El pasado 21 de julio con nocturnidad y alevosía se aprobó el Expediente de Regulación de Empleo en Radiotelevisión Valenciana, que dejará en la calle a 1.195 trabajadores. La historia de RTVV es una historia de lo que pudo ser y no fue. RTVV nace con la intención de vertebrar el País Valenciano, fomentar su lengua, y ser un servicio público al servicio de todos los valencianos. Ninguno de estos principios se logró y durante muchos años ni siquiera se intentó. Las palabras prohibidas, el primer intento de privatización, la ampliación a dedo de la plantilla, los alquileres de la sede del Consejo de Administración, la autorización para endeudarse, Vicente Sanz, los acosos sexuales [Vicente Sanz, el número dos de RTVV, fue despedido al acumularse las denuncias de acoso sexual hacia él], la construcción del centro de producción de programas en unos terrenos alquilados, las listas negras, Jesús Sánchez Carrascosa [ex director de Canal 9, conocido por su trayectoria manipuladora y derechista], la Fórmula 1, Pedro García, Gürtel [Pedro García, ex director general de RTVV, está implicado en ese caso]… todo esto nos lleva a los 1.200.000 millones de euros de deuda, a la manipulación informativa, a la telebasura, al desvío de fondos y a tener una audiencia testimonial.
El periodo de consultas del ERE ha sido un paripé, a nivel de ejemplo, los representantes de los trabajadores, le hicimos una propuesta a la empresa, por la cual con el mismo coste que piensan gastarse en personal se quedarían 1.135 trabajadores. La propuesta se desestimó en el tiempo que cuesta decir no, esta fue la única respuesta que se recibió a cada una de nuestras propuestas. La respuesta de la empresa a nuestra negativa a firmar el ERE, no se ha hecho esperar, 50 expedientados con la amenaza de despido. Aunque ya se lo hemos dicho, si pretender acojonarnos, lo tienen mal, ellos son los que deberían acojonarse.
La intención de la empresa es clara, despedir a la gente que le molesta, subcontratando fuera, en clara cesión ilegal de trabajadores, lo que necesite. ¿Se va a ahorrar dinero? La respuesta es no, el intermediario sea de dentro o de fuera tiene que cobrar, lo que es claro que los trabajadores subcontratados, no tendrán las condiciones laborales que tiene ahora los trabajadores de RTVV.
Somos de los primeros pero no seremos los últimos, la derecha tiene la intención de aplicar sus políticas —individualizar los beneficios y socializar las pérdidas—, caiga por el camino quien caiga, y no van a parar hasta que no los paremos.
Hay que unir las luchas, mientras tratemos de resolver las cosas empresa por empresa, servicio por servicio, no vamos a ganar ninguna. Hay que unir las luchas y pararles los pies lo más pronto posible


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas