Santiago_JimenezSantiago Jiménez es dirigente de IU de Villaverde del Río (Sevilla) y de CCOO y acaba de ser reelegido candidato por IU para las elecciones municipales del 22 de mayo. En las municipales de 2007 fue el candidato más votado en Villaverde. Santiago es también miembro de la Corriente Marxista El Militante.

 

El Militante.— Has sido reelegido cabeza de lista de IU para las elecciones municipales del 22 de mayo. ¿Qué criterios y metodología política habéis utilizado para el diseño y elección de las listas?
Santiago Jiménez.—
Los métodos de la democracia obrera, asamblearia, tienen que empezar por el funcionamiento interno de tu propia organización. Esto exige el mayor contacto, información y discusión política con los afiliados. Las posiciones políticas de nuestros concejales en el Ayuntamiento, las decisiones en todos los campos y el reparto de tareas se realizan abiertamente en las reuniones de la dirección política y las asambleas, con una media el año pasado de casi dos reuniones, un consejo y una asamblea, por mes. Mi reelección como candidato y la elaboración y aprobación de la lista electoral han seguido estos principios. Hemos intentado que la candidatura responda al carácter actual de nuestra organización, muy rejuvenecida, con presencia de muchos trabajadores formados profesional y académicamente que mantienen sus vínculos con la clase obrera y encabezada por los compañeros y sobre todo las compañeras (hay diez mujeres en el grupo de dieciséis) con más nivel político. Aunque para nosotros, la cuestión fundamental es que estamos armados con un programa político a la altura de la difícil situación que la crisis capitalista y las políticas del capital han provocado en la mayoría de la población.
EM.— Vuestra asamblea cuenta con numerosa afiliación y una gran actividad externa. La última entrega de carnés contó con una amplia asistencia y una impresionante colecta. Habéis celebrado un acto sobre la revolución en el Magreb. ¿Cuáles son las ideas y métodos que os permiten contar con esta amplia base militante y sostener una actividad pública tan amplia?
SJ.—
Efectivamente, contamos con una de las agrupaciones más numerosas del PCE en todo el Estado, y en el plano sindical, dentro de CCOO también estamos entre las poblaciones con mayor afiliación a pesar de que Villaverde es relativamente pequeño. Desarrollar estas conquistas en un período de retrocesos en el campo de la izquierda comunista sólo ha sido posible gracias a la adopción de una política revolucionaria. Hemos recuperado muchas de las mejores tradiciones del movimiento obrero, las mismas que en el pasado hicieron del PCE un partido de masas y una referencia indiscutible entre los trabajadores, las barriadas obreras, la juventud universitaria y la intelectualidad. La colecta a la que hacéis mención es una prueba de la necesidad de volver a estos métodos también en el terreno de las finanzas. Las organizaciones de la clase obrera tienen que estar financiadas por los afiliados y el conjunto de los trabajadores. La independencia económica es básica para una independencia política especialmente si se defiende un programa de transformación social. A su vez, el desarrollo de un trabajo incansable y permanente en las fábricas, en las barriadas, en los centros escolares, organizando a los parados, a los demandantes de viviendas, dotando a estos movimientos de un programa de lucha, interviniendo en los conflictos obreros, vecinales, etc, es decir, demostrando en la práctica que nuestra organización es una herramienta al servicio de la clase en su conjunto sin distinción de nacionalidad, procedencia o simpatías políticas, es imprescindible para conseguir el apoyo de la población. Con esta orientación hemos ganado una gran autoridad y confianza en la mayoría del pueblo, especialmente entre sus sectores más conscientes y combativos que no han dudado en unirse a nosotros y sostener económicamente a lo que es su organización. En Villaverde los métodos democráticos, asamblearios y combativos del marxismo revolucionario están muy vivos, y encima… ganamos elecciones.
EM.— Muchos votantes del PSOE se sienten defraudados por la política que practican sus dirigentes tanto en el gobierno central, como en muchos parlamentos autonómicos y ayuntamientos. En vuestro pueblo hay un gobierno municipal del PSOE gracias al apoyo del PP a pesar de que el candidato de IU, en este caso tú, fue el más votado en las pasadas municipales. ¿IU debe dirigirse a ellos? ¿Qué debe ofrecerles?
SJ.—
En realidad, esto es lo que venimos haciendo en Villaverde. En nuestro discurso, en nuestro trabajo diario no hay una línea que divida a los trabajadores entre socialistas, comunistas o sin partido. De hecho, la base socialista del pueblo no es responsable de la política oportunista de sus dirigentes que se han entregado a un pacto con la derecha. Para desarrollar una política correcta, inteligente hay que saber diferenciar entre la dirección y los militantes de base o simplemente simpatizantes. Cuando intervenimos en cualquier barriada a propósito de una reivindicación para mejorar los servicios, o en conflicto laboral, nos dirigimos a los vecinos y a trabajadores sin ninguna distinción, procurando unificar y fortalecer el movimiento. La clase trabajadora es única y todos, cualquiera que sea su ideología, sufren los mismos problemas de paro, vivienda y carencia de servicios. Aquí es donde nuestras ideas y nuestros métodos conectan con la mayoría de la población y donde la clase en su conjunto se ve reflejada. Representamos las legítimas aspiraciones de los vecinos a disfrutar de unos servicios públicos y de calidad, al reparto democrático del trabajo y al acceso a una vivienda digna.  Por esto, muchos socialistas, especialmente en las capas obreras, nos consideran su organización, en la que pueden apoyarse en todo momento y la que habla su mismo lenguaje. Saben que, además, en el terreno de los hechos, los comunistas mantenemos firme la dignidad de la izquierda, rechazamos cualquier tipo de pacto con el PP a costa de los trabajadores, simplemente para ocupar un cargo y acceder a una serie de privilegios. Desarrollamos una política no sectaria que construye un puente fraternal con la base socialista y sobre estas conquistas les ofrecemos nuestro programa político y les pedimos su apoyo.
EM.— El 20 de marzo hubo una movilización estatal en Madrid convocada por IU contra la política del gobierno. Ataques como la reforma de las pensiones, han contado no sólo con el beneplácito de la dirección del PSOE y la patronal, sino también con la colaboración de las cúpulas de UGT y CCOO. ¿Qué piensas al respecto y cuál crees que debería ser la alternativa de IU en el terreno sindical?
SJ.—
Izquierda Unida, de manera correcta, se ha opuesto a los recortes sociales y laborales que el gobierno, de acuerdo con la patronal y el PP, está imponiendo a los trabajadores. Pero en concreto, la respuesta y el rechazo que la dirección de IU ha mostrado a la reforma de las pensiones se ha visto atenuada y lastrada ante la colaboración de las cúpulas sindicales de CCOO y UGT en el acuerdo. Así, las manifestaciones organizadas por IU en Sevilla y Madrid, faltas de un llamamiento al movimiento sindical organizado, han tenido escasa proyección. Las declaraciones públicas de Cayo Lara han obviado este hecho, la complicidad de Toxo y Méndez en los recortes a las pensiones, pretendiendo así no entrar en contradicción con los sindicatos mayoritarios y seguir manteniendo un contacto cordial de cara al futuro. Pero, en estos momentos, no es éste el papel que deben jugar IU y el PCE si quieren conectar con los miles de trabajadores y de delegados sindicales, también de CCOO y UGT, que no se sienten representados por los acuerdos de su dirección, que han reclamado un plan de lucha contra los ataques del gobierno y que reivindican en el seno de estos sindicatos una mayor democracia interna y un modelo sindical combativo. El pacto social significa más recortes y acallar la voz y la lucha de los trabajadores. La labor de IU y el PCA no es sólo denunciar este pacto y a sus firmantes, sino orientar sus esfuerzos en contactar y organizar a los afiliados y delegados combativos para defender dentro de estos sindicatos una alternativa a la claudicación de los dirigentes y un llamamiento a la lucha y la movilización para defender los derechos. En suma, un sindicalismo combativo y revolucionario.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas