Las elecciones municipales y autonómicas se han caracterizado en Asturias, como en el resto del Estado, por el desplome del PSOE. La caída es del 30% respecto a las autonómicas del 2007, perdiendo alrededor de 79.000 votos, aunque continúa ganando en las comarcas mineras del Nalón. Una parte de los votos que pierde el PSOE sin duda han ido a la izquierda, como lo prueba el hecho de que IU haya mejorado sus resultados en todos los distritos y tenga un importante incremento de voto en las principales ciudades: 15% en Avilés, 18% en Gijón, 13% en Oviedo o un espectacular 33% en Mieres, donde gana la alcaldía.

Sumando al voto de IU los resultados obtenidos por Bloque por Asturias (que en las anteriores concurrían en coalición con IU), y los resultados de la coalición Frente de la Izquierda, observamos que el espacio a la izquierda del PSOE aumenta en casi 20.000 votos. También el voto nulo y en blanco ha experimentado un avance reseñable, contabilizando otros 5.000 votos.

La irrupción de Foro Asturias

Sin embargo, en estas elecciones destaca la irrupción de Foro Asturias, liderado por el antiguo ministro del gobierno del PP Álvarez Cascos, que se convierte en la fuerza con más escaños en el gobierno autonómico con 16, frente a 15 del PSOE. Foro Asturias tiene su origen en la crisis abierta en el seno del PP asturiano, a raíz de la discusión en torno a quiénes debían ocupar los principales puestos en las listas electorales. Frente a la candidata oficial, avalada por Mariano Rajoy, un sector numeroso dio su apoyo a Cascos, y tras la victoria de los “oficialistas” este sector abandonó el partido para formar Foro Asturias.
La aparición de esta nueva formación ha tenido un efecto demoledor en los resultados del PP, que pierde 129.000 votos, y pasa de 20 a 10 escaños. Sin embargo, el PP ya ha anunciado que espera la llamada de Foro Asturias para formar gobierno, y Cascos ha manifestado que no espera grandes dificultades para entenderse “con aquellos con quienes estamos más próximos”, poniendo de relieve que no hay ninguna diferencia programática entre ambas formaciones de la derecha.
La suma de los resultados de estos dos partidos revela un incremento del voto a la derecha en torno a 47.000 votos. Teniendo en cuenta que la participación ha sido mayor que en las anteriores elecciones del 2007 (el 67%), una lectura superficial podría indicar un cierto desplazamiento general hacia la derecha. Sin embargo, al analizar el voto por barrios podemos comprobar que la participación ha sido bastante desigual, según la zona. Por poner un ejemplo de cual ha sido la tónica, en el céntrico barrio avilesino del Quirinal votó el 76,78% del censo, mientras que en el obrero barrio de La Luz la participación fue de apenas del 51%. Hay que decir también que fue precisamente en los barrios obreros donde el desplome del PSOE fue mayor.
Teniendo esto en cuenta, los resultados de Foro Asturias parecen indicar una mayor movilización de sectores de la pequeña burguesía (comerciantes, autónomos…) para quienes la imagen de Cascos está asociada con su paso por el ministerio de Obras Públicas y la licitación en aquel entonces de numerosa obra civil (diversos tramos de autovía, etc.) y al discurso confuso de que Cascos “siempre ha hecho mucho por Asturias”. De hecho, donde Foro ha conseguido los mejores resultados ha sido en los barrios céntricos, pero no ha convencido en los barrios obreros, donde los votos suman mayoría de la izquierda, en general.
En Gijón, el PSOE ha sido la fuerza más votada e IU incrementa su presencia, si bien la suma de concejales —10 concejales que obtiene Foro Asturias, sumados a los cinco que retiene el PP (de 12 que tenía)— superan a los 12 que suman el PSOE e IU, con lo que esta emblemática alcaldía pasa también a manos de la derecha.

Cascos anuncia más ataques al sector público

Mas allá del análisis pormenorizado de los datos, que es necesario para evitar caer en análisis impresionistas y combatir la falsa idea de la “derechización” de la sociedad, no cabe duda que en Asturias, como en el resto del Estado, los resultados muestran el profundo descontento y la decepción de decenas de miles de trabajadores y jóvenes con la política antisocial del PSOE, y la ausencia de un referente a la izquierda que canalice claramente ese descontento en el terreno electoral. También muestra como sectores de las capas medias, que en su momento pudieron ver con simpatía el gobierno del PSOE, intentan ahora buscar una salida a su situación a través de Foro Asturias.
Si tenemos en cuenta el contexto en el que se han producido estas elecciones, con el telón de fondo del movimiento del 15-M, se pone de manifiesto que la polarización social continuará profundizándose. Más aún si, fruto de estos resultados, la derecha pretende acelerar y profundizar los ataques. De momento, el futuro presidente regional ya ha manifestado su opinión de que el sector público asturiano está sobredimensionado. Sin duda este tipo de declaraciones son el anticipo de nuevos ataques a los trabajadores y a los servicios públicos.  Por eso es posible que, paradójicamente, en los próximos meses podamos enfrentarnos a un escenario donde la movilización en la calle contraste vivamente con los resultados en las urnas.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas