En las últimas semanas millones en Catalunya hemos protagonizado un verdadero levantamiento popular contra el régimen del 78 heredado de la dictadura franquista. Y sin lugar a dudas, la juventud ha jugado un papel de primera magnitud en los acontecimientos, contagiando con su empuje y frescura al conjunto del movimiento de liberación nacional. Nosotros, que no vemos un futuro digno, que sufrimos los recortes, el paro y la precariedad más absoluta, que nos han golpeado violentamente por querer decidir, que queremos acabar con este sistema injusto, hemos estado en primera línea de la lucha.

Respuesta inmediata: decenas de miles de jóvenes en las calles

Desde el Sindicat d’Estudiants pusimos un plan de lucha sobre la mesa: el día que salga la sentencia paramos las clases y esa misma semana 72 horas de huelga general. Y emplazamos a los dirigentes de ANC, Òmnium, la Intersindical-CSC e IAC a abandonar las declaraciones genéricas y a preparar y anunciar la respuesta de forma clara y organizada. Decenas de miles de hojas y carteles y centenares de asambleas llenaron los centros de estudio de toda Catalunya durante días y el 14 de octubre, justo después de conocerse el dictamen, decenas de miles de estudiantes confluimos en Plaça Catalunya de Barcelona en un estallido de rabia y lucha formidable, abarrotando la plaza y las calles aledañas y llamando a la huelga general. Los jóvenes gritábamos con fuerza lo que sentía todo un pueblo, y junto con miles de trabajadores ocupábamos exitosamente el Aeroport de El Prat y centenares de plazas durante todo el día, presionando a las direcciones de la Intersindical-CSC e IAC para anunciar oficialmente la convocatoria de la huelga general el 18 de octubre. Al día siguiente por la mañana la convocatoria de esa huelga era un hecho.

Los estudiantes respondemos a la campaña de criminalización

La capacidad de la juventud de contagiar la lucha contra el régimen del 78, dentro y fuera de Catalunya, es la explicación de la brutal campaña de criminalización desatada contra nosotros.  Orquestada por los capitalistas y su Estado, con Sánchez y Marlaska como portavoces, y utilizada también por el Govern, esta campaña llenaba día y noche los telediarios para justificar la represión salvaje con la que Policía Nacional y Mossos d’Esquadra reprimían a miles de manifestantes pacíficos para intentar frenar la lucha de tan poderoso movimiento y evitar que el apoyo siguiese aumentando. A pesar de que no hubo un solo día desde el anuncio de la sentencia en que las protestas masivas y pacíficas no culminaran con una represión salvaje, el conjunto del movimiento no cayó en provocaciones y se continuó movilizando de forma masiva y pacífica.

Tras los exitosos y multitudinarios piquetes informativos del miércoles ­16-O, primer día de huelga estudiantil, más de 200.000 estudiantes llenamos las calles de Barcelona y diversas localidades en las manifestaciones convocadas por el Sindicat d’Estudiants el jueves 17, ¡y otros 200.000 más al día siguiente, iniciando una jornada de huelga general histórica que movilizaría a millones! Cuando cientos de periodistas, mossos y nacionales delante de la Jefatura de Policía en Barcelona aguardaban con cascos y cámaras la foto perfecta para su campaña, los gritos de “Som estudiants, no criminals!”, “Fora infiltrats de les nostres manis!” y “Som gent de pau!” retumbaban en la Vía Laietana haciendo imposible su estrategia. ¡Así se combate la represión, con la lucha de masas! Esta escena se repetiría más adelante en muchas protestas donde los propios manifestantes organizaban cordones de seguridad para aislar a los provocadores y a los infiltrados que querían reventarlas.

Luchamos por la república de los trabajadores y la juventud ¡y necesitamos un plan de lucha para conquistarla!

El Sindicat d’Estudiants propuso a los dirigentes de ANC, Òmnium, la Intersindical-CSC e IAC continuar la lucha con un plan de movilización ascendente, que comenzara por una nueva huelga general de 48 horas. A pesar de su negativa, el SE sí llevó sus palabras combativas a los hechos convocando otra huelga general estudiantil para los días 30 y 31 de octubre, donde miles de jóvenes salimos de nuevo a las calles.

La juventud ha jugado un papel muy importante y es un orgullo para nosotros haber inspirado a otros no tan jóvenes y de los cuales tanto tenemos que aprender. Pero somos muy conscientes que esta lucha no es juvenil, requiere de la unión de quienes podemos realmente transformar la sociedad, de quienes hacemos funcionar la economía cada día: la clase trabajadora y la juventud. ¡Hemos demostrado que tenemos fuerza para vencer al régimen del 78! ¡Continuemos la lucha contra la represión del Estado y la oligarquía catalana! ¡Por la República catalana socialista!


Teoria Marxista

enlaceClasicos