Desde el Comité de Parados teníamos claras varias cuestiones antes de empezar este trabajo. Solo una movilización masiva de los parados y trabajadores de la ciudad conseguirá arrancar alguna concesión de las instituciones, gobernadas por el PP en Ayuntamiento, Diputación y Gobierno regional. Que nuestras reivindicaciones pasaban por exigir trabajo y en su defecto subsidios dignos, situando en 1.100 euros la cantidad mínima con la que se puede vivir dignamente. Esto provocó un debate interesante sobre si no sería mejor reivindicar una cifra menor, pero se solventó sin dificultad, ¿acaso con 426 euros que paga el Estado a algunos de los que han agotado todas sus prestaciones se puede hacer algo más que sobrevivir? Los parados no queremos limosnas queremos trabajar y si los capitalistas y el gobierno no son capaces de ofrecerlo tendrán que procurarnos un subsidio digno. Tampoco queremos separarnos de los trabajadores en activo y de sus organizaciones sindicales y políticas, por lo que nos dirigimos a ellos para que colaborasen en todo lo que hiciéramos.

Más de 4.600 firmas exigiendo empleo digno

La primera reivindicación de cara al Ayuntamiento, aprovechando que los presupuestos de la ciudad iniciaban su discusión, ha sido la creación de planes de empleo municipales. Empezamos una campaña de recogida de firmas, editamos mil hojas explicando qué es el Comité, cuáles son nuestras reivindicaciones y una convocatoria para una concentración frente al Ayuntamiento. Nos presentamos en la oficina del Sepecam (antiguo Inem) durante varios días, llevamos nuestra pancarta, nuestra hucha y nuestra mesa para recoger firmas. La respuesta fue increíble. El día de la concentración agrupamos a unas 50 personas teniendo gran repercusión en los medios de comunicación locales, pero lo más importante es que 12 parados se apuntaron al Comité y la incorporación de estas nuevas fuerzas se notó rápidamente. Decidimos la convocatoria de una nueva concentración a finales de noviembre y participar en cualquier movilización que se organizase en la ciudad, sin abandonar el reparto de hojas en la oficina del paro; participamos en la movilización del Sindicato de Estudiantes del 22, 23 y 24 de octubre dando un saludo al final de su manifestación; participamos en una manifestación contra el fracking en la provincia; estuvimos con los trabajadores de Tudor en Azuqueca de Henares que estaban en huelga; en la nueva huelga del Sindicato de Estudiantes del 20 de noviembre y en la manifestación sindical del 23; acompañamos a los trabajadores del centro de atención de minusválidos físicos de Guadalajara, los únicos que se siguen concentrando todos los viernes desde julio de 2012 contra la supresión de su paga extraordinaria y la rebaja del 15% de su salario.
También participamos en la presentación de la empresa Inditex, que va a crear 500 empleos en una localidad cercana. Allí se presentaron más de 4.000 personas desesperadas por encontrar un empleo, repartimos más de 1.000 hojas que eran todas las que llevábamos. En la siguiente concentración volvimos a ser unos 50 y se incorporaron al Comité otros dos compañeros. Nos dirigieron un saludo IU y CCOO.
Finalmente, a finales de diciembre entregamos más de 4.600 firmas en el ayuntamiento exigiendo planes de empleo, e incluso nos presentamos con pancartas en el pleno el día que se discutieron los presupuestos. Pero no hemos obtenido ninguna respuesta por parte del alcalde que ha despreciado nuestras propuestas. En las próximas semanas vamos a reunirnos con los sindicatos, partidos de izquierda y los movimientos sociales para conseguir una movilización masiva que consiga arrancar alguna concesión a este ayuntamiento cuyas únicas medidas para luchar contra el desempleo consisten en subvencionar a los empresarios.


banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas