Nuestro acto estaba desarrollándose con normalidad cuando entraron en el aula un grupo de nueve individuos que, pasados unos minutos, lo interrumpieron de una forma muy violenta y comenzaron a amenazar a todos los asistentes, brazo en alto y al grito de: ¡Viva España! Acto seguido salieron del aula y comenzaron a destrozar el mobiliario de la escuela, amenazando a todos cuantos se cruzaban en su camino, intentando incluso arrancar los cuadros de la pared, golpeando paredes y muebles, rompiendo cristales, tirando sillas, ensañándose especialmente con una mesa de libros que nuestra organización había colocado a la entrada del centro. La conmoción en la escuela fue muy grande, interrumpiéndose clases y actividades. Los trabajadores del centro muy afectados por lo ocurrido, llegaron a temer por su integridad física.
En este acto, convocado conjuntamente con sindicalistasde CCOO, UGT y CGT, y colaboradores del periódico obrero El Militante reivindicábamos el necesario apoyo de los trabajadores a la lucha de la juventud, la necesidad de organizarnos y movilizarnos conjuntamente frente a los ataques que estamos sufriendo a nuestras condiciones de estudio, de trabajo y de vida, y explicábamos que es necesario romper el pacto social y no aceptar una política en defensa de los beneficios de los que más tienen.
“Rojos de mierda, os vamos a matar a todos, con esto estáis avisados. Ya nos veremos”. El mensaje que estos elementos querían transmitir estaba claro. Estos fascistas intentan amedrentarnos. Que no luchemos. Que nos resignemos a perder nuestros derechos laborales. Que aceptemos el abaratamiento del despido, el saqueo de las pensiones, el desmantelamiento sistemático de la educación y sanidad públicas. Aceptar la imposibilidad de acceder a la universidad como algo incuestionable. Que permitamos que todos los recursos que deberían ser invertidos en el bienestar de la mayoría, sean regalados a los bancos y a los empresarios, culpables precisamente de la crisis que nos quieren hacer pagar a nosotros.
Desde el Sindicato de Estudiantes queremos dejar claro que no nos van a asustar. Nuestra lucha es legítima y nuestras reivindicaciones justas. Contamos con el apoyo de miles de jóvenes y trabajadores en Marbella, en Málaga, en Andalucía y en todo el Estado. Si buscan con estos actos de violencia fascista que desconvoquemos nuestras movilizaciones y nos vayamos a casa resignados, van a conseguir precisamente lo contrario.
No vamos a permitir que los matones fascistas que defienden los intereses de los privilegiados nos amenacen y agredan impunemente. Exigimos la persecución, detención, juicio y castigo ejemplar de estos elementos. Si se atreven a atacar de esta forma un acto como el nuestro es porque se sienten seguros e impunes. Esto tiene que terminar.
La mejor respuesta que podemos dar ante este tipo de agresiones es unir a todas las organizaciones de izquierdas, organizando y generalizando el rechazo que la clase trabajadora y la juventud siente por este tipo de elementos fascistas. Es precisamente lo que vamos a hacer. Hacemos un llamamiento público a partidos, sindicatos y organizaciones de izquierdas a formar un frente único contra el fascismo. Por supuesto, el fascismo y sus atentados no son sólo nuestro problema. Si no reaccionamos con la mayor contundencia hoy, mañana su violencia volverá a ser dirigida contra nosotros o contra cualquier organización, trabajador o estudiante que intente defender sus derechos.
En los próximos días haremos una rueda de prensa para informar a todos los medios de comunicación, tanto de los avances de la investigación, como de las acciones legales y políticas que nuestra organización va a desarrollar.


Teoria Marxista

enlaceClasicos