 2 de diciembre protagonizaron 5 días de huelgas que fueron un éxito rotundo. Entrevistamos a José González, Afiliado a LAB Metalgintza.

Euskal Herria Sozialista: Tras la lucha ejemplar que protagonizasteis en 2019, los trabajadores y trabajadoras del metal de Bizkaia volvéis a salir a las calles, ¿por qué ahora?

José González: El detonante es la caducidad del anterior convenio, pero la propia lucha está yendo más allá. Gracias a la lucha de 2019 conseguimos un convenio positivo. Desde entonces el IPC se ha disparado en torno al 10%, y nuestras condiciones de vida están en caída libre. La patronal del sector, FVEM, y del resto de sectores, se están haciendo de oro a nuestra costa, obteniendo beneficios millonarios récord en 2022. Los trabajadores hemos salido a la huelga para decir basta. Lo hicimos en 2019 y lo estamos volviendo a hacer ahora.

EHS: Después de los 5 días de huelga en diciembre y tras las dos convocatorias de 72h anteriores ¿Cómo valoras el desarrollo de la huelga?

JG: Muy positivamente, somos el convenio sectorial más fuerte de Euskal Herria y lo hemos demostrado en los polígonos y en las calles. Hemos sido cientos en los piquetes parando las principales empresas del sector en toda Bizkaia. Hemos aguantado el acoso y la provocación constante de la ertzaintza y las amenazas de las empresas por hacer huelga. Cuando en Arteche las empresas adelantaron el turno de mañana para evitar el piquete nos adelantamos y a las 4:00 estábamos listos formando el piquete.

Librería"
Hay que combatir la ofensiva patronal global con la huelga general. Y debemos comenzar aquí, donde la mayuría sindical combativa, LAB, ELA y ESK, debe poner fecha ya a la Huelga General.  


Hemos protagonizado manifestaciones de miles en Durango, Barakaldo, Santurtzi, Zornoza y Bilbao. La última, en Bilbao, con más de 12.000 trabajadores. Salimos con el ánimo por las nubes y le mandamos un mensaje muy claro a FVEM: ¡Tenemos fuerza!

EHS: ¿Cuáles son, en tu opinión, los siguientes pasos a dar para continuar la lucha?

JG: Hemos forzado a FVEM a que nos escuche. La lucha es el único lenguaje que entiende la patronal. Nos amenaza con que las huelgas no sirven para nada, pero han tenido que echar atrás varios aspectos lesivos de su propuesta inicial y aumentar su propuesta salarial. No obstante, todavía es insuficiente, se siguen negando en rotundo a que los salarios se actualicen con el IPC. Quieren que perdamos poder adquisitivo. ¿Por qué no sacrifican ellos una parte de sus abundantes beneficios? Si para la próxima reunión no han movido ficha tenemos que volver a la huelga.

Hay que celebrar asambleas abiertas centralizadas de trabajadoras y trabajadores del sector. Discutir democráticamente cuáles son nuestras reivindicaciones y los pasos a dar para impulsar y fortalecer la lucha. Este tipo de asambleas son claves para hacernos conscientes de la fuerza que tenemos. Cuando los trabajadores nos hacemos plenamente participes el entusiasmo se redobla.

También es importante nuestra lucha de cara a muchos otros sectores que se están movilizando o se plantean hacerlo. Durante estas semanas hemos confluido con los trabajadores de Amazon, las trabajadoras del SAD de Bizkaia, residencias, Osakidetza, la huelga en la educación pública y los pensionistas. Hay que unificar las luchas. La patronal intentan fragmentarlas, negociar por sector y si pueden por fábrica, porque saben que si nos unimos y confluimos nuestra fuerzas se multiplica exponencialmente.

De ahí la importancia de la Huelga General, como se vio en la última en Euskadi del 30 de enero de 2020. La ofensiva patronal es generalizada en Euskal Herria, en el Estado español y en Europa, por eso tiene más vigencia que nunca la consigna de la Huelga General. Y debemos comenzar aquí, donde hay una mayoría sindical vasca combativa. LAB, ELA y ESK deben poner fecha a la Huelga General.

EHS: La lucha de Mercedes en Gasteiz ha dejado profundas lecciones para la clase trabajadora vasca. Recientemente hemos visto una victoria rotunda de ELA, LAB y ESK en las elecciones sindicales ¿Qué opinión te merecen esos resultados?

JG: Es una comprobación práctica de la fuerza de un sindicalismo combativo, de clase y democrático. El discurso de los dirigentes de CCOO y UGT era aceptar el mal menor en forma de un mal acuerdo. Es la táctica que siguieron en Mercedes y la que están siguiendo a nivel estatal con la firma de convenios como el metal de Cádiz, Cantabria o Tarragona. Incluso a veces tenemos que aguantar el discurso de que están a favor de mejores convenios pero que no hay fuerza para conseguirlo. ¡Mentira! De hecho, siempre que la hay, como ocurrió en Mercedes, los dirigentes de UGT y CCOO se lanzan desesperadamente en brazos de la patronal. En Mercedes se hicieron eco de las amenazas del Gerente y colaboraron con la empresa para frenar la lucha y acabar con la huelga, permitiendo que en el referéndum votaran hasta los directivos.

Pero las elecciones sindicales han demostrado que las y los trabajadores no se chupan el dedo. ELA, LAB y ESK defendieron hasta el final la NO firma del acuerdo, se dirigieron a las asambleas obreras dónde cualquier trabajador podía escuchar y tomar la palabra, y donde se votaba cada decisión democráticamente a mano alzada, ¡a cara descubierta! La mayoría de votantes y afiliados de CCOO y UGT al ver los tejemanejes que sus dirigentes se sumaron a la lucha. Ahora, en las elecciones sindicales, le han dado una mayoría absoluta abrumadora a los sindicatos que se mantuvieron firmes.

Librería"
Los y las compañeras de Ikasle Sindikatua y de Ezker Iraultzailea, siempre han estado del lado de los y las trabajadores apoyando sus luchas y haciéndolas suyas. 


EHS: Tú estás afiliado a Izquierda Revolucionaria, ¿por qué?

JG: Durante mi etapa como estudiante conocí el Sindicato de Estudiantes y participé en la lucha contra el Partido Popular, las reválidas, el 3+2 y contra el ministro Wert. En esa etapa conocí también las ideas de Izquierda Revolucionaria que me hicieron entender que la lucha iba más allá de la lucha estudiantil o la lucha sindical. La juventud tenemos que sumarnos a la lucha política, reivindicar las ideas del comunismo revolucionario.

A toda una generación de jóvenes que solo hemos conocido la crisis y los recortes el mercado laboral nos ofrece más de lo mismo, precariedad, bajos salarios, y ningún tipo de futuro. Vivimos tiempos excepcionales. La humanidad se encuentra en un auténtico atolladero: crisis económica, ascenso de la extrema derecha, degradación medioambiental, etc… Necesitamos levantar una alternativa revolucionaria, y una organización de combate que la lleve a la práctica. Así surgieron los sindicatos en su momento, como organizaciones sociopolíticas que aspiraban a transformar la sociedad más allá de un Convenio o una lucha salarial. Y eso es lo que hacemos desde Izquierda Revolucionaria, fortalecer un sindicalismo combativo, de clase y democrático pero siempre con la perspectiva de transformar la sociedad y acabar definitivamente con el capitalismo y todas sus lacras.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas