El pasado domingo 15 de diciembre, el árbitro y la Liga de Fútbol, con la connivencia de las directivas de ambos clubes, suspendía el partido de futbol Rayo Vallecano-Albacete al descanso. La razón, los gritos de "puto nazi" lanzados por parte de los aficionados del Rayo al jugador ucraniano Roman Zozulya. Es la primera vez en la historia que se suspende un partido de la liga española de futbol alegando “insultos” a un jugador.

Escandalosa doble vara de medir

Temporada tras temporada, jornada tras jornada, han proliferado los gritos e insultos racistas, machistas, homófobos y de apología del fascismo en los campos de fútbol y no se ha hecho nada contra ellos. Sin ir más lejos ese mismo día, en el estadio del Fuenlabrada, hubo insultos racistas contra el jugador senegalés del Almería Sekou. También, en enero de este año, Jeremi Bela, jugador del Albacete, el mismo equipo de Zozulya, sufrió insultos racistas por parte de aficionados del Granada, lo que no impidió que el partido siguiera jugándose con normalidad. Hay una impunidad total para los aficionados que tiran plátanos a jugadores africanos, que insultan a mujeres y que lanzan proclamas fascistas mientras se reprime a aquellos que señalan y denuncian a la ultraderecha y al nazismo.

Zozulya es un nazi

Nada más suspenderse el partido, Zolzuya pretendió defenderse diciendo que los aficionados del Rayo "no tenían ni idea de lo que pasaba en Ucrania" y que él era "un ucraniano que defendía a su ejército frente a los terrorista prorusos".

La verdad es que Roman Zozulya es un nazi declarado que no se esconde y está orgulloso de ello. Estando en Ucrania fue seguidor del grupo de extrema derecha “Pravys Sektor” (“Sector Derecho” en castellano). Esta organización cuenta con una organización paramilitar que se dedica a asesinar a manifestantes antifascistas. Entre las actividades más conocidas de este grupo se encuentra la de haber sido uno de los instigadores de la quema de la sede de los sindicatos en Odessa en la que murieron 36 personas.

Zozulya dice que "solo apoya al ejercito con víveres". En realidad da apoyo político y económico al batallón Azov, un escuadrón de voluntarios nacionalistas nazis ucranianos. Además ha posado en fotos con el retrato del antiguo líder del Partido Nacionalista Ucraniano, Stepan Bandera, que fue colaboracionista con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. También posó en una foto, con el marcador 14-88, cifras icónicas de la simbología racista y nazi. El “14” hace referencia a las “catorce palabras” pronunciadas por el escritor y supremacista blanco David Lane: “Debemos asegurar la existencia de nuestro pueblo y un futuro para los niños blancos” y el “88” es el número utilizado entre los nazis para ensalzar a Adolf Hitler (“Heil Hitler”, la H es la octava letra del abecedario).

Impunidad con los fascistas y corruptos, represion contra quienes luchan contra la ultraderecha

El nazi Zozulya ha recibido el apoyo de Vox a través del diputado Espinosa de los Monteros y también del presidente de La Liga, Javier Tebas. Tebas ya salió en defensa del fascista ucraniano en 2017 cuando la afición del Rayo impidió su fichaje por su equipo. El presidente de La Liga interpuso una querella contra 17 aficionados rayistas y defendió esta medida argumentando que no se podía llamar nazi a Zozulya "porque lo dijera un grupo de personas, porque otro día se podría decir que es homosexual".

A nadie debe extrañarle esta reacción de Tebas. Este personaje fue militante y candidato de la organización ultraderechista Fuerza Nueva en los 80 y se ha mantenido fiel a su ideario fascista. En 2016 dijo que el país necesitaba "un Le Pen a la española" y hoy es fiel seguidor de Vox. Es normal que ampare a fascistas cuando él lo es.

La Liga de futbol y gran número de directivas de clubes han amparado y amparan a grupos fascistas y nazis en las gradas de los estados de fútbol sin ningún problema y sin disimulo. Por poner un ejemplo el Frente Atletico, que tiene en su haber dos asesinatos (el de Aitor Zabaleta, seguidor de la Real Sociedad y el de Jimmy, seguidor del Deportivo de La Coruña) sigue teniendo su grada en el Wanda Metropolitano.

Mientras, los aficionados del Rayo y los Bukaneros, grupo de aficionados rayistas que se proclaman de izquierdas y combativos, tienen que soportar acoso policial y sufren detenciones acusados de pertenecer a una "organización criminal" por el hecho de luchar contra los desahucios, apoyar huelgas y no amparar a fascistas. Incluso se les ha multado por llevar al estadio pancartas contra el racismo o la violencia de género.

Está claro que las Directiva de la Liga y de la Federación Española de Futbol están podridas por dentro y toda su actividad lo demuestra. No solo amparan a fascistas, también organizan la celebración de la Supercopa de España de Fútbol en Arabía Saudí, una dictadura teocrática y brutal. También apoyan y fomentan las casas de apuestas que proliferan en barrios obreros y son una lacra para miles de jóvenes hijos de la clase obrera.

Desde Izquierda Revolucionaria queremos denunciar la suspensión del partido Rayo Vallecano-Albacete por señalar a un nazi como Zozulya a la vez que la Liga de futbol hace la vista gorda frente a los continuos insultos racistas, homófobos, machistas que se gritan todas las semanas en multitud de campos de futbol y la abundante simbología fascista que “adorna” cada jornada las gradas de muchos estadios. Así mismo mostramos todo nuestro apoyo y solidaridad a la afición del Rayo Vallecano frente a la directiva de su propio club y de la Liga que amparan a nazis, y denunciamos la campaña desatada por los medios de comunicación tratando de criminalizar a los que han alzado su voz contra un nazi.

Dejamos claro que la única forma de parar al fascismo, es denunciándolo públicamente y luchando en las calles contra él.


Teoria Marxista

enlaceClasicos