Esto es así porque Alcoa ha perdido este año buena parte de las subvenciones eléctricas que el estado, bajo el eufemismo de “derechos de interrumpibilidad”, otorga a las grandes empresas industriales, al no haber accedido a los “lotes eléctricos” al precio deseado por la multinacional1. Tanto el Comité de Empresa de Alcoa en Avilés, como diversas instituciones y organismos del gobierno de Asturias se han movilizado para exigir al ministro Soria que tome cartas en el asunto, en la línea de reponer dichas ayudas, en una u otra forma.
No es la primera vez que Alcoa, y otras grandes empresas como Asturiana de Zinc o Arcelor, utilizan el chantaje del cierre y la deslocalización para presionar al gobierno de turno y obtener mejores condiciones en el precio de la electricidad. De hecho, en febrero de 2012 tuvo lugar una manifestación conjunta de estas empresas para exigir “una tarifa eléctrica más barata para grandes consumidores”. En aquel momento, desde El Militante planteábamos la necesidad de defender los puestos de trabajo pero alertábamos de que “…en esta batalla no estamos todos en el mismo barco (…) los lamentos de las grandes empresas sobre la tarifa eléctrica tienen por objeto aumentar aún más su cuenta de resultados a expensas de los trabajadores y de los recursos públicos. Si lo consiguen, esto aplaza el debate sobre el cierre durante unos pocos años, o meses. Pero en absoluto significa ningún tipo de ‘compromiso’ con la zona en la que desarrolle su actividad y mucho menos con los trabajadores”.
Los hechos vienen a confirmar esta afirmación. De nuevo la multinacional pretende utilizar los puestos de trabajo como ariete en su enfrentamiento con las eléctricas reclamando que seamos todos quienes garanticemos sus beneficios a través de los fondos públicos.

La nacionalización es la solución

Desde El Militante estamos totalmente de acuerdo en defender con uñas y dientes los puestos de trabajo, como también estamos convencidos que hay que luchar para tumbar a este gobierno que nos condena a la miseria. Pero entendemos que para lograrlo debemos tener nuestra propia voz en toda una serie de cuestiones, y esgrimir nuestras propias reivindicaciones frente a las amenazas y chantajes constantes de las empresas. Si los empresarios no son capaces de garantizar la viabilidad ni siquiera de las empresas con beneficios2, entonces hay que reclamar la renacionalización de las grandes empresas que han sido privatizadas, como Alcoa, Cristalería, Fertiberia o Arcelor y exigir el control de los trabajadores en todas las esferas de la producción para garantizar su viabilidad.
Por otro lado, el incremento constante en el precio de la electricidad demuestra que la privatización del sector energético no ha servido para conseguir que los precios de la energía sean más competitivos. Suministrar energía barata para mejorar la competitividad de las empresas sin que eso suponga subvencionar a las eléctricas con el dinero de todos sólo puede hacerse a través de la renacionalización del sector eléctrico. Esto permitiría, además de suministrar electricidad más barata a la industria, gestionar la energía con criterios sociales y no buscando el beneficio particular.

Última hora

Al cierre de la edición conocíamos que Alcoa ha presentado un expediente de despido colectivo para sus plantas de Avilés y A Coruña. Esta medida ha provocado la inmediata reacción de la plantilla, que en Avilés ha establecido turnos a la puerta de la fábrica para evitar que la empresa pueda sacar el aluminio y ha convocado una manifestación para el 11 de diciembre. Por su parte, el comité de empresa de A Coruña ha convocado un paro de 24 horas y una manifestación el 12 de diciembre.

1. En lugar de subvencionar una parte de la energía directamente, como hasta ahora, el Ministerio de Industria quiere repartirlas mediante un sistema de subasta a la baja (como la rula de pescado). Las pujas de Alcoa fueron insuficientes para acceder a los lotes de energía interrumpible de los que dependen las fábricas de Avilés y A Coruña.
2. Sólo en EEUU cosechó en 2013 más de 190 millones de dólares de beneficio.


Teoria Marxista

enlaceClasicos