“Tenemos 350 compañeras y compañeros imputados, una petición de multas de 400.000 euros y de cárcel de más de 60 años”

El Militante.— Te encuentras en busca y captura por no presentarte el 18 de febrero a un juicio por haber participado en los piquetes de la huelga general del 29-S. Hay muchísimos más compañero del SOC-SAT sobre los que pesan multas y amenaza de cárcel, ¿cuántos son y qué penas se piden?
Diego Cañamero.— Bueno, en estos momentos tenemos 350 compañeras y compañeros imputados, tenemos una petición de multas en su conjunto de 400.000 euros y una petición de cárcel de más de 60 años. No tenemos ninguna duda que esta represión es por nuestra práctica sindical combativa y de lucha que estamos manteniendo frente a la crisis y la política del gobierno de doblegarse a los intereses de los capitalistas. 
EM.— Esta actuación deja claro el carácter de clase de la justicia burguesa: generosa y permisiva con los poderosos mientras persigue con saña a quienes luchan por la justicia social. ¿Crees que el objetivo es criminalizar el sindicalismo combativo y castigar de forma ejemplarizante a quienes se movilizan en defensa de sus derechos?
DC.— Eso ha sido siempre así, la burguesía siempre ha utilizado todos los medios para que el pueblo no consiga sus derechos ni su dignidad. Han utilizado diferentes métodos en cada época, pero ahora a la burguesía aparentemente más “democrática” no le “interesa” la cárcel, no le “interesan” las torturas (aunque sigan existiendo), sino que lo que realmente le interesa son las multas, los juicios, los procesamientos para mermar la capacidad de lucha de las organizaciones obreras que no se venden, que no se doblegan a los planes que ellos tienen.
EM.— ¿Cómo estáis respondiendo a este ataque por parte del Estado?
DC.- Estamos respondiendo a este estrangulamiento económico haciendo frente a las multas con las aportaciones económicas de nuestros compañeros y otras organizaciones compañeras. Hemos tenido que desmantelar algunas estructuras organizativas de nuestro sindicato para poder destinar esa fuente económica a hacer frente al pago de las multas y los juicios. Pero también tenemos que decir que esto lo llevamos sufriendo desde hace treinta años, en unas épocas con más virulencia por parte del Estado, en otras menos, y ahora de una manera especialmente dura por el gobierno del PSOE, al que no le interesa que haya voces discordantes desde la izquierda.
Por eso yo creo que en estos momentos de represión es necesario responder con astucia y la solidaridad de otras organizaciones de clase.
EM.— Estamos atravesando la peor crisis del capitalismo desde los años treinta. Los ataques y recortes contra la clase obrera y la juventud están provocando una profundización de la lucha de clases a escala mundial. Junto con la indispensable batalla sindical del día a día contra los ataques concretos, ¿crees que es necesaria una alternativa global al sistema capitalista, la transformación de la sociedad?
DC.- Es no solamente necesario, sino que es imprescindible. Cuando un sistema económico nos está llevando al caos a todos los niveles, donde se contaminan las aguas, donde se arrancan nuestros árboles que son el pulmón del mundo, donde en los próximos años pueden morir veinte millones de personas por el sida, donde mueren diariamente inmigrantes en el estrecho buscando una vida mejor, cuando quieren cambiar los transgénicos y meter veneno en nuestra alimentación, cuando nos llevan a guerras cruentas como ahora en Libia, donde realmente los intereses del imperialismo son únicamente el control del petróleo…, quiere decir que este sistema no sirve y que tiene que haber una alternativa. Alternativa donde la paz, la justicia, el reparto de la riqueza, la democracia de verdad se asegure. Y realmente ese es el cambio necesario. Creo que las organizaciones de clase tenemos que ser consciente de que ese tiene que ser nuestro camino y no otro.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas