¡Por un feminismo de clase y combativo!

El próximo jueves 25 de noviembre es el Día Internacional contra la violencia machista. Como cada año saldremos a las calles de todo el Estado para exigir el fin de la opresión sistemática que sufrimos las mujeres de clase trabajadora.

Durante el confinamiento de 2020 las llamadas al 016 aumentaron dramáticamente y su número no ha dejado de crecer tras el fin de las restricciones. Las denuncias por maltrato y los asesinatos se han venido incrementando constantemente.

Los datos son estremecedores: de enero a septiembre de este año, el 016 recibió unas 1.500 llamadas más que en el mismo periodo en 2020, siendo el total de 65.242. Nuestras vidas siguen en peligro, con pandemia o sin ella.

En lo que llevamos de año 2021, hay 70 víctimas de violencia machista, de las cuales 37 son mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas y 33 son mujeres asesinadas por hombres con los que no mantenían una relación sentimental y niñas y niños en el ámbito familiar.

Por otro lado las mujeres trans, oprimidas entre las oprimidas, se encuentran tan discriminadas y marginadas que el número de las que son asesinadas ni siquiera se incluyen en estas estadísticas, a pesar de estar nueve veces más expuestas a sufrir violencia machista.

Machismo y fascismo son lo mismo

La violencia machista que sufrimos a diario es alentada por la extrema derecha, por el PP y Vox, que azuzan a sus seguidores, alimentando el odio contra el feminismo en general y contra el feminismo combativo en particular.

Estos reaccionarios pretenden hacer de nuestras vidas un infierno dando alas al acoso, las agresiones, justificando y disculpando las violaciones y fomentando con su actitud las condiciones para que sigan produciéndose los asesinatos machistas día tras día.

No pueden soportar que las mujeres trabajadoras, las jóvenes de las familias obreras hayamos dicho basta y estemos a la cabeza de la lucha contra la opresión y por unas condiciones de vida dignas y luchan con uñas y dientes para intentar evitar que rompamos nuestras cadenas. Pero no lo van a conseguir.

Los derechos se defienden con hechos no con palabras

Para acabar con la opresión que sufrimos las mujeres y combatir de forma efectiva la violencia machista es necesario poner en marcha de forma urgente medidas concretas y los medios materiales para hacerlas realidad. No actuar de esta forma es pretender engañarnos con palabrería vacía.

Así hoy, el derecho al aborto en el Estado español es papel mojado para la mayoría de las mujeres que necesitan ejercerlo.

Los datos no dejan lugar a dudas. Casi el 85% de Interrupciones Voluntarias del Embarazo en el Estado español se hacen en clínicas privadas. El 100% de los ginecólogos del Hospital Clínico de Madrid, así como en la inmensa mayoría de los hospitales públicos de esta misma Comunidad y de otras como la Región de Murcia son objetores de conciencia.

En la medida que Gobierno de Pedro Sánchez ha renunciado a enfrentarse a la derecha y hacer una política realmente de izquierdas, permite que reaccionarios ligados a la Iglesia y a la extrema derecha decidan sobre nuestros cuerpos, y que los empresarios de la sanidad privada sigan llenándose los bolsillos.

Por otro lado el PSOE insiste en poner traba tras traba a la aprobación de una Ley Trans que nos garantice unos derechos mínimos sobre el papel, mostrando una transfobia vergonzosa.

La política del Partido Socialista hacía los derechos de las mujeres consiste en palabras vacías y caretas feministas que solo sirven para perpetuar nuestra opresión.

Unidas Podemos debe romper inmediatamente con esta política, dar un paso adelante y basándose en la movilización en las calles exigir y luchar por que se implementen medidas reales para acabar con la violencia machista y la opresión de la mujer.

Es necesario la habilitación de casas refugio para todas las mujeres maltratadas poniendo las miles de viviendas vacías de los grandes bancos y fondos de inversión a este servicio.

Garantizar un subsidio de desempleo indefinido, prohibir por ley los desahucios, incorporar a miles de profesionales del ámbito de la psicológica al sistema público de salud, derogar la reforma laboral para acabar con la precariedad y la brecha salarial y garantizar unos sueldos dignos.

Impulsar un servicio público gratuito de escuelas infantiles, residencias, lavanderías, comedores, tintorerías y limpieza del hogar para acabar con la esclavitud de las tareas domésticas y el cuidado de mayores y niños. Depurar a todos los machistas y fascistas de la policía, el Ejército y el sistema judicial para acabar con las sentencias patriarcales y la violencia de este sistema.

Las declaraciones de buenas intenciones a las que nos tienen acostumbradas las y los dirigentes de UP, nunca han solucionado ningún problema, solo han servido para escurrir el bulto.

Solo con políticas verdaderamente de izquierdas que supongan una transformación completa de nuestras vidas podremos alcanzar una vida libre de cualquier opresión.

Este 25N, el feminismo combativo volverá a llenar las calles. ¡La lucha es el único camino! ¡Todas y todos a las manifestaciones!

 

MADRID:
18h Cibeles-Sol

CATALUNYA:
Barcelona: 18:30h Passeig de Gràcia amb Diagonal

Euskal Herria
Bilbo: 19:30 Jesusen Bihotza-Sagrado corazón
Donostia: 19:30 Bulebar
Gasteiz: 19:00 Iparralde
Iruñea: 20:00 Baluarte

ANDALUCÍA
Córdoba: 18:30h Gta. Cruz Roja
Málaga: 19.30 Plaza de la Merced
Almería: 20.00 Puerta de Purchena
Jaén: 17h calle Roldán y Marín
Granada: plaza del triunfo 18.30
Sevilla: 19h Plaza Nueva

ASTURIAS:
19:30 Estación de la Renfe Oviedo

PAÍS VALENCIÀ:
València: 19h, Porta de la Mar-Glorieta

CASTILLA Y LEÓN
León: 19h Botines
Salamanca: 20:30h Plaza de la Concordia

GALIZA
A Coruña: 20h dende o Obelisco
Compostela: 20h praza 8 de Marzo
Lugo: 19:30h diante do Xulgado
Ourense: 20h dende Subdelegación
Vigo: 20h dende Vía Norte